Archivo

Posts Tagged ‘reliquias’

Día de muertos. Prehispánico 2-5.

La entrada anterior la puedes encontrar aquí.

Quetzalcoatl-CortesPues no, aquel ser llegado de oriente en esos cerros que flotaba sobre el mar no era el gran Quetzalcoatl, tan solo bastó acercarse a él, olerlo y ver su rostro lleno de pelo. Muy tarde fue cuando nos dimos cuenta que ese demonio blanco vino a destruir nuestra sociedad. Ocupó la ciudad, incendió nuestros templos, derribó nuestras pirámides para comenzar a construir lo que sería su nueva catedral. Nosotros, yo y unos pocos sabedores de los antiguos ritos aún hacemos en el bosque ofrendas al Huitzilopochtli pero parece que nos ha abandonado, el dios cristiano resultó ser más fuerte que los nuestros.

Las demostraciones de respeto por parte Moctezuma a Cortés no funcionaron, el oro que necesitaban para sus débiles corazones (los españoles dijeron a los mexicas que su pueblo tenía una rara enfermedad del corazón que se curaba con oro) no les bastó. La manera de engrandecer y asegurar el regreso del Dios sol por medio de ofrendas de corazones no hizo más que molestarlo, incluso enfermarlo. El Tzompantli (altar de cráneos) causó su furia y destruyo muchos de los que adornaban la gran ciudad.
Nada funciono, no era al gran Quetzalcoatl habitando ese raro cuerpo. Aun así la profecía se cumplió, tomó la ciudad, la que mis antepasados habían jurado guardarle esperando ansiosos su regreso, la demolió, con y sobre sus cenizas fundó México.

La conquista no solo fue un aspecto militar, fue de vital importancia llevar la verdadera fe cristiana a esos lugares tan salvajes y endiablados, era preciso borrarlo todo y volver a comenzar. Pero los antiguos habitantes, aquellos que sobrevivieron al engaño, a las enfermedades, a los enfrentamientos y sobrevivían a la esclavitud mantenían sus viejos rituales. Los realizaban en los bosques, lejos de los ojos vigilantes de los sacerdotes del “único Dios” que son 3 pero se comportan como uno, nunca pudieron entenderlo.

En vista de que la transformación espiritual no sería como la material (una detonación y a volver a construir sobre las ruinas) fue necesario acudir a viejas rutinas cristianas, así como se fusionaron fiestas, ritos, nombres y celebraciones de los antiguos paganos en Britania, Hispania, Galia, Germanía, Roma y demás lugares donde estuvieron. Fue preciso hacer lo mismo en este nuevo mundo tan alejado del señor.

Con esto Tonatzin se transformó en la virgen María, su templo “hereje” se convirtió en el lugar de su aparición y sería en el futuro su basílica.
La Catedral metropolitana construida en sus inicios con piedra extraída del templo mayor sepultaría a los viejos dioses y ahora serviría como lugar de adoración para aquel que estuvo todo el tiempo sobre ellos.
Y los Miccaihultontl y Tlaxochimaco fueron transformados en el día de todos los santos, la fiesta de los muertos.
Los Españoles aplicaron la clásica “Si no puedes con ellos… fusiónate”

Así es estimado lectores, de nueva cuenta vengo ante ustedes a contarles la siguiente parte de este repaso por la historia de esta festividad, en esta ocasión, la llegada de los Españoles, descripciones de lo que encontraron aquí y la razones por las que decidieron fundirse con los primeros habitantes, las motivaciones para hacerlo y como terminaron todo para ser como lo conocemos actualmente… más o menos.

Leer más…

Anuncios
Las lecturas de Guillermo

Los mejores libros para todos y muchas cosas más.

Araizcorre.com

Periodista y maratonista

The Velvet Books

Un lugar para compartir las historias que viven en los libros, narración oral y más

La Remington

de R. de la Lanza

Malas Costumbres

Somos una comunidad de entretenimiento e información para mujeres jóvenes (de alma o edad) que busca darle voz a las distintas formas de ser mujer.

mariposamigrante.wordpress.com/

El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania... sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

Literatura y poesía

Revista digital irregular no apta para convencionales

Survive

Amor, Ego y Rock and Roll. Corto y directo, como el punk, pero en cuento.