Archivo

Archive for the ‘Libros Inconclusos.’ Category

Inconcluso. La búsqueda soñada de la oculta Kadath.

Por más que lo intente y mira que hice grandes esfuerzos por retomar la lectura, por soportar el tedio y alejarme de las tentaciones, al final decidí dejar la historia. No soy fanático de las historias fantásticas, mucho menos de aquellas que se alejan muchísimo de la realidad o  de la lógica, y esta es una prueba de esas novelas que detesto.

Tiene una mezcla extraña entre hablar con los gatos, viajes a la luna y de regreso con un simple salto, personajes totalmente extraños (y poco vengativos, para su extraña apariencia, eso molesta mucho), idiomas raros y personajes aun más raros.

Definitivamente hasta ahora la peor novela que leí del autor, no tiene pies ni cabeza, ni siquiera una historia o un fin que llame la atención, el personaje va en busca de un sueño, de una ciudad mágica que vio y que de repente, después de tanto soñarla quiere verla y tocarla, bah!!!! A mi parecer eso no es suficiente y falla demasiado, ¡siguiente lectura por favor!

Anuncios

Muerte Belascoarán

Si Paco Ignacio decidió matar a Belascoarán, quien soy yo para ignorar sus deseos. A medio libro (recopilación de las aventuras de Belascoarán) me parece que es justo y necesario cambiar de aires, no puedo negar que tiene cierto encanto este personaje, que sus aventuras son aunque un poco exageradas, muy creíbles en este país lleno de personajes increíbles con situaciones que exageran con tal de darle a su vida un sentido que solo encuentran en los libros y extrapolan a la vida real, con tal de no darse de frente con la dura realidad.

Si no fuera porque sentía el grueso del libro que me indicaba que estaba aproximadamente a la mitad de su contenido (algo que nunca sentiré con un libro electrónico), hubiera considerado la muerte del personaje, como la muerte de su historia (¿punto bueno o malo para los libros electrónicos?), pero no, la historia sigue, y el autor nos explica los porque de tan peculiar resucitación a la tercera página (mmm… ¿coincidencia?) a mi parecer bastante valida, pero sigue sin maravillarme tanto el personaje como para sumarme a todos los que pedían a gritos su regreso.

Cuando una historia no me convence, conscientemente busco razones para dejarla, para hacer un cambio de lectura más relajada quizás y entonces dejar un “quizás” aun más grande y darle la oportunidad de volverlo a leer en un futuro. Inconscientemente, me pierdo en internet, en textos, videos, imágenes, busco un nuevo juego que descargar y perderme ahí, agotar las horas y tener una excusa perfecta para no leer y seguir con una historia que no me engancho.

El punto es que no me gusto, sin embargo tengo curiosidad por buscar las películas basadas en estas novelas, quizás ahí está la razón que me haga seguir con la lectura, o tal vez es morbo a criticar un trabajo o simplemente no tengo nada mejor que hacer.

Tengo un libro interesante en puerta, lleva meses esperándome y tal vez porque no soy el dueño me hace detenerme, le quería dar una oportunidad a aquellos libros a los que yo les di la oportunidad al comprarlos, ahora que no tengo más y mucho menos tengo dinero, creo que volveré con los libros prestados que tenia arrumbados en el fondo de la biblioteca. Ahora tal vez le dé la oportunidad a Lovecraft, o tal vez a otros, aun no lo sé, mañana ustedes lo sabran.

Inconcluso. La lejanía del tesoro.

Página 70. Hasta aquí es donde llegue en esta lectura. De poeta todo mundo tiene un poco, al menos por ahí va un dicho popular. Sin embargo no me gusta que sean ellos quienes me cuenten historias, pues son muy extendidos, demasiado fantasiosos, poco concisos y enarbolan un argumento simple de tal manera que parezca un discurso de un candidato en campaña.

Una simple escena donde se encuentra con otro personaje y él lo atiende de las mil maravillas, cual si fueran viejos amigos, lo extiende por dos hojas, entre cavilaciones, pensamientos y divagaciones sobre cosas tan sencillas como la forma en que fue colocada la mesa.

Si a esto le sumamos que habla con demasiada familiaridad de los personajes que se van metiendo en la historia y con la misma facilidad olvida de ellos, me hace imposible seguir la trama, ya no sé si el general que menciono es el mismo que quedo cautivo y quizás logro escapar y cuando me planteo esto, resulta que debemos de ignorarlo porque decidió no seguir participando en la guerra.

Caray, esto en nada suena a Taibo II y su manera de contar las cosas, casi podría decir que es totalmente opuesto, quizás esto le atribuya algunos puntos buenos (el hecho de escribir tan diferente), pero aun así, se pierde la velocidad, la manera de contarlo y lo complica enormemente, no logre entrar en la fantasía de la historia como lo había logrado en otros libros del autor. Ni siquiera logre seguirle correctamente el hilo, solo por algunas fechas, lugares, acontecimientos y nombre que reconozco pude forjar un entorno al cual sujetarme y seguir un poco la historia, para que después el narrador, haga un punto y continúe con otra cosa “rara”  y me vuelva a perder.

Carajo soy un apasionado del lenguaje claro y sencillo, de aquel lenguaje que pueda seguir el pueblo, es una de las razones por las que me encanta Shakespeare, y no pido aquí que todos sean así, pero lecturas de este tipo si hace comience a aburrirme, logra que comience a cerrar los ojos y algunas veces a soñar despierto, es decir, sigo leyendo, pero estoy pensando totalmente en otra cosa y cuando me doy cuenta ya di vuelta a la pagina y no puedo recordar que fue lo que leí.

En definitiva no lo recomiendo, es un libro un poco difícil por su narrativa, la historia no es muy buena, ya que se centra más en el narrador y como de vez en cuando él se ve involucrado en la historia, que en la historia en sí. Caray, realmente necesito más comentarios del libro para intentar darle otra oportunidad, por lo pronto este va al estante de los libros que nunca termine y no pienso terminar muy pronto, quizás cuando sea más viejo y sabio me atreva a darle una revisada a ese viejo estante tan escasamente poblado.

Las lecturas de Guillermo

Los mejores libros para todos y muchas cosas más.

Araizcorre.com

Periodista y maratonista

The Velvet Books

Un lugar para compartir las historias que viven en los libros, narración oral y más

La Remington

de R. de la Lanza

Malas Costumbres

Somos una comunidad de entretenimiento e información para mujeres jóvenes (de alma o edad) que busca darle voz a las distintas formas de ser mujer.

mariposamigrante.wordpress.com/

El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania... sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

Literatura y poesía

Revista digital irregular no apta para convencionales

Survive

Amor, Ego y Rock and Roll. Corto y directo, como el punk, pero en cuento.