Inicio > Libro Finalizado, Libro Nuevo > Fin. Efecto tequila. Élmer Mendoza.

Fin. Efecto tequila. Élmer Mendoza.

(La entrada inicial y reseña a este libro es esta única entrada)

A Élmer Mendoza lo conocí en la pasada edición de la FIL de Guadalajara. Fue en la conferencia para la presentación del más reciente libro de Pérez-Reverte acompañado de Mendoza, fue ahí que encontré el peculiar vínculo entre ambos; historias negras, narcos, cantinas, lugares de strippers y mucho alcohol a su alrededor. Todo eso en divertidas historias sobre sus aventuras en Sinaloa acompañados de extranjeros aterrorizados por la actual situación del país, ¡de esa ciudad!
Me encontré con un tipo bastante divertido y, aunque Pérez-Reverte no logró motivarme a salir a comprar su libro, Mendoza sí. El primer acercamiento fue con Besar al detective y, aprovechando una oferta de Sanborns seguí con Efecto Tequila por 100 pesos, lo que creo es una buena oferta.

Efecto tequila es una novela que pone la primera barrera (muy alta por cierto) desde la primera página. Y si no compartes el humor negro del autor llegar a la mitad del libro y soportar lo que sigue será la prueba de fuego.
La manera de escribir es totalmente un experimento, una vía para romper el lenguaje y hacerlo muy a su manera, casi como la peculiar manera del personaje principal de hacer las cosas.
Un pequeño ejemplo:

“Y deja de ofender a las mujeres, tarugo, lo apostrofa, Estoy harta de los mexicanos, son unos patanes, unos hipócritas, se la pasan prendiéndome veladoras pero cuando se trata de nosotras son brutales, y no olvides que naciste de una que es una maravilla de comprensiva y consentidora, se encrespa, Sí, farfulla, Te ensañas conmigo pero bien que permites un montón de curas pederastas y lujuriosos, ¿qué esperas para meterlos en cintura? Obséquiales muñecas y muñecos inflables, Te callas, exige la Guadalupana, No pierdas la cabeza que todavía te esperan noches aciagas en que desearás no haber nacido, Prometo portarme bien si me regresas a Elena, Ella no quiere vivir con idiotas, ¿Ya se te olvidó? Sin embargo, para que no me estés fastidiando, la pondré una vez más en tu camino, sonríe como la Gioconda.”

Es el fragmento más “sencillo” que encontré. Hay otro donde mezcla descripciones de terceros, pensamientos de todos los involucrados más la voz cantante del narrador, mientras que en ciertas ocasiones nos encontramos con salas de chat caóticas a las cuales cuesta trabajo desentrañar el verdadero mensaje. Tal como es su función.

Insisto, va de la mano de la peculiar manera de ser de Elvis Alezcano, un hijo de un par de ancianos que fuman marihuana en cantidades industriales y pasan el tiempo recordando cuando conocieron a Jimi Hendrix.
Un personaje por siempre enamorado de un pasado que ya fue, que se le escapó pero por el que siempre luchará por volver, al menos en su mente. Mente plagada de comerciales porque en la casa y en la oficina, tenga usted Vitacilina, ah que buena medicina, cosas así, venidas de no se sabe dónde todo México es territorio Telcel llegando sin anunciar y solo atrofiando la lectura. Las drogas le debieron freír el cerebro.
Sí, caótica, difícil, al punto de quererla abandonar, pero esas chispas de humor mexicano, esas carcajadas a media lectura compensan todo. Además ¿cuándo fue la última vez que vieron a un James Bond mexicano? Que ni lo es, ni lo quiere ser, pero hace lo que tiene que hacer con tal de obtener su recompensa por la misión: una cena para sus padres con Mick Jagger, con quien su mamá tuvo una aventurilla, y él estará encantado de reunirlos de nuevo.

