Archivo

Posts Tagged ‘Stevenson’

La era de los ofendidos.

Una anciana solterona, con mentalidad muy puritana (es posible encontrarla por vecina en cualquier barrio de la ciudad), llama un día, alarmada, a la policía.
“Policía, hay unos niños bañándose en el arroyo que corre por mi casa ¡y están desnudos! ¿No podrían hacer algo contra semejante escándalo?”. Los policías acuden hasta el lugar de los hechos, explican a los niños el problema y estos, muy comprensivos, se desplazan corriente arriba, a un lugar más despoblado. Sin embargo, a los pocos minutos la policía recibe una nueva llamada de la misma señora: “Policía, ¡desde mi casa se siguen viendo a los impúdicos muchachos esos! ¡Incluso se pueden oír a veces sus escandalosos gritos! ¿No les habían advertido bien al respecto?”. De nuevo, la policía se hace presente donde los niños juegan y ríen, ajenos al sufrimiento de una respetable mujer. Como son buenos chicos, no tienen problema en volver a desplazar su lugar de juegos, está vez a un par de cientos de metros más del antiguo lugar. Pero, unos instantes más tarde, la policía vuelve a recibir una llamada de la anciana: “Policía, vuelvo a llamar por el mismo asunto. Y es que, si me subo a la azotea de mi casa y utilizo unos prismáticos, ¡sigo viendo a esos indecentes!”.

Lo anterior es mi peculiar parafraseo de un viejo chiste entre filósofos, el cual ha sido tomado por Fernando Savater en algunas de sus obras. Y, aunque pudiéramos considerar la situación como algo remoto y arcaico, como metáfora está presente en nuestros días de manera prolífica.
Ver un desnudo frente a nuestra casa, en la esquina de nuestro barrio, en la otra punta de la ciudad o en un rincón recóndito del mundo pero acercado a nosotros por internet, nos ha sumergirnos en un mundo de indignación, nos permite enarbolar la bandera de la prohibición por no estar acorde a nuestra moral, ¡y se tiene que respetar pues, todos tenemos derecho a una opinión… y eso es respetable! Comienza la era de los ofendidos.

Leer más…

Anuncios

Fin. El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde.

Contraportada El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde.(Los comentarios iniciales los puedes encontrar aquí)

Sales a la calle y tu “Pepe grillo” se encuentra más silencioso que de costumbre, esa voz que te dice las cosas que están “mal” casi no se escucha y tu búsqueda por hacer maldades crece a cada instante amenazando con desbordarse; tal vez puedas robarle los dulces al niño indigente que los vende en la esquina o podrías golpear al anciano que viene hacía ti y con sus pasos vacilante ocupa todo el camino, quizá volar un espejo retrovisor de ese gran auto mal estacionado o simplemente escupir a esa persona de mirada petulante que te observa mientras espera el autobús.
Tantas posibilidades, tan poca carga de conciencia hoy pero, solo un cuerpo, una persona contra la que irán todas las consecuencias de los actos “malvados”

Ahora que lo medito, la sociedad actual no dista mucho de la Inglesa en plena época Victoriana; tenemos una sociedad que marca nuestras acciones dividida en dos grandes clases sociales muy marcadas y los ricos desprecian a los pobres igual o más que al trabajo físico. Puff eso sonó muy deprimente, mejor enfocarse en lo literario; seguimos siendo presa de la sociedad quien restringe y modela nuestros instintos, para bien diría la sociedad en conjunto, para mal grita el individuo salvaje.

Pero ¿qué pasaría si pudiéramos estar exentos de las consecuencias? ¿La maldad dentro de nosotros afloraría sin control o como postulan las religiones, el hombre es bueno por naturaleza y se controlaría?
A lo largo de la historia estas preguntas se han estudiado y puesto en práctica en las “no violentas” formas que facilita la literatura. En esta ocasión y de la mano de Stevenson nos vemos envueltos en estas reflexiones.

Leer más…

El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde. Robert Louis Stevenson.

El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde(La reseña a este libro la puedes encontrar aquí)

Para llegar a este libro fue un largo camino, tortuoso y plagado de azar. Después de decidirme a dejar “El almuerzo desnudo” me encontré con el conflicto sobre qué libro llevarme para unas vacaciones de una semana, una semana que pasaría manejando en un 30% del tiempo pero son “pequeños” detalles. Encontré un libro de MastrettaLa emoción de las cosas“, recomendación de Vi0letta aunque ella aún lo leyera pero; “es bueno”. Nah, lo abandoné a las primeras páginas, demasiado intimo para mí, un libro que no es bueno como primer acercamiento con la autora, hay ciertas cosas que se me escapan por culpa de no conocer más de ella.

Tomé otro libro recomendado por Vi0letta Falsa liebre” de Fernanda Melchor, libro prestado que sí había leído, una buena recomendación. Pues veamos…

 

Leer más…

Araizcorre.com

Periodista y maratonista

The Velvet Books

Un lugar para compartir las historias que viven en los libros, narración oral y más

La Remington

de R. de la Lanza

Malas Costumbres

Somos una comunidad de entretenimiento e información para mujeres jóvenes (de alma o edad) que busca darle voz a las distintas formas de ser mujer.

mariposamigrante.wordpress.com/

El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania... sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

Literatura y poesía

Revista digital irregular no apta para convencionales

Survive

Amor, Ego y Rock and Roll. Corto y directo, como el punk, pero en cuento.

Algolágnico

by Getzemaní González Castro