Archivo

Posts Tagged ‘libros’

La lejanía del tesoro. Paco Ignacio Taibo II. De nuevo.

(La reseña a este libro la puedes encontrar próximamente)

Sí, para aquellos con buena memoria y que me siguen desde hace tiempo podrán descubrir que este libro ya tenía una entrada inicial, lo que por suerte me ayudará un poco a explicar cómo obtuve el libro. Además de tener también una entrada inconclusa, la que me servirá de interesante ejemplo sobre retomar libros que no gustaron en un inicio.
Tuve que leer ambas para entender que pasó aquí. Y además de descubrir que escribía fatal, también me di cuenta que el tema lo centraba en el conflicto Juárez-Díaz, el cual para fortuna de ahora sí terminar el libro, ahora vengo desde otra óptica; el pasado-presente de la lectura, el conflicto Maximiliano-Juárez.  Espero esto me ayude a aguantar la lectura, pues aún no se me olvida que tiene un estilo muy diferente al que me tenía acostumbrado Taibo II, al punto de no soportarlo.

Dejando atrás el pasado, mi lectura anterior me dejó con grandes intrigas sobre ese personaje que subestimaba y despreciaba un poco: Benito Juárez. Desde ese 2012 en el que comencé a leer este libro por primera vez a la fecha me he documentado mejor, he leído más tanto directamente sobre el personaje como sobre el contexto histórico en que vivió y en que se involucró, además que Taibo II poco a poco me ha hecho replantearme su estudio para así intentar revalorarlo casi tanto como lo hace él.
Lo admito, es un personaje intrigante, que apenas está despertando en mí cierto grado de admiración, pero principalmente el hecho de no comprenderlo me motivan más para aprender sobre su persona. Espero en está ocasión no termine abandonándolo como ya pasó. ¡Quiero saber la otra historia, la otra versión del conflicto con Maximiliano! Veamos si es cierto que Juárez es tan chingón como lo cuenta, si merece llevar sobre sus hombros la muerte de un Emperador.

 

Anuncios

Maximiliano y Carlota. Egon Caesar Conte Corti.

(La entrada inicial y reseña a este libro es esta única entrada)

Mexicanos, Maximiliano I Emperador de México a muerto.
Lo anterior fue uno de los pensamientos que pasaron por mi cabeza poco antes de terminar la lectura. Y es que supongo que aunque los primeros conocimientos que tuve del emperador vienen de los estudios básicos, la admiración por ambos imperios mexicanos, a diferencia de como insiste Paco Ignacio Taibo II reiteradamente, no nació en mí por la parafernalia de lo que representa un reino absolutista; elegancia, dispendio, bailes, la alta sociedad elitista.
Para mí el gobierno absolutista sí tiene cierto atractivo, pero en su manera de gobernar. Un medio que tanto necesitaba México en el siglo XVII, y que tristemente a veces pienso que sigue necesitando hoy.
Tuve la noción en la escuela. La versión romántica de la mano de Fernando Del PasoUn par de visiones que considero algo neutrales por parte de Zunzunegui. Una postura fuerte por parte de Taibo II y sus colegas la cual me lleva a la siguiente lectura. Encontrar un libro que comienza en su contraportada con “…donde por primera vez se incorpora a la ya importante bibliografía del asunto la documentación secreta de ciertos archivos europeos, y singularmente la que dejó el propio Maximiliano”: presentó un deseo irresistible al poder tener acceso a sus cartas y demás documentos para así entender mejor al personaje. Ya visto desde diferentes perspectivas, tocaba dejarlo a él defenderse.

Leer más…

Las horas más oscuras. Anthony McCarten.

(La entrada inicial y reseña a este libro es esta única entrada)

Tengo que admitir desde el inicio que sigo siendo un ferviente germanófilo. Esto comenzó por lo videojuegos de segunda guerra mundial, quizá fue la tendencia a apoyar a los vencidos o la magnética personalidad de Hitler, lo que a la postre terminó en mis primeras adquisiciones de libros; claro, libros sobre el personaje. Después comencé a apasionarme por todo lo relevante a la segunda guerra y claro, tenía que elegir un bando, el cual no es sorpresa a estas alturas. Esto me obligó a odiar a los vencedores, en especial al gordo borrachales y fumador de Churchill quien, fuera de una gran terquedad y un par de discursos buenos, no veía en él cualidades suficientes para vencer a Hitler.
Eso fue lo que me hizo comenzar a plantearme conocer más del personaje, por ello adquirí este libro como primer acercamiento. Leer más…

La era de los ofendidos.

Una anciana solterona, con mentalidad muy puritana (es posible encontrarla por vecina en cualquier barrio de la ciudad), llama un día, alarmada, a la policía.
“Policía, hay unos niños bañándose en el arroyo que corre por mi casa ¡y están desnudos! ¿No podrían hacer algo contra semejante escándalo?”. Los policías acuden hasta el lugar de los hechos, explican a los niños el problema y estos, muy comprensivos, se desplazan corriente arriba, a un lugar más despoblado. Sin embargo, a los pocos minutos la policía recibe una nueva llamada de la misma señora: “Policía, ¡desde mi casa se siguen viendo a los impúdicos muchachos esos! ¡Incluso se pueden oír a veces sus escandalosos gritos! ¿No les habían advertido bien al respecto?”. De nuevo, la policía se hace presente donde los niños juegan y ríen, ajenos al sufrimiento de una respetable mujer. Como son buenos chicos, no tienen problema en volver a desplazar su lugar de juegos, está vez a un par de cientos de metros más del antiguo lugar. Pero, unos instantes más tarde, la policía vuelve a recibir una llamada de la anciana: “Policía, vuelvo a llamar por el mismo asunto. Y es que, si me subo a la azotea de mi casa y utilizo unos prismáticos, ¡sigo viendo a esos indecentes!”.

Lo anterior es mi peculiar parafraseo de un viejo chiste entre filósofos, el cual ha sido tomado por Fernando Savater en algunas de sus obras. Y, aunque pudiéramos considerar la situación como algo remoto y arcaico, como metáfora está presente en nuestros días de manera prolífica.
Ver un desnudo frente a nuestra casa, en la esquina de nuestro barrio, en la otra punta de la ciudad o en un rincón recóndito del mundo pero acercado a nosotros por internet, nos ha sumergirnos en un mundo de indignación, nos permite enarbolar la bandera de la prohibición por no estar acorde a nuestra moral, ¡y se tiene que respetar pues, todos tenemos derecho a una opinión… y eso es respetable! Comienza la era de los ofendidos.

Leer más…

La cúpula. Stephen King.

(La entrada inicial y reseña a este libro es esta única entrada)

En una soleada mañana de otoño en la pequeña ciudad de Chester´s Mill… De repente, una barrera invisible ha caído sobre la ciudad como una burbuja cristalina e inquebrantable (nada puede entrar, nada puede salir. El aire apenas y puede hacerlo)… El ejército pone a Barbie a cargo de la situación, pero Big Jim Rennie, el hombre que tiene un pie en todos los negocios sucios de la ciudad, no está de acuerdo: la cúpula podría ser la respuesta a sus plegarias… A medida que la comida, la electricidad y el agua escasean, los niños comienzan a tener premoniciones escalofriantes…
Así, con una copia de ciertos fragmentos de la contraportada quiero comenzar, dejar en claro de qué va la situación para poder pasar a temas más interesante casi de inmediato.

Leer más…

Posesión. Stephen King.

(La entrada inicial y reseña a este libro es esta única entrada)

Me ahorraré unas líneas y pasaré por alto por qué tantos libros de King en este blog; cuestión de repasar viejas entradas y se podrán dar cuenta sin mucha dificultad.
Stephen King me agrada bastante por su estilo sencillo y nada pretencioso. Con una narración básica es capaz de desarrollar muy buenas historias, en algunos casos excepcionales, verdaderas pesadillas que te acompañan durante la vida. Sí, quizá un poco exagerado, pero sus imaginativas situaciones se impregnan tanto en la piel que se quedan para siempre hibernadas en el inconsciente. En el más reciente caso, pues ya no puedo ver a un niño con algún problema mental sin revisar, espero que discretamente, sus ojos en busca de “algo” que me diga que todo está en orden, que la pesadilla no está a punto de desencadenarse.

Leer más…

El buscador de cabezas. Antonio Ortuño.

(La entrada inicial y reseña a este libro es esta única entrada)

Ya he contado en este espacio como es que conocí a Antonio Ortuño. Dejando el link para su revisión, en caso de quererlo hacer, me puedo concentrar en como di con este libro: en una plaza comercial debería pasar 2 horas para poder asistir a una función de cine. Detesto los centros comerciales. Decidí darme una vuelta por Gonvill y ver si algo atrapaba mi atención. Revisando mi lista de libros pendientes recordé que estaba detrás de la última novela de Ortuño. Pero no estaba disponible en esa sucursal, supongo que debe ser muy buena, al menos eso espero. Sigo tras de ella.
Opté por dos libros, entre ellos El buscador de cabezas el cual, con solo leer la contraportada me atrapó. Considerando que tenemos en puerta las siguientes elecciones en el país, que todo parece un caos y que no hay un candidato que valga la pena, pues era imposible dejar pasar esas dos horas acompañado de esa lectura y unas buenas cervezas. Terminé un poco trastornado, y medio borracho, en la fila para entrar al cine.

Leer más…

Crónica del pájaro que da cuerda al mundo. Haruki Murakami.

(La entrada inicial y reseña a este libro es esta única entrada)

Japón, una tierra incomprendida. El choque con occidente comenzó cuando decidieron aislarse del mundo (marcadamente el aspecto comercial) por más de 200 años (Sakoku, 1639-1853), siendo doblegados al final por una potencia naciente; Estados Unidos de Norteamérica.
Para 1931, un Japón sumergido de lleno en la era industrial necesitaba con desesperación recursos naturales para mantener el ritmo de las grandes potencias de su época, como resultado se sucedió la invasión a Manchuria y el despliegue por toda Asia en busca de un control total de la zona. Tras un fuerte golpe a USA, con miras a dejarlo fuera del Pacifico, terminó en la detonación de dos bombas nucleares en territorio nipón.
Por lo anterior, aunque de manera notoria solo información sociopolítica, se puede entender un poco el por qué se sigue viendo a Japón como una tierra ignota, llena de misterio y una fuerte sensación de espiritualidad, esta última, algo que poco a poco se ha perdido en occidente. Quizá ahora llegamos a comprender porque nos atrae tanto su cultura y forma de ver la vida. Tal vez, es por eso que cuando encontramos un autor, capaz de igualar las velocidades de escritura de los occidentales, lo veamos como un fuerte candidato a uno de los premios más prestigiosos en occidente: el Nobel.
Al menos, no veo otra manera de porque la pasión por Murakami. Comiencen a despotricar contra mí…

Leer más…

La campesina. Alberto Moravia.

(La entrada inicial y reseña a este libro es esta única entrada)

Primero aclarar que este no es el libro al que me refería en la entrada anterior. Continuando un poco la anécdota, el camarada que me dejó el libro por el cual me sentí estafado, regreso minutos después y me dejó un nuevo libro; le había encantado, era de sus favoritos y, aunque le molestó el libro llevara una ruta y al final se fuera por otra completamente diferente, siendo más jodida, le parecía una buena recomendación para hacerme.
Después de haber terminado el primer libro no confiaba del todo en su opinión. Sin embargo decidí leerlo pues solo así podría criticar completamente su gusto por la literatura, y mira, resultó una interesante sorpresa.

Leer más…

Café Tacvba. Bailando por nuestra cuenta. Enrique Blanc

(La entrada inicial y reseña a este libro es esta única entrada)

Me sería imposible definir en qué momento tuve mi primer acercamiento con Café Tacvba. No soy capaz de recordarlo. Puedo verme en el pasado bailando y cantando sus canciones, incluso tengo imágenes de un par de conciertos de la banda, y ahí sí podría decir cuándo fue la primera vez que los “vi”, pero ¿esa primera canción? No tengo la menor idea.

En algún momento, entre tantas repeticiones de sus canciones se me fue metiendo en las venas ese gusto por su música, poco a poco fui encontrando mis canciones; las que hice mías, las que canto con el mayor sentimiento, resentimiento o pasión, esas que traen imágenes a la cabeza. Eso es lo que hace a una banda, una buena banda. Una de mis favoritas y, escuchado múltiples veces recientemente, una de las mejores bandas mexicanas de todos los tiempos.

Curiosamente tampoco puedo recordar cuando y donde compré el libro, aunque puedo afirmar que fue motivado por la imperiosa necesidad de conocer más de ellos. Así como cualquier tema que me interesa, siempre estoy dispuesto a aprender más y mejor sobre él, así que simplemente quería conocer más de la banda. Quizá lo hubiera podido hacer con una buena charla entre cervezas con el buen chinostitlan(quién por cierto hizo una reseña para este blog de uno de los disco de Café Tacvba), pero chingao, parece que esos tiempo ya quedaron atrás. Lo que me obligó a ser un poco autodidacta en este tema del que desconozco mucho y mi única defensa, paupérrima por cierto, es “solo sé que me gusta. Aunque no sepa porqué”.

Leer más…

Araizcorre.com

Periodista y maratonista

The Velvet Books

Un lugar para compartir las historias que viven en los libros, narración oral y más

La Remington

de R. de la Lanza

Malas Costumbres

Somos una comunidad de entretenimiento e información para mujeres jóvenes (de alma o edad) que busca darle voz a las distintas formas de ser mujer.

mariposamigrante.wordpress.com/

El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania... sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

Literatura y poesía

Revista digital irregular no apta para convencionales

Survive

Amor, Ego y Rock and Roll. Corto y directo, como el punk, pero en cuento.

Cuántos Cuentos

Nuevos Cuentistas