Inicio > Libro Finalizado > Fin. El choque de civilizaciones.

Fin. El choque de civilizaciones.

(Los comentarios iniciales los puedes encontrar aquí)

Es un libro bastante difícil de reseñar. Llevo días que lo terminé pero tengo ideas en constante conflicto; algunas nuevas luchando por emerger mientras otras antiguas se atenúan, ideas provenientes de video o textos en internet, ángulos que no había analizado, múltiples “borrón y cuenta nueva”, arrggg!!!!
Supongo, y es una de las conclusiones más frecuentes, que es difícil de reseñar por el hecho de generar grandes etiquetas: busca definir a un gran sector del mundo bajo cierto criterio, lo cual siempre me ha parecido una técnica errada. Sin embargo hay etiquetas, u ocasiones donde éstas son necesarias, y al menos para la idea básica del libro, lo que hizo Huntington es muy acertado, incluso creo que más que Fukuyama, aunque hablen de cosas un poco diferentes.

Ambos escritores ya mencionados (Fukuyama y Huntington) me parecen sufren lo que Nietzsche padece de manera constante cada que se le descubre bajo la (hasta cierto punto absurda) simplificación de “Dios ha muerto”. Y sí, Fukuyama defiende el Fin de la historia con un libro que pretende ampliar lo dicho en ese primer ensayo que fue simplificado a ese pequeño título. La misma historia con Huntington. Caemos en los mismos pecados, ponemos etiquetas y simplificamos innecesariamente, llevándonos a no comprender en absoluto la idea completa planteada. Todo, por no leer ni el ensayo, ni el libro de manera completa.

Para Huntington el avance de la humanidad llega a un punto en que se conjunta en civilizaciones y, como nos ha enseñado la historia, estás tendrán que enfrentarse a falta de otro enemigo superior, para luego de ello quizá aprender. La segunda guerra mundial sirvió al menos como mal ejemplo a no repetir, para así facilitar lo que ahora conocemos como Unión Europea. Tal vez en algún punto tengamos alguna especie de Unión Mundial mucho más efectiva, equilibrada y responsable que la ONU. Huntington ahonda bastante en el tema.

A comienzos de la lectura, luego de plantear las razones del libro, comienza a delimitar las 9 civilizaciones existentes en el mundo (Nota: siempre es su visión del mundo): Occidental, Ortodoxa, Latinoamericana, Islámica, Hindú, Sínica, Japonesa, Africana, Budistas. Luego comienza a dar sus razonamientos de porque están conformados así y los posibles cambios que puedan existir, para después dar paso a los conflictos que se desarrollarían entre ellas y las implicaciones que esto puede tener a diferentes escalas.

Y lo anterior no me parece nada absurdo. Incluso con su burdo ejemplo del inicio, desarrollo y desenlace de una tercera guerra mundial, me pareció con fuertes fundamentos y bastante posible. Así que no es despreciable su lectura. Es una visión presentada para entender mejor el mundo y como se desarrollan ciertas situaciones que, algunos de nosotros simples mortales, no terminamos de dominar. Bajo el apoyo de la lectura muchas noticias del orden mundial nos serán más claras.
Solo con otro libro me había pasado algo similar: El manual del dictador de Bruce Bueno de Mesquita y Alastair Smith. Con él aprendí mucho de política, sobre todo, los motivos de ciertas decisiones tanto en las democracias como en las dictaduras, descubrí patrones que, aunque ya los había observado, no los había identificado como tal. Y, en una democracia como la mexicana, fui capaz de ver con nuevos ojos la política local y por qué es tan difícil desarticular a un dinosaurio como es el PRI.
Es decir, y aunque no nos guste, hay ciertas cosas que suceden estemos de acuerdo o no. No hay cabida para le ternura, y no todo puede ser totalmente blanco o negro… eso debí aprenderlo desde Juego de Tronos, ahora pude cimentarlo de mejor manera en el mundo real. Claro, otra máxima que me parece yo ideé, al menos no recuerdo haberla leído en algún lado, y no la he encontrado actualmente: Las cosas malas pasan, mientras más pronto aprendamos y aceptemos esto, mejor podremos vivir, incluso sobre esas cosas malas.

