Archivo

Archive for the ‘Microanálisis’ Category

LOS CULPABLES

4 febrero, 2013 Deja un comentario

villoro“Quien calla una palabra es su dueño; quien la pronuncia es su esclavo”.

Así inicia “los culpables”, con una buena cita de Karl Kraus y el buen humor de tener la vos de Villoro en la mente. En lo personal, creo que soy medio “friki” con las citas y con los  libros que de pronto tienen soundrack de fondo, y este libro tiene un poco de las dos cosas.

Juan Villoro reúne 7 pequeños relatos sin poder de predicción,  hecho en México a fin de agregar ese ambiente tan complejo y lleno de variaciones como lo es el nuestro. Arrancando con un mariachi hipnotizado por mujeres de cabello totalmente blanco, Villoro maneja de forma bastante elegante y ácida la situación de machismo que aun predomina en la cultura mexicana; “patrón de espera” con la infidelidad haciendo fondo musical a una historia de aviones y aeropuertos; un juego que termina siendo más significativo que el fut bol en “el silbido”; la lealtad familiar en “los culpables”;  “el crepúsculo maya”,  una iguana escondiéndose en los momentos más inoportunos, con “orden suspendido” de pronto ves más allá de tu nariz, y la importancia de un billete de de $20.

Finalmente, Villoro cierra con “Amigos mexicanos”, una pequeña novela situada en la ciudad de México referente a los secuestros “exprés”, con Buñuel y todo su tinte al fondo. Pareciera que el libro es toda una tragedia, por la temática que maneja, pero asombrosamente son transformadas por el autor a esa risa, un tanto melancólica que nos permite la sociedad cuando la volvemos al cinismo. Les dejo un cachitito de “amigos mexicanos”, para que se animen a leer “los culpables”:

<Palencia observó con interés que en los apuntes aparecía la palabra “buñuelesco”. Era una clave, ¿o queé?

-Cuando un periodista gringo encuentra lo “buñuelesco en México” quiere decir que vio algo horrendo que le pareció mágico>.

“Más de lo que te imaginas” Cuentos perversos

29 diciembre, 2012 4 comentarios

Más de lo que te imaginasUna de mis mejores adquisiciones en la FIL (Feria Internacional del Libro) fue sin duda la compilación de cuentos  “más de lo que te imaginas”, siendo Paola Tinoco la anfitriona que invitó a estas mentes perversas a pasar a su morada y relatar 12 escalofriantes historias.

El primer cuento, “selección natural” corresponde a Rosa Beltrán; protagonizado por una mujer que “se hace la loca” a favor de no ser eliminada por su marido quien alimenta a cada día sus alucinaciones con un poco de ayuda del guardaespaldas, aunque, al final… nadie sabe para quien trabaja.

Luego aparece Alberto Chimal con “Manuel y Lorenzo” amigos lejanos geográficamente pero con gustos excéntricos similares, alienándose en la web para provocar situaciones “gore” dignas de ser grabadas y compartidas por los fieles amigos, el final es perturbador y es mejor no arruinarlo adelantando partes de la historia.

David Miklos comparte “alta tensión”, para esos que tanto odiamos las lagartijas, las descripciones a detalle de cada tipo erizan la piel tras cada palabra.

Leer más…

Los mitos que nos dieron traumas y cien discursos de identidad nacional

16 noviembre, 2012 2 comentarios

Pues bien, como comenté en mi aportación anterior (intro a los mitos que nos dieron traumas), en esta entrada no solo hablaré de mi opinión del libro a nivel psicológico, prácticamente eso lo he deslizado a un segundo plano, la idea primordial es aterrizar los pensamientos de algunos pensadores de antaño que ya han opinado del tema y cuál es la diferencia entre ellos, este nuevo libro, con este “nuevo” esquema  y que termina saliendo de todo eso, más o menos.

La cultura no se mueve como un robot que tiene muchos componentes, sino como una música que es de una sola pieza interminable. Ya estamos cansados de tanta inteligencia y tan poca sensatez dice Pablo Fernández Christlieb y precisamente esta frase pasaba por mi mente cuando terminé “Los mitos que nos dieron traumas” ¿Por qué? Pues va…

Se ha hablado hasta el cansancio del tema, nuestros traumas han pasado por la pluma de Samuel Ramos, Roger Bartra, Octavio Paz, José Gorostiza, Ermilio Abreu Gómez, Carlos Fuentes, Sheridan, Jorge Ibargüengoitia, Emilio Uranga, José Gaos y bueno, hasta Erich Fromm (un pilar importante en el libro de Zunzunegui) ha metido su cuchara. Y en 2012 por si ya se había olvidado todo lo dicho aparece Juan Miguel Zunzunegui para rememorar.

