Archivo

Archivo del autor

LOS CULPABLES

4 febrero, 2013 Deja un comentario

villoro“Quien calla una palabra es su dueño; quien la pronuncia es su esclavo”.

Así inicia “los culpables”, con una buena cita de Karl Kraus y el buen humor de tener la vos de Villoro en la mente. En lo personal, creo que soy medio “friki” con las citas y con los  libros que de pronto tienen soundrack de fondo, y este libro tiene un poco de las dos cosas.

Juan Villoro reúne 7 pequeños relatos sin poder de predicción,  hecho en México a fin de agregar ese ambiente tan complejo y lleno de variaciones como lo es el nuestro. Arrancando con un mariachi hipnotizado por mujeres de cabello totalmente blanco, Villoro maneja de forma bastante elegante y ácida la situación de machismo que aun predomina en la cultura mexicana; “patrón de espera” con la infidelidad haciendo fondo musical a una historia de aviones y aeropuertos; un juego que termina siendo más significativo que el fut bol en “el silbido”; la lealtad familiar en “los culpables”;  “el crepúsculo maya”,  una iguana escondiéndose en los momentos más inoportunos, con “orden suspendido” de pronto ves más allá de tu nariz, y la importancia de un billete de de $20.

Finalmente, Villoro cierra con “Amigos mexicanos”, una pequeña novela situada en la ciudad de México referente a los secuestros “exprés”, con Buñuel y todo su tinte al fondo. Pareciera que el libro es toda una tragedia, por la temática que maneja, pero asombrosamente son transformadas por el autor a esa risa, un tanto melancólica que nos permite la sociedad cuando la volvemos al cinismo. Les dejo un cachitito de “amigos mexicanos”, para que se animen a leer “los culpables”:

<Palencia observó con interés que en los apuntes aparecía la palabra “buñuelesco”. Era una clave, ¿o queé?

-Cuando un periodista gringo encuentra lo “buñuelesco en México” quiere decir que vio algo horrendo que le pareció mágico>.

Anuncios

TRILOGIA CTHULHU, HISTORIAS PRIMIGENIAS DE MIGUEL LUPIÁN

4 febrero, 2013 36 comentarios

cthulhuPara algunos de nosotros, la literatura del maestro H. P. Lovecraft  ha pasado a formar parte importante de nuestras vidas, y ni hablar de Cthulhu que para muchos también es uno de los personajes favoritos de la ficción en terror del autor, de hecho hay quienes conocen poco o nada de él pero identifican los famosos tentáculos de Cthulhu en diversas historias que lo toman como inspiración para crear este ambiente escalofriante , como en los cómics de Hellboy un tanto implícito, o en South Park explícitamente ayudando a Cartman a eliminar a gente jodida (uno de ellos fue Justin Bieber, jeje).

El punto es que aunque todavía hay quienes no saben de lo que hablo, Cthulhu se ha convertido en un fenómeno en estos tiempos, encontrándonos desde las pantuflas hasta el separador de libros en forma de tentáculo, punto de mofa que de pronto toma Miguel Lupián en sus pequeñas historias con un humor finísimo y entendible aun si no has leído a Lovecraft, aunque si lo has hecho cada microhistoria será aun mejor.

No agrego demasiado de la trilogía porque hacerlo sería contar todo el librito, es muy pequeño pero con excelente contenido. Se compone de tres fases de las cuales agregaré un solo “tuit” (digo tuit porque me parece que la idea original nace en twitter), aquí 3 bocados de las geniales extravagancias de Lupián:

CTHULHU SUEÑA:
12. Cthulhu sueña que es un simple oficinista aburrido que sueña con ser un dios primigenio vengativo.

CTHULHU DESPIERTA:

37. Cthulhu despierta y decide comerse a todos los que pronuncian mal su nombre… en cuestión de días, la Tierra queda desolada.

CTHULHU MUERE:

99…. Mejor no les arruino el final… 83. Cthulhu muere esperando que le regreses la llamada.

