Archivo

Posts Tagged ‘paco ignacio taibo II’

Extracto. Los libres no reconocen rivales.

“Luego, todo se a vuelto nombre de calle y de estación de metro, bronce conmemorativo y desmemoria, ceremonia cívica que consume a los adolescentes al sol en el patio de la escuela, demagogia y desamor. Vacío.”

Los libres no reconocen rivales. Paco Ignacio Taibo II

Anuncios

Extracto. Los libres no reconocen rivales.

(en 1863, no el 5 de Mayo de 1862)

“Pasaron los días, avances minúsculos, contraataques y Puebla de sostenía. Parecía una quimérica aventura: dos meses ya y los franceses, a pesar de haber conseguido horadar las primeras defensas, no lograban romper la resistencia y se veían obligados a gastar tropas y días para ganar cuando mucho unos metros.
Si cedía una barricada se combatía casa por casa. El Ejército de oriente lograba un milagro: una tropa que en dos meses no había cobrado salarios, que no comía rancho completo desde que se inició el sitio y que tenía que contar las municiones antes de hacer los disparos. ‘Bendita patria’, diría Guillermo Prieto.”

Los libres no reconocen rivales. Paco Ignacio Taibo II.

Y pensar que en todas las guerras nuestro ejercito siempre a sufrido por lo mismo, carajo, y aún así sacan la casta!!!

Los libres no reconocen rivales. Paco Ignacio Taibo II

image

Teniendo una larga espera por delante, un centro comercial atestado de gente y tiendas por doquier. Esto siempre me hacer sentir que resalto sobre la multitud, una sensación bastante rara el no poderme fundir con la masa. Aunque es pero aún cuando me adentro en una de mis librerías favoritas,  en busca de algo de lectura para la odiosa espera.
Algo pequeño, algo interesante, algo que me ayude a ver los minutos volar….Paco Ignacio llegó al rescate, no tenia la menor idea de la existencia de este libro, pero en cuanto leí la contra portada me engancho. Nuevamente a luchar contra los mitos, dar luz a datos que han estado eternamente en la obscuridad, y demostrar nuevamente, que la historia oficial, no es como nos la cuentan.

¡Venga! A estudiar nuevamente el 5 de Mayo. “Afortunadamente el pasado no pasa nunca”.

Muerte Belascoarán

Si Paco Ignacio decidió matar a Belascoarán, quien soy yo para ignorar sus deseos. A medio libro (recopilación de las aventuras de Belascoarán) me parece que es justo y necesario cambiar de aires, no puedo negar que tiene cierto encanto este personaje, que sus aventuras son aunque un poco exageradas, muy creíbles en este país lleno de personajes increíbles con situaciones que exageran con tal de darle a su vida un sentido que solo encuentran en los libros y extrapolan a la vida real, con tal de no darse de frente con la dura realidad.

Si no fuera porque sentía el grueso del libro que me indicaba que estaba aproximadamente a la mitad de su contenido (algo que nunca sentiré con un libro electrónico), hubiera considerado la muerte del personaje, como la muerte de su historia (¿punto bueno o malo para los libros electrónicos?), pero no, la historia sigue, y el autor nos explica los porque de tan peculiar resucitación a la tercera página (mmm… ¿coincidencia?) a mi parecer bastante valida, pero sigue sin maravillarme tanto el personaje como para sumarme a todos los que pedían a gritos su regreso.

Cuando una historia no me convence, conscientemente busco razones para dejarla, para hacer un cambio de lectura más relajada quizás y entonces dejar un “quizás” aun más grande y darle la oportunidad de volverlo a leer en un futuro. Inconscientemente, me pierdo en internet, en textos, videos, imágenes, busco un nuevo juego que descargar y perderme ahí, agotar las horas y tener una excusa perfecta para no leer y seguir con una historia que no me engancho.

El punto es que no me gusto, sin embargo tengo curiosidad por buscar las películas basadas en estas novelas, quizás ahí está la razón que me haga seguir con la lectura, o tal vez es morbo a criticar un trabajo o simplemente no tengo nada mejor que hacer.

Tengo un libro interesante en puerta, lleva meses esperándome y tal vez porque no soy el dueño me hace detenerme, le quería dar una oportunidad a aquellos libros a los que yo les di la oportunidad al comprarlos, ahora que no tengo más y mucho menos tengo dinero, creo que volveré con los libros prestados que tenia arrumbados en el fondo de la biblioteca. Ahora tal vez le dé la oportunidad a Lovecraft, o tal vez a otros, aun no lo sé, mañana ustedes lo sabran.

Extracto. Días de combate.

“El que escribe aprecia las condiciones de vida material a las que ha arribado, y al mismo tiempo las deplora. El que escribe arriba al asesinato como una nueva forma que incremente el número de las Bellas Artes reconocidas por los vulgares y míseros seres que pueblan el planeta.”

Días de combate. Paco Ignacio Taibo II.

Días de combate. Paco Ignacio Taibo II…a medio libro

Cuando se trata de novelas…o quizás siendo más aventureros, cuando se trata de algo no histórico. Taibo II siempre se va a lo extremo, a lo diferente, deja de ser un poco él.

Siempre he sido un fanático de Shakespeare, por su lenguaje sencillo, un idioma que cualquiera, en cualquier época histórica puede entender, es universal, quizás por eso agrada tanto y por eso es SHAKESPEARE.

Cuando me topo con lenguajes complicados, rebuscados, siempre pienso que es alguien que no escribe para la gente, si no para él, en introspección y para aquellos allegados a él, que solamente de esa forma pueden leerlo, porque lo conocen y lo entienden, sin embargo para nosotros los simples mortales que solamente lo conocemos atreves de sus letras nos cuesta trabajo, traducirlo, lograr entender el ritmo con que cuenta las cosas y como las dice.

En esta novela Taibo II, es así, me parece que se pierde en su lenguaje, te comienza a contar la historia de un personaje tan complicado, con una vida tan intensa, que no sabes por dónde empezar, te pierdes en sus cavilaciones, en sus memorias, en sus frases entre cortadas que te dejan con la insatisfacción de haber entendido algo vital, por esas simple dos o tres palabras que no dijo.
En la vida real, nos toca convivir con personajes así, pero generalmente los conocemos, estamos en contacto con ellos e incluso somos capaces de terminar al mismo tiempo la estrofa que esta por decir. Pero con un Taibo II diferente al que estamos acostumbrados, con un personaje que apenas hemos escuchado hablar, es imposible seguirle buen ritmo.

Me parece bastante pretensioso el inicio de este libro, es un interesante cambio, teniendo en cuenta que los cambios no siempre son para mal, se agradece ver otra faceta de este autor, sin embargo no me termina de agradar, extraño a aquel Taibo II que cuando lo lees, es como si estuvieras platicando con él a media calle, entre el ruido del tráfico y los olores de los antojitos mexicanos que se venden de manera ambulante.

Sin embargo, y es un importante y gran SIN EMBARGO, la novela va cobrando forma, vas metiéndote en el personaje, vas comprendiéndolo, entendiéndolo y quizás hasta queriéndolo, si no es que estimándolo y algunas veces hasta odiándolo, cuando vuelve a sus facetas enigmáticas, que en lo personal no me terminan de agradar. Te sientes parte de los ambientes, sientes como te va llevando la marea y te sueltas, pues hasta ahora nada tiene sentido, no tienes una puñetera idea de quién es a quien buscas, porque, ¿realmente estamos buscando a alguien? ¿No?

La intriga la maneja bastante bien, es muy confuso, tengo miedo de llegar al final de la novela y me salga con un final de 3 pesos y me quede con cara de “no mames” ¡tanto para esto!

Escribiendo esto a medio libro, para poder sacar las ideas que me rondan en la cabeza (pues siento que si no lo hago, cuando termine el libro, no podre recuperarlas nuevamente), para poder expresar lo que siento y como me hace sentir este libro, una sensación de ver una película, de estarlo viviendo, de estar encariñando con el personaje y sus peculiares manías, de sentirte entre un punto final y el siguiente párrafo, que lees a Taibo II que él te lo está contado y llegar a pensar ¿si él no se está proyectando?. Aun no tengo idea de porque están cazando a nuestro personaje principal, no puedo hilar un posible final, una razón que justifique tanta complicación, no entiendo si estoy leyendo sin leer o si realmente esto esta tan complicado que merecerá un final genial, ese final que está a la vuelta de la esquina y por lo cual no quieres soltar el libro en lo posible para seguir devorando esas letras que te acercan cada vez mas.

Hasta ahora interesante, una narración bastante compleja, unos diálogos endemoniadamente complicados (mientras no te sumerjas más en la lectura y comprendas a sus interlocutores), situaciones un poco irreales (algunas veces) y unos personajes que fácilmente brincan entre el odio y lo entrañable.

Esperando más sorpresas, me despido, quiero terminar de leer…

Todo Belascoarán. Paco Ignacio Taibo II.