Elvis Alezcano es un ex agente, retirado, dedicando su tiempo a la localización y re-captura de autos robados. Vida aburrida y sin sobresaltos. Hasta que llega su antiguo jefe y lo mete en un complot internacional que lo lleva de México a Cuba-España-Brasil-Argentina en la búsqueda de una caja, que nadie sabe que tiene pero que puede detener una intentona de golpe de estado en Argentina.
Ah chinga ¿y eso cómo? Pues para averiguarlo hay que seguir leyendo como se infiltra al más puro estilo 007 en organizaciones, casas amuralladas de máxima seguridad, destruye complots y se inmiscuye en otros de los cuales no tenía ni idea. Y siempre, al estilo Hollywoodense, con una frase ingeniosa entre todo el caos, o un buen comercial porque… soy totalmente palacio.

La lectura es una relación amor/odio peculiar. Cuesta entender, cuesta seguir, el cabrón de Elvis es un pendejazo enamorado, que tal vez porque me recuerda a mí me cautivo más, pero las mañas que sea da, los complots complejos y medio sin sentido, además de la capacidad cabrona para salirse con la suya te hace seguir leyendo. Y es que quieres saber cómo sale de la putiza que le están metiendo en un sótano, quieres saber si se va a ligar a la vecina con su charla de libros o saber si la compañera de trabajo se va a dejar bajar los calzones, y hablando de calzones, quieres saber sobre esa manía peculiar con los calzones de Elena jajaja

Sí, esta reseña no es nada comparado con el nivel de caos entre las páginas del libro. Solo es un burdo remedo.
Pero tiene esa sangre culiche, ese sentimiento norteño, mexicano, que te atrapa y te hace seguir. Claro, después de dejarlo un par de días y darte por vencido por esas páginas que no entendiste y que al final no sabías de qué iba la trama… para al final comprender todo. Con un final como pocos… como muchas películas de Hollywood en la televisión un domingo por la tarde.

Es un excelente experimento literario que no me gustaría volver a repetir para leer. Élmer Mendoza demuestra de nuevo que sabe jugar y hacer un excelente trabajo con la novela negra, dando a los mexicanos esos tintes nacionales que enganchan, como un buen tequila, como un buen mariachi. ¿Y los extranjeros? Si le tienen paciencia se entretendrán, no me cabe la menor duda.

No es el mejor libro de Mendoza para comenzar a acercarse a sus letras, pero si es una de referencia y que vale la pena leer.

Anuncios
  1. 24 julio, 2017 en 6:05 PM

    Hacía mucho que no me daba la vuelta, y me da gusto que sigas con tus reseñas. Felicidades.
    No recuerdo si algún día te agradecí la que hiciste de mi libro de tiras cómics, por si no o por si sí, va de nuevo: Muchas gracias.
    Saludos.

    Me gusta

    • 25 julio, 2017 en 8:29 AM

      Pues sigo, aunque con dificultades. Prácticamente todo este año ha sido trabajo bajo presión propia pues lucho contra la apatía de hacer algo que no le veo mucho futuro. Luego me dan ganas de seguir haciendo las cosas por amor al arte y aquí me tienen. No he encontrado la motivación correcta para hacerlo algo constante, por fortuna aún no encontrado la fuerza para presionar el botón y abandonarlo todo. Así que ahí va la cosa.
      No hay nada que agradecer. Como ferviente nacionalista que soy, siempre me ha gustado estar al tanto del trabajo de los connacionales, además de darle la mayor difusión posible pues entiendo lo complicado que es ganarse la vida en el México de hoy. Súmale a eso que tienes un trabajo de gran calidad, era necesario aportar algo para que más público te conociera.

      Un fuerte abrazo Guffo.

      Me gusta

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Araizcorre.com

Periodista y maratonista

The Velvet Books

Un lugar para compartir las historias que viven en los libros, narración oral y más

La Remington

de R. de la Lanza

Malas Costumbres

Somos una comunidad de entretenimiento e información para mujeres jóvenes (de alma o edad) que busca darle voz a las distintas formas de ser mujer.

mariposamigrante.wordpress.com/

El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania... sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

Literatura y poesía

Revista digital irregular no apta para convencionales

Survive

Amor, Ego y Rock and Roll. Corto y directo, como el punk, pero en cuento.

Algolágnico

by Getzemaní González Castro

A %d blogueros les gusta esto: