Archive

Posts Tagged ‘Madero’

Fin. Ficciones de la revolución mexicana.

Contraportada de Ficciones de la revolución mexicana (La entrada inicial y reseña a este libro es esta única entrada)

Al parecer este año estoy rompiendo con la tradición de hacer tres tipos de entradas; los extractos ya los vieron en una ocasión con este libro, la reseña final será este texto pero la inicial, faltó esa entrada.

El problema es la acumulación de lecturas, estoy en constante movimiento en el transporte público por tiempos considerables, lo que hace que la travesía sea bastante cansada sin nada que hacer más que ver un paisaje ya memorizado, por ello necesito libros. Cuando uno me engancha, me atrapa lo suficiente como para sentarme fuera de mi casa, y seguir leyendo, terminando así (ocasionalmente) la lectura en esa noche. Pero ¿y al día siguiente? Nuevo libro, nuevas letras, sucede lo “peor”; comienza a gustarme y prefiero leer a reseñar el libro anterior.
Mi ritmo de vida está cambiando.

Ficciones de la revolución mexicana me llamó la atención por su portada, con un imponente Villa ocupando gran parte de ésta. Al igual que en el libro anterior, me declaro conocedor de lo básico de la historia de la revolución. Siento que aún falta mucho por saber, por ello, acepto casi todos los libros que hablen al respecto.
Al leer en la contraportada que maneja una visión distinta de los hechos, no dude. Apoyándose en datos reales encontraríamos al final un giro interesante, muchas pequeñas historias con el remate de un “qué tal si…”, ¡interesante!

Leer más…

Extracto. Ficciones de la revolución mexicana.

image

“Madero se lanzó a encabezar una revolución para la que no tenía vocación, consciente de cuál sería su desenlace, obedeciendo mandatos del más allá.”

 

Ignacio Solares. Ficciones de la revolución mexicana.

Sé que es un libro de ficción y por ende no debe tomarse todo al pie de la letra pero no me resistí.

Madero fue un ingenuo sin vocación, sí. Consciente de su final, lo dudo, era demasiado corto de visión como para imaginar un final tan funesto. Bajo mandatos del más allá, ni idea pero sí lo considero así de idiota.

Lo siento pero es un personaje que no me agrada, leo sobre él y lo leo a él en su libro y me sigue pareciendo un inepto con suerte.

¿Ustedes que piensan?

Fin. La sucesión presidencial en 1910.

2013-08-21 16.26.30

Contraportada del libro “La sucesión presidencial en 1910”

(Los comentarios iniciales los puedes encontrar aquí)

Llegue bajo la suposición de descubrir la mente de un ingenuo, alguien que pese a lo anterior fuera capaz de realizar un buen análisis de la situación que vivía y grandes aportes para intentar remediar los problemas.
De manera sencilla; me encontré con un individuo débil, con fervientes buenas intenciones de cambiar la situación del país, el problema que solo quería cambiar una sola cosa: La dictadura establecida por Díaz. No está nada mal, por algún punto se tenía que empezar. Así como podríamos afirmar que tuvo la gran certeza de ver el cambio necesario y tal vez considerarlo como un adelantado a su época, también tuvo el gran error de permitirse ser invadido por sus ideales, tener una ingenuidad que raya en lo increíble y ser lo suficiente corto de miras como para estudiar la situación más allá de la sucesión presidencial en 1910. Errores que pagó con su muerte.

Leer más…

Extracto. La sucesión presidencial en 1910.

CYMERA_20130820_113339

 

“El general Díaz no ha sido un déspota vulgar, y la historia nos habla de muy pocos hombres que hayan usado el poder absoluto con tanta moderación.
La obra del general Díaz ha consistido en borrar los odios profundos que antes dividían a lo mexicanos y en asegurar la paz por más de treinta años; esta, aunque mecánica al principio, ha hechado profundas raíces en el suelo nacional, de tal modo que su florecimiento en nuestro país parece definitivo.
La mano de hierro del general Díaz, acabó con nuestro espíritu turbulento e inquieto y ahora que tenemos la calma necesaria y comprendemos cuán deseable es el reinado de la ley, estamos aptos para concurrir pacíficamente a las urnas electorales y depositar nuestro voto.”

Francisco I. Madero. La sucesión presidencial en 1910.

El gran problema de Madero fue considerar que estábamos listos, los grandes problemas que antaño acosaban al poder ahora solo dormían, el era la mano que lo controlaba y seguramente no la única, pero por desgracia, un chaparrito lleno de buenas voluntades no sería el digno sucesor de tan gran hombre, años después lo comprobaría de primera mano.
Es curioso como logra captar fantásticamente las capacidades del gran dictador, sin embargo no le es posible observar los poderes inherentes de su personalidad que no deja a la vista. Ahí y no en el halagador discurso hacia su personalidad es donde debió centrar su atención.

Extracto. La sucesión presidencial en 1910.

CYMERA_20130820_100641

 

 

“Por último, para que estuviéramos resueltos a defender nuestra patria hasta morir, necesitaríamos que se nos enseñara a amarla, y hasta ahora no ha pasado tal cosa; vemos que entre nosotros goza de más prerrogativas el extranjero que el nacional; que cuando debemos litigar en países extraños confiamos más en la justicia que en el nuestro…”

Francisco I. Madero. La sucesión presidencial en 1910.

De un libro publicado en 1909 podemos entender estas ideas, ya que aún no fueron testigos del resurgimiento del nacionalismo y la promoción presentada por Díaz en el centenario de la nación. Buscar los iconos necesarios para reforzar el amor a la nación que existió antes y durante la conquista, aunque principalmente con más énfasis en la primera.
Si sumamos a esto las guerra perdidas con anterioridad, la perdida de la mitad del territorio por una de ellas, quizás podríamos simpatizar con las ideas de Madero.
Analizándolo en el correcto contexto es muy complicado decantarse por un bando, sin embargo sirve para reforzar la idea de que Díaz necesito un poco más de tiempo en el poder.