Ahora bien, El choque de civilizaciones no es totalmente “válido”, tiene una fuerte carga pro-occidental, y me gustaría hacer énfasis en la tendencia de apoyo total a Estados Unidos. En los comentarios de la entrada inicial me hicieron ver esto con el documento que me recomendaron (aquí lo pueden descargar. Y pueden saber más al respecto en los comentarios de la nota dando click aquí), el cual anexo de manera visual en la imagen con que inicia esto. ¡Pero es totalmente entendible! Los intereses Estadounidenses siempre serán en pro de ellos; así fue en tiempos de las trece colonias, así fue en el periodo de expansión bajo su “destino manifiesto”, demostraron ser “poseedores” del él con la inevitable invasión a México, lo reafirmaron con la doctrina Monroe (América para los americanos) y lo impusieron al mundo luego de las grandes guerras autodenominándose “la policía del mundo”. Por favor, no pidas que ahora, en este siglo, presenten un cambio a su “política” que llevan gritando por dos siglos y medio. Entre más pronto entendamos esto, más pronto podremos “consumir” a los gringos de una manera en que no nos zombifique pero tampoco nos provoque el vómito a sus ideas. Como todo en la vida, tienen ciertos punto válidos, y son tan pocos porque, de esos pocos la mayoría tienen que ver con seguir sojuzgando a muchas otras naciones.

Leer sobre Estados Unidos (mientras no me gane el inconsciente seguiré evitando llamarles América) deber ser bajo la misma filosofía que ellos aplican al mundo; tomar lo necesario, re-adaptarlo a nosotros, explotarlo al máximo y permitir evolucione en el nuevo contexto. A ellos les ha funcionado a lo largo de estos siglos ¿por qué no intentarlo nosotros? ¿O solo por ser ideas Estadounidenses vamos a despreciarlas sin más? Desde ahí cometemos un error de muerte.
Sí, El choque de civilizaciones intenta dar sustento a la islamofobia, incluso acrecentarla. Pero no están del todo equivocados, es una cultura/religión que ha nacido en la constante belicosidad que como primeras opciones siempre toma esa ruta, en lugar del dialogo al que estamos acostumbrados. Sí, intenta aislar aún más a Asia mientras, al mismo tiempo, intenta fragmentarla para así evitar un poder hegemónico en la zona que pueda luchar contra su control mundial. Un poco se toca también de los intentos por evitar que Europa se unifique sola, al menos que esta unión no signifique dejar fuera a EEUU, por ello, ser de “occidente” requiere tomar los dos continentes y forjarlos en uno solo.
Y claro, también está equivocado en casi todo: poner una sola etiqueta al “mundo musulmán” es un grave error, el Corán es bello aunque tiene tintes violentos, la manera de interpretarlo y llevar la fe es distinta, así como lo es en la religión católica, ortodoxa y judía, bueno, cualquier religión puede ser víctima de los excesos. Considerarlos a todos los musulmanes iguales, y con ello distintos de nosotros, es absurdo. Me recuerda mucho a una máxima escuchada no sé dónde “mientras ellos tratan de tapar a sus mujeres, nosotros tratamos de destapar a las nuestras. Entonces ¿quién está mal?”. Aceptar, convivir y mediar entre las múltiples culturas tendrá que ser la pauta, pero para ello, tristemente, considero que será necesario el enfrentamiento al que tanto teme el autor.

Podemos optar por la multi-cultura pero ello siempre generará múltiples desafíos. ¿Qué pasa si un grupo de pensadores contrarios toma el control? ¿Qué hacemos si el pensamiento sobre la esclavitud algún día cobra mayoría? ¿Tenemos que respetarlo o podremos imponernos sobre ellos? ¿Qué nos hace mejores, cuál pensamiento y/o ideal es el mejor?
La multi-cultura permite convivir entre nosotros, debatir ideas y busca la manera de evolucionarlas juntas, por ello siempre estaremos expuestos a ideas drásticas y opuestas a las nuestras. Debemos analizarlas, contrastarlas y refutar, con hechos, porque es una mala idea el apoyo a esos extremos.
La lucha siempre será constante, nunca se tendrá un momento de paz. Y espero, tengamos ahí siempre a los libros de historia para demostrar y dar peso a nuestros pensamientos, valores e ideales conseguidos a lo largo de toda nuestra historia como humanidad.

Lo anterior me recuerda el caso reciente de el presidente de Estados Unidos; Donald Trump. Por fin EEUU tiene uno tipo político como los que tanto han aquejado a América Latina, ya es momento que padezcan lo que incluso ellos promovieron en nuestras tierras.
Pero ¿los ciudadanos deben respetar y alinearse con alguien que sienten no los representa? La lucha ha sido activa en las calles y pasiva al limitarse a hacer señalamientos sobre todos sus errores. Una vez más EEUU muestra cómo actuar cuando una nación se siente defraudada: poner todas las trabas posibles, exponer errores, vigilar de cerca toda actividad e impedir algo catastrófico.
La mayoría eligió este presente. A los que no fueron mayoría y quizás ahora lo son, les toca actuar de la mejor manera. No destruyendo el sistema que los ha mantenido como lo que son, la primera nación del mundo, sino usándolo a su favor y corrigiendo los errores cometidos.
Sí, todavía nos falta mucho por aprender de los gringos.

