Archivo

Posts Tagged ‘Guardián’

La era de los ofendidos.

Una anciana solterona, con mentalidad muy puritana (es posible encontrarla por vecina en cualquier barrio de la ciudad), llama un día, alarmada, a la policía.
“Policía, hay unos niños bañándose en el arroyo que corre por mi casa ¡y están desnudos! ¿No podrían hacer algo contra semejante escándalo?”. Los policías acuden hasta el lugar de los hechos, explican a los niños el problema y estos, muy comprensivos, se desplazan corriente arriba, a un lugar más despoblado. Sin embargo, a los pocos minutos la policía recibe una nueva llamada de la misma señora: “Policía, ¡desde mi casa se siguen viendo a los impúdicos muchachos esos! ¡Incluso se pueden oír a veces sus escandalosos gritos! ¿No les habían advertido bien al respecto?”. De nuevo, la policía se hace presente donde los niños juegan y ríen, ajenos al sufrimiento de una respetable mujer. Como son buenos chicos, no tienen problema en volver a desplazar su lugar de juegos, está vez a un par de cientos de metros más del antiguo lugar. Pero, unos instantes más tarde, la policía vuelve a recibir una llamada de la anciana: “Policía, vuelvo a llamar por el mismo asunto. Y es que, si me subo a la azotea de mi casa y utilizo unos prismáticos, ¡sigo viendo a esos indecentes!”.

Lo anterior es mi peculiar parafraseo de un viejo chiste entre filósofos, el cual ha sido tomado por Fernando Savater en algunas de sus obras. Y, aunque pudiéramos considerar la situación como algo remoto y arcaico, como metáfora está presente en nuestros días de manera prolífica.
Ver un desnudo frente a nuestra casa, en la esquina de nuestro barrio, en la otra punta de la ciudad o en un rincón recóndito del mundo pero acercado a nosotros por internet, nos ha sumergirnos en un mundo de indignación, nos permite enarbolar la bandera de la prohibición por no estar acorde a nuestra moral, ¡y se tiene que respetar pues, todos tenemos derecho a una opinión… y eso es respetable! Comienza la era de los ofendidos.

Leer más…

Anuncios

El guardián entre el centeno. J. D. Salinger

El guardián entre el centeno(La entrada inicial y reseña a este libro es esta única entrada)

Tarde, siempre tarde. Sigo con las mismas quejas, incluso yo en este punto me estoy cansando de siempre escribir lo mismo, por ello no quiero ni imaginar lo que pensarán ustedes al leer mis constantes quejas. Así que pasaré de largo. Es posible que si lo sigo meditando más pasé lo que tanto temo, dejar esto abandonado.

El guardián entre el centeno es un libro al que llegué con mucho prejuicio. Demasiada ilusión que bajó un poco (solo un poco) a raíz de un capítulo de South Park donde hablan sobre el libro. La serie es una de mis favoritas, y para mi fortuna justo en el lapso de “descanso” que tengo para salir a comer puedo verlos en la televisión, uno o dos capítulos dependiendo de las ocupaciones del día. Fue así como vi el capítulo lleno de emoción pues ¡trataba de un libro al que le tenía muchas ganas! Y claro, ¡el libro de los grandes asesinos! Que además fue prohibido en muchas escuelas de Estados Unidos… ¡sería maravilloso!
Los personajes de la serie y yo, ahora puedo decirlo, nos llevamos la terrible sorpresa; es muy decepcionante.

Leer más…

Araizcorre.com

Periodista y maratonista

The Velvet Books

Un lugar para compartir las historias que viven en los libros, narración oral y más

La Remington

de R. de la Lanza

Malas Costumbres

Somos una comunidad de entretenimiento e información para mujeres jóvenes (de alma o edad) que busca darle voz a las distintas formas de ser mujer.

mariposamigrante.wordpress.com/

El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania... sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

Literatura y poesía

Revista digital irregular no apta para convencionales

Survive

Amor, Ego y Rock and Roll. Corto y directo, como el punk, pero en cuento.

Cuántos Cuentos

Nuevos Cuentistas