Extracto. La sucesión presidencial en 1910.

CYMERA_20130820_100534

 

“…Pues bien, el poder absoluto del general Díaz ha creado en México una situación muy distinta de la soñada por Morelos.
El jefe de la nación, en vez de ser siervo y acatar los derechos del pueblo, se ha declarado superior a él y desconocido su soberanía; así es como el gobierno actual no está nombrado por el pueblo ni sostenido por él. Su fuerza dimana de las bayonetas que lo llevaron de Tecoac al Palacio Nacional, en donde lo sostienen todavía.
La nobleza de la virtud, del saber, del patriotismo, es completamente desconocida por la actual administración, que solo premia las acciones de los que sirven y adulan, y persigue a todos los que no se doblegan.”

Francisco I. Madero. La sucesión presidencial en 1910.

Aquí una muestra de la poca coherencia del Madero, mientras en páginas anteriores se encargaba de despotricar contra las decisiones de Hidalgo y Morelos; al primero por no tomar la ciudad de México y al segundo por no tomar el poder absoluto. Ahora usa al último como referencia para criticar a Díaz. Con anterioridad dejo en claro que una nación tan belicosa como la nuestra no puede ser controlada si no es con mano dura, ahora se queja de la mano que pidió lo gobernase.
A manera de cereza en el pastel un pequeño añadido de su cursileria e ingenuidad total, exigiendo a un hombre impoluto al mando, lleno de virtudes que son incompatibles con las labores que desempeñaran, a una nación belicosa no se le conquista con virtudes, se controla con mano fuerte ¿no habíamos quedado en eso Madero?
Este chaparrito paracé merecer con cada página lo que le pasó.

Extracto. La sucesión presidencial en 1910.

En algún punto a Don Porfirio se le olvidó.

“Que los mandatarios públicos, reconociendo que sus poderes son limitados, devuelvan honradamente al pueblo elector el depósito de su confianza en los períodos legales, y la observancia estricta de la constitución será verdadera garantía de paz. Que ningún ciudadano se imponga y perpetúe en el ejercicio del poder, y esta será la última revolución.

Porfirio Díaz.
La Noria, noviembre de 1871

Francisco I. Madero. La sucesión presidencial en 1910.

¿Qué paso Don Porfirio, en que punto se le olvido lo que dejó por escrito?
Habiendo dado un repaso en la historia comenzando en la independencia, creo que lo que sigue será bastante interesante.

Extracto. La sucesión presidencial en 1910.

 

Extracto del libro

Extracto del libro

“Para estos incansables guerreros, la vida del campamento había llegado a tener grandes atractivos; las luchas los seducían; los descalabros les servían de aliciente; tenían la nostalgia de la guerra y no se daban cuenta de los males que esta causaban, puesto que los mejores años de su vida los habían pasado viendo al país envuelto en ella; y habían palpado los grandes beneficios acarreados por la larguísima guerra que sirvió para conquistar nuestra independencia.
Indudablemente que a esos móviles tan elevados debemos nuestras primeras revoluciones, pues no se les puede atribuir otros a hombres tan puros y tan grandes como Guerrero y Bravo.”

Francisco I. Madero. La sucesión presidencia en 1910.

Palabras de Madero sobre los militares que después de haber tomado el poder, utilizaban las mismas armas para mantenerse en ahí. Interesante reflexión.

 

La sucesión presidencial en 1910. Francisco Ignacio Madero.

La sucesión presidencial de 1910

(La reseña a este libro la puedes encontrar aquí)

Ya estuve en el porfiriato, conviviendo un poco con mi general Don Porfirio Díaz y aunque vengo de una mala experiencia literaria, mi mente regresa de una escena conocía y tantas veces estudiada, los inicios de la revolución mexicana.

Francisco Ignacio Madero (no Indalecio como algunos dicen, al menos eso dice el gobierno y las imágenes) no es una persona que admire, tampoco es un personaje que me guste, ni siquiera goza de mi simpatía, incluso lo he llegado a maldecir muchas veces durante el trascurso de los libros de historia, pero (siempre tiene que haber un pero cuando me alargo en mis odios a una persona) he aprendido a no ser tan extremista, además de haber encontrado a personas que expresan mis sentimientos mejor que yo, al menos otorgan una nueva manera de ver las cosas.


“…ese chaparrito Madero escribió un libro diciendo lo increíble que sería que el fuera presidente…”
(Por cierto les recomiendo ampliamente a este grupo de historiadores y su refrescante nueva manera de contar la historia, aquí pueden encontrar su blog y todo su material)

Y ¡boom! aunque no el causante, ese libro fue base para la revolución mexicana, en un país donde ahora se lee tan poco y en aquel entonces…se leí mucho menos, es interesante saber que un evento tan importante en nuestra nación tuviera como cimiento un libro.

Leer más…

Araizcorre.com

Periodista y maratonista

The Velvet Books

Un lugar para compartir las historias que viven en los libros, narración oral y más

La Remington

de R. de la Lanza

Malas Costumbres

Somos una comunidad de entretenimiento e información para mujeres jóvenes (de alma o edad) que busca darle voz a las distintas formas de ser mujer.

mariposamigrante.wordpress.com/

El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania... sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

Literatura y poesía

Revista digital irregular no apta para convencionales

Survive

Amor, Ego y Rock and Roll. Corto y directo, como el punk, pero en cuento.

Algolágnico

by Getzemaní González Castro