Voy de lo antiguo a lo novedoso solo para contextualizar:

Para 1934 Samuel Ramos decía que el mexicano padece de un complejo de inferioridad, como apuntando a que eso de la psicología es buen morbo alimento informativo a la sociedad, además tomó como puntos base a Adler (psicoterapeuta y médico) y a Young (psicólogo y psiquiatra) para explicar las neurosis mexicanas.

Con 15 años transcurridos aparece Paz y retoma la frase, colgándole el molcajete y su estilo: “en el fondo del sentimiento de inferioridad yace la soledad (qué bonito suena); de allí que el mexicano se proteja de la realidad con múltiples máscaras” (o arquetipos según Young).

Bartra agrega como dando la última palabra en 1987, que las más diversas expresiones de la filosofía de lo mexicano giran en torno a esa idea, y en base a esta pequeña explicación se han desmenuzado un sinnúmero de interpretaciones. Que la cultura mexicana de la primera mitad del siglo XX creó el arquetipo de un mexicano primitivo, bárbaro, ignorante y proletario. Y entonces hace un ejercicio interesante en el que sienta en un austero café a un  puñado de intelectuales a ejercer su opinión del gastado tema. Sintetizo la idea de algunos:

-Emilio Uranga pelea a Ramos que el mexicano no es “idealmente insuficiente” sino idealmente inferior.

-Paz repela que ni una ni otra, que el mexicano solo tiene la sensación de soledad pero Ramos lo calla diciendo que él solo habla de máscaras.

-Leopoldo Zea agrega que no debemos crear una máscara más, la del mexicano o lo mexicano, que sirva nuevamente para ocultar esa realidad humana que con tanta  dificultad ha podido hacerse patente.

En una mesa vecina 3 extranjeros que han escuchado la conversación comentan:
– Cuando los intelectuales mexicanos describen su carácter nacional, casi invariablemente se describen como una nación de mentirosos, de destructores buscadores de poder, de sufridas mujeres resentidas y de engreídos hombres de presa- dice Michael Maccoby

-Si- afirma Gordon W. Hewes- consideran los rasgos de los más desamparados como símbolo de toda la nación.

– Uno de estos intelectuales, Octavio Paz, parece creer que todos los mexicanos son sádicos. Según los datos de nuestra encuesta sólo el 30% de los hombres tienen tendencias sádicas- dice Erich Fromm.

-Además- agrega Maccoby- tengo la impresión  que los autores mexicanos subestiman los efectos de vivir a la sombra de Estados Unidos en los sentimientos de inferioridad.

Creo que aquí Sheridan cerraría con su satírico: “a mí no me incluyan”.

Y entonces regreso a 2012 donde parece ser que la vida nos sonríe y Zunzunegui ayudará a curar el trauma de la conquista, todo esto en 5 sesiones de psicoanálisis que ayudarán a superar el pasado.

En la primera sesión el autor viaja al inconsciente del mexicano, en la segunda trabajan con los traumas de la conquista, la tercera es sobre traumas guadalupanos, la cuarta traumas revolucionarios y en la última sesión se otorga el diagnóstico al señor México.

Me gusta el inicio del libro, (me suena muy a Jorge Ibargüengoitia) asomándose el humor tan característico del autor (que tanto me gusta), llevando a la identidad nacional hasta el punto de lo ridículo y tosco como técnica psicoterapéutica, cumpliendo así el texto humorístico una doble función: mostrar el empequeñecimiento que implica vaciar en esos moldes los ingredientes esenciales de la cultura nacional, y el absurdo de buscar en él oráculos sobre el origen y destino del país.

 

A mi parecer, las sesiones terapéuticas que Zunzunegui maneja, son muy básicas, mucho más por ser psicoanálisis, pero eso la sociedad no lo sabe, y si lo sabe no le importa, lo que le importa es la cura, a como dé lugar, esa es la parte brillante del libro, que da solución como buen libro de superación personal a modo de mofa, pues en el imaginario social al parecer gustan mucho estas soluciones.

 

Otra cosa muy buena del libro es la sencillez con que se desarrollan las palabras,  como para entrar al más profundo rincón de los hogares mexicanos, como esas canciones de Luis Miguel, que son tan del dominio popular, tan cotidianas.

 

Y con lo anterior entro un poco en conflicto, pues hay partes que comprendí hasta tener leído todo el libro, por ejemplo que para que este tipo de textos realmente sean leídos se requiere precisamente la estructura que le dio el autor pero definitivamente hubo un discurso dominante que apareció de la primera página a la última, y es ese cansado juego de palabras del siempre y el nunca:

 

–   El mexicano siempre es la victima

–   El mexicano nunca gana en el futbol

–   El mexicano siempre será marginal, pobre, tarado, analfabeta, rata, flojo. Y para no gastar saliva, inserte su comentario ofensivo aquí___________________

 

Y entonces ahí va la masa tonta a decir, “si, es cierto, así somos TODOS los mexicanos”, que los cangrejos, que el axolotl, que los derrotados, que los hijos de la chingada (dependiendo del autor de su preferencia), y hay cierta razón en eso, mexicanos así los hay, el problema es que hasta finales del libro el autor deja de decir que “TOOOODOS los mexicanos”, cambiando por “el mexicano promedio”, y diciendo algo que me pareció molesto:

“Y es que el mexicano promedio de hoy, el cotidiano, EL QUE NO SE DEDICA A LA HISTORIA, y solo aprendió los mitos y traumas, tiene esa tendencia inconsciente a sentirse más indio que español.”

 

Y entonces el autor es historiador, y me suena a que todos los mexicanos somos ratas, idiotas, conquistados, flojos, bla, bla, bla, menos el (es mi percepción).

 

Pero en fin, es una opción más a conocer cómo anda “la identidad del mexicano”, un tanto repetitiva a mi parecer, quiero creer que fue otra estrategia del autor, queriendo crear la sutileza que caracteriza a Paz, pero a mi parecer no lograda, Zunzunegui tiene ese humor ácido que lo hace muy él, es mejor que no se meta con las sutilezas, creo no encajaron muy bien.

 

Es un buen libro sobre el tema, no el mejor que he leído, (ni aun metiendo “psicoanálisis” a lo Fromm) pero como comparativo es bueno. Hoy el discurso dominante del mexicano promedio sigue vivo, pero también es cierto que en la era donde la información fluye como el agua van creciendo a la par mexicanos más conscientes, o habremos mas personas conscientes que vamos dejado la mentalidad del héroe agachado, por lo que sí dejo para el final y que probablemente a muchos tras leer este libro nos pasará por la mente en lugar de decir, “si es cierto, así somos los mexicanos” prefiero decir como Sheridan: “a mí no me incluyan”, o como dice Brozo, “no nos metas en el mismo costal”

Intro a “Los mitos que nos dieron traumas”

15 noviembre, 2012 Deja un comentario

¡Uff!, este título me sonó, desde la primera vez que lo escuché, a que iba a vender muchos ejemplares, del montón de mexicanos que proyectarían sus traumas y esperanzas en un libro de superación personal, perdón, de superación del pasado, cita el autor como subtitulo (“México en el diván: cinco sesiones para superar el pasado”), evidentemente me pareció divertidísimo el titulo, puesto que, he de contextualizarlos, he leído un par de obras del autor y me han parecido geniales, dada la genial acidez de su humor y toque sarcástico que brinda en sus letras. El Doctor Juan Miguel Zunzunegui además tiene cierto encanto en la redacción para entretejer la mente del lector junto con la de los personajes, y terminas sintiendo lo que ellos, comiendo lo que ellos, y pensando lo que ellos…

En esta ocasión me vi un poco decepcionada de la obra, no por ser mala si no porque esperaba mucho más. Pero antes de dar mi opinión respecto al libro dejo un enlace de este mismo blog en el cual Igdian habla del libro desde el contexto histórico en el cual no profundizaré ya que mi idea es más que hablar de la psicologia del mexicano, tema gastadisimo, surcido y resurcido, mostrar los panoramas diversos que existen sobre el punto descrito en el libro desde diversos autores antaños a Zunzunegui. y permitir a uds. formarse una opinion propia no solo

Porque hay más que mediocres en México…

del libro sino de la realidad del imaginario social mexicano.

Recomiendo  revisen la crítica de Igdian que menciono antes de la mia, la cual esta ya cocinándose en estos instantes para subir en breve.

Aquí la liga

Julieta

19 octubre, 2012 Deja un comentario

Julieta  del Marqués de Sade es un libro que leí hace bastantes años, quizá 8, y hace un par hice un análisis a petición de mi profesor de psicopatologia de adultos no psicotica, me comentó que fue un excelente trabajo y me motivó a compartirlo, puede tornarse un tanto completo, prometo que mis próximas entradas serán más ligeras, espero agrade… hoy aqui…

“Si, reconozco que soy libertino: he concebido todo lo concebible en ese género, pero qué duda cabe de que no he hecho todo cuanto he imaginado ni nunca lo haré. Soy un libertino, pero no un criminal o un asesino”

El vicio ampliamente recompensado

El perverso lleva al límite su intento de ir más allá del principio del placer, va tan lejos como puede en la senda del goce. El perverso se sitúa como objeto de la pulsión (objeto a), como un instrumento para el goce del Otro. Se coloca en la posición de objeto-instrumento de una voluntad de goce propia del Otro.

Julieta, al igual que su creador, el Marqués de Sade, se encuentra en esta estructura nosografica de la perversión, la cual no es una parafilia o desviación como tal, sino un elemento más de este trípode que tiene que ver con otros aspectos ligados a las parafilias mas no parte de las mismas.

Esto es, si nos vamos a los orígenes de la formación de esta estructura y por qué se categoriza aquí a Julieta, depende de una relación simbólica en la dialéctica (esta doble línea, vinculación, ambivalencia) también simbólica del paso Edípico -con esto la No Instauración del Súper Yo- del ser al tener. Cobra importancia el significante en relación a la falta y la completud del Otro (significante fálico). Planteado de esta forma, se parte de momentos lógicos cruciales y determinantes en la constitución del sujeto, y de diferentes maneras según las cuales un sujeto se relaciona -o no- con lo simbólico de estas apreciaciones. Así cobra importancia  la posible intervención del significante llamado paterno (no del padre real como tal) y su intervención en la dialéctica.

En este sentido existen tres grandes caminos posibles; la neurosis, la psicosis y la perversión, sin embargo en este caso solo haré alusión a la parte  última.

Para la perversión, en este caso, Freud califica a esta con la palabra Verleugnung (renegación) Se cree en la castración y a la vez se reniega de ella, es decir, se sabe conscientemente de la falta que remite simbólicamente a la falta de pene en la mujer, aunque en rigor nada le falte. Lo que ocurre es una manera particular de significar el hecho evitando la angustia. Así la significación de la ley se mantiene, porque la madre (funcional) del perverso no es una madre fuera de la ley, sino que es una madre fálica, porque el perverso mantiene en el horizonte una madre referida a la significación paterna, de otro modo se hablaría de psicosis. En la perversión el discurso materno se hace el representante o intermediario de esta terceridad (significante paterno), que no interviene de manera significante más que fallidamente.

Sin embargo, Julieta no inicia la historia teniendo una personalidad perversa con estructura neurótica, si nos remotamos a su iniciación con la madre superiora (ideal del yo), que es la parte más histórica que aparece como dato, puede observarse en la primera más bien una perversión egosintónica puesto que aparecen en ella sentimientos de culpa y miedo a lo que está realizando, posteriormente adquiere mayor seguridad para pasar a esta personalidad perversa que comentaba al inicio; tiene una abreacción que le permite entrar a esta otra fase.

Con esto, pasa a una disposición perversa polimorfa (en la sexualidad infantil, neurosis transferencial) puede poner en práctica todas las trasgresiones posibles, presentando como disposición la aptitud para ello, mostrando escasa resistencia a estas trasgresiones ya que todavía no se han formado los diques anímicos (desarrollo de la vergüenza el asco y la moral, presentes desde los 9 a 15 años aproximadamente, fecha importante para iniciar en la vida sexual no solo a Julieta sino también a sus compañeras), contra los excesos sexuales.

En la escena misma planteada de la iniciación de Julieta, hay otro dato a resaltar para la interpretación, la madre superiora (primera fijación de Julieta), después del acto sexual invita a las y los participantes del desborde de aberraciones sexuales a probar un banquete desbordante de todo placer culinario, aquí aparecen dos pulsiones de autoconservación,  el hambre y el sexo; el hambre se convierte en un trastorno de nutrición llevando esto a una libidinización de la nutrición, es decir, incorporando el placer culinario al sexual para una misma practica de perdida y recuperación de la carga anímica de quienes lo realizan, lo cual es parte del primer tiempo en la teoría de las pulsiones (más allá del principio del placer) el hambre y el amor como pulsiones orgánicas de acción eficaz en el alma.

Pasando a otra parte del principio del placer (no toca el principio de realidad), y yendo más allá de este, a la parte de las compulsiones de repetición, las regresiones son un punto clave, por y tras las cuales pasa del masoquismo, al sadismo, es decir, realizando una metamorfosis entre las pulsiones de autoconservación (introducen también la sodomía) y las de muerte, la inhibición de los sentimientos de amor a odio al sentirse indefensa ante quien infringe dolor, (esto se observa en Julieta al quitarle la virginidad por primera vez a una compañera y a pesar de al inicio presentar la personalidad perversa con estructura neurótica cambia a esta parte egosintónica, revive la experiencia invirtiendo los papeles, de victima a victimario, siendo ahora quien infringe el dolor. También se presenta cuando inicia a asesinar).

Julieta dice, que es una locura no hacer todo lo que nos apetece, que la virtud vuelve a los hombres locos, estúpidos, hipócritas y corrompidos promoviendo con esto al absoluto placer, (sería inútil y quizás hasta injusto pedirle al hombre que sea justo a costa de convertirse en un desdichado. “Si el vicio le proporciona satisfacción, el ser humano tendrá que amar el vicio”) mientras que Justine muestra una aparente afanasis haciendo las veces del displacer; con esto se completa el par antitético como tal, los pares opuestos, completamente némesis, pero que por tener una un poco de la otra no pueden separarse.

Como mecanismo de defensa principal, utiliza la racionalización – “llamo a la razón en mi ayuda y analizo esta para que me engañe menos (…) –  utilizando argumentos freudianos y filosóficos para dar una explicación a determinadas situaciones y actos explicando que la razón le ha sido dada para determinar al objeto que va hacia tal otro en proposición a la dosis de placer o de daño recibido de estos objetos, explicando su experiencia a través del dolor y el placer (alejando también para sí el duelo de la aparente muerte de su padre).

“La felicidad solo está en lo que excita, y sólo el crimen excita: la virtud,
que no es más que un estado de inacción y reposo, jamás puede conducir a la felicidad.” Habla sobre las contrariedades de la virtud y el vicio, explicando las recompensas que trae este ultimo alejándose completamente del principio de realidad.

Y al hablar de placer es necesario traer a colisión a otro elemento que hace mancuerna, la pasión:

Jubilosa o dolorosa, entusiasta o melancólica, extática o colérica, toda pasión es una puesta en tensión del deseo y una intensificación de las emociones. No obstante, en el sentido del pathos (sufrimiento inducido, desenfreno pasional), más se  sufre que se  actúa deliberadamente existiendo la represión en los seres humanos (lo cual no es el caso de Julieta mas si de su antítesis). Es, en efecto, por el hecho de que no se posee a si mismo que el sujeto puede ser tomado por una pasión que, si desborda los límites del yo, lo empuja a la expansión narcisista o lo amenaza con la disolución. De todos modos, el sujeto pasa cada vez por un momento de fascinación en el que es cautivado y en el que parece que el destino hiciera signo. Es éste el rasgo común que permite identificar como pasiones una serie de fenómenos: el enamoramiento, la excitación súbita, etcétera.

Las obras que realiza Sade pueden ser objeto de grandes placeres provocando la erección de sus letras como el mismo califica, proporcionando grandes sensaciones a los lectores, mas también aparece el otro extremo, aquellas personas en las  cuales se puede infringir el terror, la repudia, la ofensa e incluso el asco tras estas obras de acuerdo a la concepción que se tiene de los placeres (que quizá exista represión,  identificación o simple fantasía) y de sus opuestos.

Si les parece que esta obra no tiene sentido, ¿Qué podrían decir de Bukowsky? Y su literatura sin aparente importancia, todo es relevante, y se necesita una mente bastante abierta, saber que estos temas existen, mas alla de Freud, hay un Nietzsche, un Hesse un Sartré y hasta un Lovecraft que podrían presentarse algún dia en la  vida, y que sin embargo no sucederá, si no se sale a explorar mas allá de un salón de clases.
“La crueldad, muy lejos de ser un vicio, es el primer sentimiento que imprime en nosotros la naturaleza; el niño rompe su sonaja, muerde la teta de su nodriza, estrangula a su pájaro, bastante antes que tener la edad de razonar”
“No sé qué es el corazón… Yo solo llamo así a las debilidades del espíritu”

 

Categorías:Microanálisis
Araizcorre.com

Periodista y maratonista

The Velvet Books

Un lugar para compartir las historias que viven en los libros, narración oral y más

La Remington

de R. de la Lanza

Malas Costumbres

Somos una comunidad de entretenimiento e información para mujeres jóvenes (de alma o edad) que busca darle voz a las distintas formas de ser mujer.

mariposamigrante.wordpress.com/

El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania... sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

Literatura y poesía

Revista digital irregular no apta para convencionales

Survive

Amor, Ego y Rock and Roll. Corto y directo, como el punk, pero en cuento.

Algolágnico

by Getzemaní González Castro