Por fin llegue al último libro de los adquiridos en la FIL del año pasado. No lo digo con tanto gusto como parecería, al contrario estoy algo preocupado, porque después de terminar este libro tendré que ingeniármelas para buscar que libros leer y en el peor de los casos el gasto que me tomara hacerme de más. Para mi buena fortuna, mi esposa aun tiene un par de libros que no he leído a los cuales ya les eche el ojo.

Una recopilación de novelas, historias, cuentos….realmente no tengo la menor idea de que es la recopilación, solo sé que al parecer todos van enfocados en un personaje, el detective independiente, ambientado en la ciudad de México y otros lugar muy familiares, lo que me hace pensar sinceramente que se pondrá bastante interesante, al menos eso espero, como también espero que me dure bastante porque reitero, no tengo más libros pendientes!!!!

822 páginas me espera, que espero exprimir al máximo y no llevarme una mala sorpresa como mi anterior libro de Taibo….!comenzamos!

Inconcluso. La lejanía del tesoro.

Página 70. Hasta aquí es donde llegue en esta lectura. De poeta todo mundo tiene un poco, al menos por ahí va un dicho popular. Sin embargo no me gusta que sean ellos quienes me cuenten historias, pues son muy extendidos, demasiado fantasiosos, poco concisos y enarbolan un argumento simple de tal manera que parezca un discurso de un candidato en campaña.

Una simple escena donde se encuentra con otro personaje y él lo atiende de las mil maravillas, cual si fueran viejos amigos, lo extiende por dos hojas, entre cavilaciones, pensamientos y divagaciones sobre cosas tan sencillas como la forma en que fue colocada la mesa.

Si a esto le sumamos que habla con demasiada familiaridad de los personajes que se van metiendo en la historia y con la misma facilidad olvida de ellos, me hace imposible seguir la trama, ya no sé si el general que menciono es el mismo que quedo cautivo y quizás logro escapar y cuando me planteo esto, resulta que debemos de ignorarlo porque decidió no seguir participando en la guerra.

Caray, esto en nada suena a Taibo II y su manera de contar las cosas, casi podría decir que es totalmente opuesto, quizás esto le atribuya algunos puntos buenos (el hecho de escribir tan diferente), pero aun así, se pierde la velocidad, la manera de contarlo y lo complica enormemente, no logre entrar en la fantasía de la historia como lo había logrado en otros libros del autor. Ni siquiera logre seguirle correctamente el hilo, solo por algunas fechas, lugares, acontecimientos y nombre que reconozco pude forjar un entorno al cual sujetarme y seguir un poco la historia, para que después el narrador, haga un punto y continúe con otra cosa “rara”  y me vuelva a perder.

Carajo soy un apasionado del lenguaje claro y sencillo, de aquel lenguaje que pueda seguir el pueblo, es una de las razones por las que me encanta Shakespeare, y no pido aquí que todos sean así, pero lecturas de este tipo si hace comience a aburrirme, logra que comience a cerrar los ojos y algunas veces a soñar despierto, es decir, sigo leyendo, pero estoy pensando totalmente en otra cosa y cuando me doy cuenta ya di vuelta a la pagina y no puedo recordar que fue lo que leí.

En definitiva no lo recomiendo, es un libro un poco difícil por su narrativa, la historia no es muy buena, ya que se centra más en el narrador y como de vez en cuando él se ve involucrado en la historia, que en la historia en sí. Caray, realmente necesito más comentarios del libro para intentar darle otra oportunidad, por lo pronto este va al estante de los libros que nunca termine y no pienso terminar muy pronto, quizás cuando sea más viejo y sabio me atreva a darle una revisada a ese viejo estante tan escasamente poblado.

La lejanía del tesoro. Paco Ignacio Taibo II.

Ni Benito Juárez, ni la época en que le toco estar al frente (o en plena huida) del poder, no es mi favorita en la historia mexicana, sin embargo, tengo este libro y para no parecer muy redundante solo diré que lo obtuve, porque lo compre especialmente para ser firmado. Aunque para ser fiel a lo que sucedió, debo decir que me la pensé bastante para comprar el libro, por lo antes expuesto, Juárez es un personaje bastante raro, que si me pongo en sus zapatos creo que haría exactamente lo que él hizo, quizás no tan bien, pero idealmente si lo haría, sin embargo, lo que realmente me molesta de él, es que se le considere el “bueno” de la historia mientras que a su “contraparte” Porfirio Díaz, se le considere el “malo”, cuando desde mi punto de vista, ambos se desarrollaron prácticamente igual y si la muerte le hubiera dado oportunidad Juárez hubiera sido el Díaz que nosotros conocemos.

Claro, el mágico “hubiera”, del que todo mexicano está enamorado. Hubiera hecho esto, hubiera hecho aquello, si no hubiera pasado tal cosa, nosotros hubiéramos sido…si, si, si. Claro, soy firme en mis ideas y fuerte en mis convicciones, sin embargo, no quiero pecar subestimando a mi enemigo, entre mas leo, descubro que es el principal problema de “los grandes” y como entre mis planes esta ser grande (porque inmortal ahí la llevo, que también está en mis planes), debo aprender a ver los errores de los demás y por ende debo seguir aprendiendo mas del enemigo que desprecio.
Así que después, de un argumento similar en mi cabeza, decidí, (ahora sí, en adelante tratando de no pensar mucho mientras realizaba la transacción) comprar el libro y darle una nueva oportunidad a Juárez esta vez de la mano de Taibo II, ¿quien sabe?, quizás esta vez pueda encontrar a un personaje diferente, o quizás encuentre al mismo que ya tengo forjado en mi mente, pero puede que quizás pula alguno de sus aspectos y refinarlo mejor. Eso tocara descubrirlo atreves de las páginas de este libro. Ojala y esta vez pueda sacar más “extractos”, pero es que los libros anteriores por una razón u otra no daban para eso y no quiero abusar de este blog, llenándolo de datos que sinceramente a mi no me agraden. Este blog no es más que un recordatorio de lo que yo leo y de lo que a mí me parece importante y al menos hasta que no tenga lectores que se atrevan a escribir y quizás compartir, los extractos será mucho muy selectos y claro seleccionados por mi persona.

Fin. El Álamo.

Aunque creí que encontraría más “extractos” (o aunque sea uno), ninguno fue digno de esa denominación, al menos ninguno resalto lo suficiente. Y es que es un libro histórico tal cual, no hay alguna historia o novela de fondo, son datos y más datos y más datos, sobre cómo se llevo a cabo la independencia de Texas para después ser anexada a Estados Unidos.

Y esto no quiere decir que el libro sea aburrido o este tan cargado de datos que decidamos dejarlo, al contrario, es una lectura sencilla y fácil de seguir, en la cual nos vamos picando cada vez un poco más.

Comenzamos desde cómo se comenzó a conformar una idea de “independencia” o quizás más certeramente de cómo se comenzó la idea de que los negocios son primeros, así se tenga que llevar a grandes conflictos con tal de seguirse llevando grandes tajadas de billetes. Llegamos a pasar por la personalidad, por de más peculiar, de Antonio López de Santa-Anna y su gran decisión de formar un ejército y hacerlo atravesar medio país para llegar al lugar del conflicto. Hasta llegar a como estúpidamente perdió una guerra que prácticamente ya la tenía en la bolsa.

Debo mencionar que termine realmente molesto al terminar este libro, no tanto por el libro en sí, fue más por la historia mexicana que está plagada de historias similares, donde por pequeños errores, banalidades, estupideces, ingenuidades, errores que han causado el México actual, historia de la cual no hemos aprendido y estamos condenados a repetirla una y otra vez.

Una excelente lectura para todo mexicano que se enorgullezca de serlo y también para aquellos que no, pues se analiza desde la manera más objetiva posible (incluso analizando historias alternas a ciertos hechos), pues en una historia como la que es El Álamo, plagada de vicios, invenciones, heroísmos, es muy difícil conseguir la verdad absoluta, sin embargo Paco Ignacio Taibo II, nos dan un excelente análisis dejando al aire ciertas inconsistencias donde el lector podrá elegir la que crea más adecuada a su punto de vista.

En lo personal aprendí mucho, me genero enorme curiosidad y sobre todo mucho nacionalismo, que me parece a nadie le sobra en estos días tan complicados donde necesitamos llenarnos de un poco de amor a nuestro país. Repito, además de terminar enormemente enojado con Santa-Anna, que la tuvo, era suya y simplemente la dejo ir.

Araizcorre.com

Periodista y maratonista

The Velvet Books

Un lugar para compartir las historias que viven en los libros, narración oral y más

La Remington

de R. de la Lanza

Malas Costumbres

Somos una comunidad de entretenimiento e información para mujeres jóvenes (de alma o edad) que busca darle voz a las distintas formas de ser mujer.

mariposamigrante.wordpress.com/

El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania... sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

Literatura y poesía

Revista digital irregular no apta para convencionales

Survive

Amor, Ego y Rock and Roll. Corto y directo, como el punk, pero en cuento.

Algolágnico

by Getzemaní González Castro