Si les va interesando conocer todos los “tuits” pueden encontrar a Lupián en Twitter como @mortinatos  🙂

Julie London

22 enero, 2013 8 comentarios

Violetta esta justo ahora con muchisimas ganas (y herramientas) de añadir una nueva entrada, aunque a punto de la disociacion (ganas de partirse en unas 10) para cubrir tantas actividades que tiene, pero no abandona el blog y deja a la relajante Julie London para una excelente tarde. Disfruten 🙂

Categorías:Varios Etiquetas: ,

“Más de lo que te imaginas” Cuentos perversos

29 diciembre, 2012 4 comentarios

Más de lo que te imaginasUna de mis mejores adquisiciones en la FIL (Feria Internacional del Libro) fue sin duda la compilación de cuentos  “más de lo que te imaginas”, siendo Paola Tinoco la anfitriona que invitó a estas mentes perversas a pasar a su morada y relatar 12 escalofriantes historias.

El primer cuento, “selección natural” corresponde a Rosa Beltrán; protagonizado por una mujer que “se hace la loca” a favor de no ser eliminada por su marido quien alimenta a cada día sus alucinaciones con un poco de ayuda del guardaespaldas, aunque, al final… nadie sabe para quien trabaja.

Luego aparece Alberto Chimal con “Manuel y Lorenzo” amigos lejanos geográficamente pero con gustos excéntricos similares, alienándose en la web para provocar situaciones “gore” dignas de ser grabadas y compartidas por los fieles amigos, el final es perturbador y es mejor no arruinarlo adelantando partes de la historia.

David Miklos comparte “alta tensión”, para esos que tanto odiamos las lagartijas, las descripciones a detalle de cada tipo erizan la piel tras cada palabra.

Leer más…

Los niños de Paja

6 diciembre, 2012 Deja un comentario

Mi siguiente adquisición de este año fue “Los niños de paja” de Bernardo Esquinca, comencé a leerlo a la par con “ojos llenos de sombra” (por lo general leo dos libros a la par), y al final ya no sabía cual tomar, ambos enganchan bastante, Bernardo por su parte, inicia con cuentos cortos antes de llegar a la historia central, pasando desde un investigador que resuelve asesinatos gracias a la estructura y rastro de los insectos (entomólogo forense), hasta pacientes psiquiátricos del pabellón 27, son 8 relatos que llevan al borde del escalofrío y del temor a leer en una habitación a solas pero de las cuales no quitas el dedo del renglón, sin parar de hojear hasta que te topas con “los niños de paja”…

Es una atmosfera extraña muy a lo Stephen King pero totalmente habituada a las costumbres y cultura mexicana, esos niños perdidos muy a lo Peter Pan que terminan repudiando al mundo adulto, con rituales que en un niño común y corriente pueden parecer de lo más tierno pero que en un niño de paja causa pavor, al terminar el relato no volverás a ver a tus pequeños hijos y sobrinos igual… pequeñas mentes retorcidas.Imagen

Categorías:Varios

Mis ojos llenos de sombra…

6 diciembre, 2012 1 comentario

oooConocí a Raquel Castro vía twitter gracias a la recomendación de BEF (Bernardo Fernández) autor de “Hielo Negro”, novela que me enganchó desde sus primeras páginas el año pasado, por lo que deduje que si BEF recomendaba a Raquel era una buena señal.

Estábamos a un par de meses de que fuera la FIL e inicié mi interacción con Raquel, lo que más recuerdo es que platicábamos sobre Candy-Candy, Heidy, Sandibell y otras caricaturas de la época (año del caldo, lo sé, pero eran buenas), al final terminamos haciendo un medio diagnóstico de las susodichas, los complejos y trastornos que terminaban teniendo a causa de su desgraciada vida de telenovela caricaturizada, pues bien, me vi más motivada a leer la reciente obra de Raquel, la cual además había ganado el premio Gran Angular (al parecer muy reconocido en el mundo de la literatura infantil y juvenil). Y entonces ganó a ser mi primer libro leído del año…

“Esta es la historia de una decisión. O de una decisión más bien”.

Así inicia la reseña de la vida de Atary, una chica de bachillerato clase mediera que a su vez estudia música pero además tiene una banda de “dark” la cual es liderada por uno de sus hermanos, Mario.

Raro suena el nombre de  Atary, la menor de 3 hermanos, Mario y Luis (Mario y Luigi como los personajes de Mario Bross); lo que pasa es que el papá es ese adolescente eterno amante de los videojuegos, ya va cuadrando la cosa, ¿no? Y claro, la mamá es esa señora despegada del hogar que vende Mary Kay, frustrada por sus pocos logros en la vida ahora medio rellenos con las charlas motivacionales de su empresa de cosméticos MK.

Rata (Atary), nombrada así por Mario se encuentra en una difícil situación, no logra decidir si aceptar viajar a Rusia tras una beca ofrecida por la escuela de música y abandonar vida, banda, amigos y familia o quedarse con todo eso y desaprovechar tan interesante oportunidad. Básicamente esta es la trama de la novela, probablemente simple para algunos, pero lo genial y atrapante de la historia es, que en mi caso, logré trasladarme al lugar y la edad de Atary, como si fuera ese típico diario que escribes en la secundaria o en la prepa, donde descargas tus miedos, alegrías, amores y frustraciones.

Hay varios personajes y momentos que no quiero mencionar para no arruinar lo hermoso de la novela, (pues aunque no es nada cursi  y aparentemente toda negra y poco emotiva, arrancará una lágrima a mas de alguno) pero si puedo añadir, que si quieren reír, llorar, emocionarse y vibrar con una historia, esta es la adecuada.

Un buen motivo para llenar esos ojos de sombra…

6 diciembre, 2012 Deja un comentario

Violetta y Raquel Castro

Llegó la FIL (Feria Internacional del Libro) y con ella nuevas adquisiciones a mi rincón de lectura. El año anterior decidí iniciar mi año de literatura en el último día de la FIL, es decir, comenzar a contar cuántos libros leo al año a partir de esta fecha, sin embargo el año pasado olvidé llevar un registro, no le tomé mucha importancia y no tenia motivación suficiente para hacerlo hasta que me metí como la humedad en el blog de Esagui, que ahora también es mío, muajaja, en fin…

Mi primer libro del año fue difícil elegirlo, pues traía la mochila llena con varias adquisiciones interesantes (Juan Villoro, Fadanelli, Bernardo Esquinca, Alberto Chimal, Elenita Poniatowska…) y quería empezar “con el pie derecho”, en las páginas correctas que me motivaran ahora si a darle a un record que anda por ahí de leer 50 libros por año, pues bien, la fil termino hace unos días y ya voy para mi tercer libro, pero antes de hablar de mis adquisiciones y aventuras de la fil quiero darle un lugar especial a Raquel Castro y a sus ojos llenos de sombra, en breve mi comentario del libro…

Los mitos que nos dieron traumas y cien discursos de identidad nacional

16 noviembre, 2012 2 comentarios

Pues bien, como comenté en mi aportación anterior (intro a los mitos que nos dieron traumas), en esta entrada no solo hablaré de mi opinión del libro a nivel psicológico, prácticamente eso lo he deslizado a un segundo plano, la idea primordial es aterrizar los pensamientos de algunos pensadores de antaño que ya han opinado del tema y cuál es la diferencia entre ellos, este nuevo libro, con este “nuevo” esquema  y que termina saliendo de todo eso, más o menos.

La cultura no se mueve como un robot que tiene muchos componentes, sino como una música que es de una sola pieza interminable. Ya estamos cansados de tanta inteligencia y tan poca sensatez dice Pablo Fernández Christlieb y precisamente esta frase pasaba por mi mente cuando terminé “Los mitos que nos dieron traumas” ¿Por qué? Pues va…

Se ha hablado hasta el cansancio del tema, nuestros traumas han pasado por la pluma de Samuel Ramos, Roger Bartra, Octavio Paz, José Gorostiza, Ermilio Abreu Gómez, Carlos Fuentes, Sheridan, Jorge Ibargüengoitia, Emilio Uranga, José Gaos y bueno, hasta Erich Fromm (un pilar importante en el libro de Zunzunegui) ha metido su cuchara. Y en 2012 por si ya se había olvidado todo lo dicho aparece Juan Miguel Zunzunegui para rememorar.

Voy de lo antiguo a lo novedoso solo para contextualizar:

Para 1934 Samuel Ramos decía que el mexicano padece de un complejo de inferioridad, como apuntando a que eso de la psicología es buen morbo alimento informativo a la sociedad, además tomó como puntos base a Adler (psicoterapeuta y médico) y a Young (psicólogo y psiquiatra) para explicar las neurosis mexicanas.

Con 15 años transcurridos aparece Paz y retoma la frase, colgándole el molcajete y su estilo: “en el fondo del sentimiento de inferioridad yace la soledad (qué bonito suena); de allí que el mexicano se proteja de la realidad con múltiples máscaras” (o arquetipos según Young).

Bartra agrega como dando la última palabra en 1987, que las más diversas expresiones de la filosofía de lo mexicano giran en torno a esa idea, y en base a esta pequeña explicación se han desmenuzado un sinnúmero de interpretaciones. Que la cultura mexicana de la primera mitad del siglo XX creó el arquetipo de un mexicano primitivo, bárbaro, ignorante y proletario. Y entonces hace un ejercicio interesante en el que sienta en un austero café a un  puñado de intelectuales a ejercer su opinión del gastado tema. Sintetizo la idea de algunos:

-Emilio Uranga pelea a Ramos que el mexicano no es “idealmente insuficiente” sino idealmente inferior.

-Paz repela que ni una ni otra, que el mexicano solo tiene la sensación de soledad pero Ramos lo calla diciendo que él solo habla de máscaras.

-Leopoldo Zea agrega que no debemos crear una máscara más, la del mexicano o lo mexicano, que sirva nuevamente para ocultar esa realidad humana que con tanta  dificultad ha podido hacerse patente.

En una mesa vecina 3 extranjeros que han escuchado la conversación comentan:
– Cuando los intelectuales mexicanos describen su carácter nacional, casi invariablemente se describen como una nación de mentirosos, de destructores buscadores de poder, de sufridas mujeres resentidas y de engreídos hombres de presa- dice Michael Maccoby

-Si- afirma Gordon W. Hewes- consideran los rasgos de los más desamparados como símbolo de toda la nación.

– Uno de estos intelectuales, Octavio Paz, parece creer que todos los mexicanos son sádicos. Según los datos de nuestra encuesta sólo el 30% de los hombres tienen tendencias sádicas- dice Erich Fromm.

-Además- agrega Maccoby- tengo la impresión  que los autores mexicanos subestiman los efectos de vivir a la sombra de Estados Unidos en los sentimientos de inferioridad.

Creo que aquí Sheridan cerraría con su satírico: “a mí no me incluyan”.

Y entonces regreso a 2012 donde parece ser que la vida nos sonríe y Zunzunegui ayudará a curar el trauma de la conquista, todo esto en 5 sesiones de psicoanálisis que ayudarán a superar el pasado.

En la primera sesión el autor viaja al inconsciente del mexicano, en la segunda trabajan con los traumas de la conquista, la tercera es sobre traumas guadalupanos, la cuarta traumas revolucionarios y en la última sesión se otorga el diagnóstico al señor México.

Me gusta el inicio del libro, (me suena muy a Jorge Ibargüengoitia) asomándose el humor tan característico del autor (que tanto me gusta), llevando a la identidad nacional hasta el punto de lo ridículo y tosco como técnica psicoterapéutica, cumpliendo así el texto humorístico una doble función: mostrar el empequeñecimiento que implica vaciar en esos moldes los ingredientes esenciales de la cultura nacional, y el absurdo de buscar en él oráculos sobre el origen y destino del país.

 

A mi parecer, las sesiones terapéuticas que Zunzunegui maneja, son muy básicas, mucho más por ser psicoanálisis, pero eso la sociedad no lo sabe, y si lo sabe no le importa, lo que le importa es la cura, a como dé lugar, esa es la parte brillante del libro, que da solución como buen libro de superación personal a modo de mofa, pues en el imaginario social al parecer gustan mucho estas soluciones.

 

Otra cosa muy buena del libro es la sencillez con que se desarrollan las palabras,  como para entrar al más profundo rincón de los hogares mexicanos, como esas canciones de Luis Miguel, que son tan del dominio popular, tan cotidianas.

 

Y con lo anterior entro un poco en conflicto, pues hay partes que comprendí hasta tener leído todo el libro, por ejemplo que para que este tipo de textos realmente sean leídos se requiere precisamente la estructura que le dio el autor pero definitivamente hubo un discurso dominante que apareció de la primera página a la última, y es ese cansado juego de palabras del siempre y el nunca:

 

–   El mexicano siempre es la victima

–   El mexicano nunca gana en el futbol

–   El mexicano siempre será marginal, pobre, tarado, analfabeta, rata, flojo. Y para no gastar saliva, inserte su comentario ofensivo aquí___________________

 

Y entonces ahí va la masa tonta a decir, “si, es cierto, así somos TODOS los mexicanos”, que los cangrejos, que el axolotl, que los derrotados, que los hijos de la chingada (dependiendo del autor de su preferencia), y hay cierta razón en eso, mexicanos así los hay, el problema es que hasta finales del libro el autor deja de decir que “TOOOODOS los mexicanos”, cambiando por “el mexicano promedio”, y diciendo algo que me pareció molesto:

“Y es que el mexicano promedio de hoy, el cotidiano, EL QUE NO SE DEDICA A LA HISTORIA, y solo aprendió los mitos y traumas, tiene esa tendencia inconsciente a sentirse más indio que español.”

 

Y entonces el autor es historiador, y me suena a que todos los mexicanos somos ratas, idiotas, conquistados, flojos, bla, bla, bla, menos el (es mi percepción).

 

Pero en fin, es una opción más a conocer cómo anda “la identidad del mexicano”, un tanto repetitiva a mi parecer, quiero creer que fue otra estrategia del autor, queriendo crear la sutileza que caracteriza a Paz, pero a mi parecer no lograda, Zunzunegui tiene ese humor ácido que lo hace muy él, es mejor que no se meta con las sutilezas, creo no encajaron muy bien.

 

Es un buen libro sobre el tema, no el mejor que he leído, (ni aun metiendo “psicoanálisis” a lo Fromm) pero como comparativo es bueno. Hoy el discurso dominante del mexicano promedio sigue vivo, pero también es cierto que en la era donde la información fluye como el agua van creciendo a la par mexicanos más conscientes, o habremos mas personas conscientes que vamos dejado la mentalidad del héroe agachado, por lo que sí dejo para el final y que probablemente a muchos tras leer este libro nos pasará por la mente en lugar de decir, “si es cierto, así somos los mexicanos” prefiero decir como Sheridan: “a mí no me incluyan”, o como dice Brozo, “no nos metas en el mismo costal”

Intro a “Los mitos que nos dieron traumas”

15 noviembre, 2012 Deja un comentario

¡Uff!, este título me sonó, desde la primera vez que lo escuché, a que iba a vender muchos ejemplares, del montón de mexicanos que proyectarían sus traumas y esperanzas en un libro de superación personal, perdón, de superación del pasado, cita el autor como subtitulo (“México en el diván: cinco sesiones para superar el pasado”), evidentemente me pareció divertidísimo el titulo, puesto que, he de contextualizarlos, he leído un par de obras del autor y me han parecido geniales, dada la genial acidez de su humor y toque sarcástico que brinda en sus letras. El Doctor Juan Miguel Zunzunegui además tiene cierto encanto en la redacción para entretejer la mente del lector junto con la de los personajes, y terminas sintiendo lo que ellos, comiendo lo que ellos, y pensando lo que ellos…

En esta ocasión me vi un poco decepcionada de la obra, no por ser mala si no porque esperaba mucho más. Pero antes de dar mi opinión respecto al libro dejo un enlace de este mismo blog en el cual Igdian habla del libro desde el contexto histórico en el cual no profundizaré ya que mi idea es más que hablar de la psicologia del mexicano, tema gastadisimo, surcido y resurcido, mostrar los panoramas diversos que existen sobre el punto descrito en el libro desde diversos autores antaños a Zunzunegui. y permitir a uds. formarse una opinion propia no solo

Porque hay más que mediocres en México…

del libro sino de la realidad del imaginario social mexicano.

Recomiendo  revisen la crítica de Igdian que menciono antes de la mia, la cual esta ya cocinándose en estos instantes para subir en breve.

Aquí la liga

V for Vendetta

5 noviembre, 2012 Deja un comentario

Remember, remember the Fifth of November,
The Gunpowder Treason and Plot,
I know of no reason
Why Gunpowder Treason
Should ever be forgot…

En el imaginario social  se vislumbra al gobierno por encima del pueblo, como ese gran gigante difícil de derrocar y al que hay que obedecer temerosos de los castigos que éste pueda propinarnos, o al menos eso aun se veía hace un par de años. Pues bien, qué mejor cinta para ver el día de hoy, 5 de noviembre, que V for Vendetta. No solo por la fecha sino por el contenido tan acorde a la forma del pensamiento del día de hoy.

Ayer justo terminé de leer “los mitos que nos dieron traumas” (poniendo a México en el diván) de Juan Miguel Zunzunegui, de lo cual no profundizaré sino hasta mi siguiente entrada, pero recordaba al teclear, esta mentalidad de la que hablo, en la que  hoy por hoy parte del pueblo deja de ser oprimido, pero bueno, dejo esta perorata pendiente para adentrarme a la película.

Además de ser, a mí parecer, una película con excelente guion (aunque el escritor, Alan Moore no estaba muy de acuerdo con los guionistas) es una buena adaptación de la novela gráfica en la que se respetan los simbolismos y agregan algunos más siendo los nuevos  la sal y pimienta que requería la novela.

La historia se desarrolla a partir de un 4 de noviembre, las primeras escenas se remontan a 1605 siendo Guy Fawkes el parteaguas para el surgimiento de la conspiración de la pólvora o Gunpowder Plot, la cual fue un complot organizado  por un grupo de trece católicos ingleses con Catesby, y Fawkes a la cabeza para matar al rey Jacobo I, su familia, y la mayor parte de la aristocracia protestante volando las Casas del Parlamento durante la Apertura de Estado un 5 de noviembre de 1605.

La narradora habla metafóricamente de la importancia de una idea, más que lo que pueda lograr un hombre con sus acciones, estas pueden morir con el hombre, con la masa, pero las ideas prevalecen a través de los años, y la ficción se desenvuelve a través de esa idea, de los ideales de ese hombre…

V es ese arquetipo que de pronto existe en todos nosotros, en algunos más, en otros menos pero que despierta tras esa quinta sinfonía, esos destellos de furia que nos llaman de afuera a dejar de temer a los gobiernos, a quien nos calla y nos oprime.

Es ese experimento fallido, poco ético que nos salió mal, y que probablemente nos avergonzamos de él, es nuestro par antitético, esas máscaras que usamos ante la sociedad de pronto sonrientes con ojos vacíos, cuchillos que aniquilan a los creadores de lo que nos hemos convertido.

“Los gobiernos deben temer a sus pueblos”, quienes repudian esa idea y la cinta por ser “ultra-violenta” probablemente no logran entender el mensaje real y la metáfora de la aniquilación.

Y no explico toda la historia para evitar arruinar a quienes no la han visto. Dejo un fragmento del guion con la fabulosa voz de Hugo Weaving

«¡Voila! A la vista un humilde veterano del vodevil mostrado erróneamente como víctima y villano por las vicisitudes del destino. Este aspecto, sin ser producto de la vanidad, es el vestigio de la vox populi ahora extinta, desaparecida. Sin embargo, este aspecto valeroso de un pasado olvidado se yergue reanimado y ha jurado acabar con las sabandijas corruptas y malvadas que defienden la ley y persiguen en forma violenta y voraz la libertad de expresión. El único veredicto es la venganza, la revancha que se ha mantenido no en vano por su valor y veracidad, y la confianza de reivindicar a los vigilantes y virtuosos. Por ende, esta mezcolanza de complicada verborrea. Sólo permíteme agregar que es un gran honor conocerte y puedes llamarme “V”».

https://www.youtube.com/watch?v=qEEKxKoP2_k&feature=related     <- – – – – –  Link para escuchar el discurso

Araizcorre.com

Periodista y maratonista

The Velvet Books

Un lugar para compartir las historias que viven en los libros, narración oral y más

La Remington

de R. de la Lanza

Malas Costumbres

Somos una comunidad de entretenimiento e información para mujeres jóvenes (de alma o edad) que busca darle voz a las distintas formas de ser mujer.

mariposamigrante.wordpress.com/

El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania... sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

Literatura y poesía

Revista digital irregular no apta para convencionales

Survive

Amor, Ego y Rock and Roll. Corto y directo, como el punk, pero en cuento.

Algolágnico

by Getzemaní González Castro