Retomando la reseña del libro: criticar la obra, tal como se hace en el texto que me fue compartido, me parece también parte del absurdo, parte del juego de desprestigiar solo porque no es como nosotros, me recuerda lo ya dicho sobre los musulmanes.
“Es parte del imperialismo, es parte del neo-liberalismo, es EEUU, debemos alejarnos y despreciarlos pues eso solo ha demostrado causa miseria.” Sí, al menos en nuestros países. Pero para que alguien tenga privilegios debe haber alguien que esté picando piedra por nosotros.

Y no me mal interpreten, me parece que el neo-liberalismo no es la opción, y aunque últimamente he escuchado voces similares; invitando a aborrecer y hacer un retroceso, tampoco me parece sea lo mejor. Al menos a nivel local y bajo la manera tan simplista en que lo plantean.
México no puede cerrar la frontera e imaginar que es el mar que separa Reino Unido del continente, ese mar que los ha salvado más de una vez. Nosotros tenemos una de las fronteras más grandes del mundo, es inevitable que estemos bajo la sombra del representante de Occidente. Así como es inevitable que nos occidentalicemos poco a poco, la historia de EEUU estará ligada a nosotros, nos guste o no.
Sin embargo, eso no quiere decir que nos aferremos a ese cordón umbilical que nos hace parásitos de ellos. Nos hacen falta buenos gobiernos que tengan miras en crear más puentes para hacer menor la dependencia a ese gigante. Requerimos voltear a Latinoamérica y, sin soltar los lazos con EEUU, intentar influir sobre todo el resto del continente; usar la ubicación estratégica para vivir lo mejor de dos mundos, las grandes ventajas que nos da la vecindad de EEUU y tratar de imponernos como autoridad sobre el continente. Sí, un mini EEUU, suena tan así, pero es la mejor oportunidad de crecimiento para un país como México.
De no intentar lo anterior, América Latina se unirá, se consolidará como civilización y seremos despreciados de ellos. Dejándonos como el apéndice que algún día molestará tanto a EEUU que, o nos absorbe o nos destruye, y no hablo de acciones militares precisamente.

 

Todo ese “viajesote” salió… no, se reafirmó luego de la lectura de este libro. Lo mágico de él es que independientemente de la nacionalidad del lector puede tener diferentes impactos en su lectura. Es decir, no necesariamente llegarán a las mismas conclusiones aquí expuestas.
Claro, de debe comprender que tiene claras tendencias pro-occidentales y que busca del mundo un juego de pocos jugadores, dejando al resto como los tontos que los sostenemos sobre el tablero. Esto no precisamente debe molestarnos, es la cruel realidad. Si queremos cambiarla debemos, desde el grano de arena comenzar a cambiar nosotros, quizá con ejercicios como el de este blog ayudando a propagar el cambio y, entonces sí, ser una gran marea de arena que solo así podrá imponer mejores condiciones en ese tablero de juego. Nunca podremos hacerlo despreciando ideas ajenas tan solo por venir del “enemigo”, tal vez debamos aprender de Europa: aprovechar las nuevas ideas sin mirar de donde vienen y ajustarlas a nuestro entorno. Me parece es la única manera de seguir adelante y cada vez cobrar más peso, logrando así ser más influyentes para conseguir los cambios que queremos.
Por ello leí este libro, por eso intento leer de todo, incluso aquello que sé que voy a odiar. Quiero aprender, expandir mi mundo y no dejarlo a una solo óptica. Así como occidente se equivoca al intentar imponer su visión del mundo, así debemos aprender nosotros a no imponer: las ideas y pensamientos evolucionan dependiendo del terreno fértil que les prestemos, nunca desdeñemos la semilla del conocimiento: Rosa Parks nunca se imaginó que poner su trasero donde no debía desataría los grandes cambios que ahora gozamos. Quizá mal ejemplo, pero gracioso y efectivo a la vez, nunca sabes que pequeña acción puede desatar una marea de cambios.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Araizcorre.com

Periodista y maratonista

The Velvet Books

Un lugar para compartir las historias que viven en los libros, narración oral y más

La Remington

de R. de la Lanza

Malas Costumbres

Somos una comunidad de entretenimiento e información para mujeres jóvenes (de alma o edad) que busca darle voz a las distintas formas de ser mujer.

mariposamigrante.wordpress.com/

El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania... sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

Literatura y poesía

Revista digital irregular no apta para convencionales

Survive

Amor, Ego y Rock and Roll. Corto y directo, como el punk, pero en cuento.

Algolágnico

by Getzemaní González Castro

A %d blogueros les gusta esto: