Inicio > Libro Finalizado > Fin. Flores en el ático.

Fin. Flores en el ático.

Contraportada Flores en el ático(Los comentarios iniciales los puedes encontrar aquí)

Por situaciones inesperadas cuatro niños se ven obligados a vivir en un pequeño espacio en lo alto de una gran casa. Un ático que representará su mundo por tiempo indefinido y donde tendrán que aprender a vivir y sobrevivir con las consecuencias de sus actos maléficos de los que su abuela está segura harán. Resistiendo a base de roles que no les corresponde y aprendiendo a tomar los papeles que no les agradan pero, tienen que hacerlos, mamá los tiene olvidados.
Una gran villana, según Disney. Un pequeño entorno claustrofóbico que no se trasmite al lector. Un tiempo… que vuela sin apenas darnos cuenta. Un libro que… no termina de gustarme pero que tenía las mejores intenciones y todo el material para ser algo mejor. Al menos eso creo desde la comparación, otra cosa hubiera sido de no haber tenido ese otro gran libro.

Desde sus comienzos, y me refiero netamente a habitar el ático, tuve recuerdos y esperanzas interesantes. Creí comenzaría con una aventura similar, quizá, si investigaba más, descubriría que “La habitación” estaba inspirada o apoyada en las páginas de este libro. Triste fue la sorpresa al ver que Flores en el ático no solo cuenta una historia única, también narra, con un nivel inferior en comparación, esa esencia de encierro que debería transmitir al lector. Lo logra en momentos pero los cambios de tiempo y de la corta geografía hacen perder ese sentido lineal, esas escasas opciones que tienen los personajes: mientras charlan sobre lo acontecido una noche, ellos se encuentran tomando el sol fuera de la casa. ¡WTF! ¿Cuándo y cómo carajos aprendieron a salir? ¿No que mucho miedo a hacerlo? ¡Nunca se explica!
Cuando les habían prohibido infinidad de cosas, sin venir al caso ellos pueden y lo hacen, sin mayor consecuencia, eso a lo que ellos mismos tenían miedo. La vigía y cruel castigadora, la que da la impresión de observarlo todo, junto a ese Dios omnipresente que los vigila tan quisquillosamente, solo aparece en determinados momentos, juguete del escritor para puntualizar algo pero que luego no es más que una entidad de la que fácilmente nos podemos olvidar. ¿Dónde queda el terror que ella debería de crear?
¿Por qué no aprovechar eso y desarrollar más un miedo psicológico? ¡Adéntrate en sus cabezas, crece sus miedos, dale más peso a esos enclenques pequeños que físicamente ya están desgastados y son susceptibles a todo!

Y, al parecer, me estoy yendo por la rabia, deshaciéndome en cosas que no me gustaron del todo. Insisto, culpa de ello puede ser la comparación.

Flores en el ático es la historia familiar de una raíz podrida por el fanatismo religioso. Para México, y casi puedo apostar que para la mayor parte de Latinoamérica, esto puede ser de lo más común: padres fervientes que nos fastidian la religión y nos hacen presa de ella y lo peor que puede representar.
El libro plantea un idílico matrimonio; el clásico cliché de papá, mamá y hermosos hijos. Sin embargo, como en toda clásica familia gringa (cliché everywhere) hay un “secreto conservadurismo” detrás… ¡huy, excelente juego de palabras! Perdón, pero aquellos que ya leyeron el libro entenderán. Los que no, sigan leyendo, al final la reseña no es tan negativa… TAN.
Decía que… tras una gran oasis hay una gran sed… achinga, el café me tiene muy al tiro. Bueno, esta familia tiene un gran secreto, que a raíz de funestos acontecimientos se ven obligados a salir a la luz y, para seguir el cliché, quienes pagarán el precio más alto por ello serán siempre los inocentes.

La voz cantante, nuestra narradora principal, es la segunda hija del matrimonio quien a manera de diario escrito años después de lo acontecido, nos cuenta las desventuras de 4 pequeños que sufren un encierro horrible y apenas tolerable. ¡Y eso es básicamente este primer libro!
En base a los comentarios por las personas que me lo recomendaron, y algunas letras vertidas en la primera entrada sobre el libro en este blog, sé que es una saga donde, me imagino, seguirá desentrañando más los secretos y desventuras de estos pequeños. Por lo pronto esta primera etapa se centra en las aventuras acontecidas en esa “pequeña” parte de la casa donde se ven enclaustrados. Apartados no solo del mundo exterior, sino prisioneros de ellos y sus instintos: los primeros hijos presas de la adolescencia y esos cambios que, nos mueven cosas, obligados a luchar y aprender de eso que sienten y viven, y, al mismo tiempo, jugando roles que no les corresponden, ahora son padres de sus hermanos gemelos más pequeños, chicos que… creo ellos sí son víctimas de “los pecados” de sus padres.

El libro es la tristeza de vivir con una esperanza que se sabe falsa, pero “la esperanza muere al último” y a algo hay que aferrarse para no perderse ahí. El libro son historias, aventuras y lo que se tiene que hacer, y no hacer, para no perder la cabeza. Sí, toca excelentes temas como la adolescencia, los cambios de roles, cambios físicos, mentales, hormonales, la realidad del dinero y el amor visto desde distintos puntos. Sin embargo todo es manejado de manera ligera y sin mucha constancia, desaprovechando totalmente una gran oporunidad. Así como los saltos temporales y geográficos, la mentalidad lucha por aflorar en los personajes. Podría decirse que son presa de su misma adolescencia, pero la autora no logra hacer que te lo creas, por esa manera torpe de manejarse al poner voces discordes a las edades y vicisitudes de los personajes.

Y aunque es una recomendación ligera, sin adorno pero sin rogar mucho, porque es un buen libro, pero hasta ahí: si lo lees pasarás un rato agradable, si no lo haces no te pierdes de gran cosa. Eso sí, volver y ahora sí dejarlo muy claro: yo vengo influenciado por el magnífico trabajo creado en La habitación novela que toca temas similares pero, concentrándonos en el encierro, logra mejores resultados, Flores en el ático no consigue hacer sombra a tan buen trabajo.

Entonces, dejando en claro que prejuiciaba demasiado al libro, que al iniciar la lectura tenía fuertes recuerdos de uno con temas parecidos, y que nunca logró el click conmigo; sus desventuras nunca chocaron con la suficiente fuerza como para sumergirme y vivir ahí… y aquí pensaba comparar de nuevo pero creo que ya quedó claro que esa es mi mayor pega al libro.
Por lo cual, si vives un primer acercamiento a este libro es muy probable que lo adores. Si por azar ya tuviste un roce con “The room“, así, en inglés, por la película y el nombre original del libro, es probable que, como yo, no lo goces tanto. Sin embargo, no entra en la categoría de libros desechables o completamente malos, es un “nah, no es la gran cosa pero no es malo. Es bueno”

Así que… ¿les pasó como a mí? ¿Opinan diferente? ¿Fui muy duro al calificarlo? Al ser un libro que lleva bastante tiempo en el mercado, con muchos lectores y apasionados de la saga, aunque más de este primer libro, espero sea ésta una entrada que tenga muchos comentarios y una buena discusión sobre libros.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. 30 octubre, 2016 en 9:09 AM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Araizcorre.com

Periodista y maratonista

The Velvet Books

Un lugar para compartir las historias que viven en los libros, narración oral y más

La Remington

de R. de la Lanza

Malas Costumbres

Somos una comunidad de entretenimiento e información para mujeres jóvenes (de alma o edad) que busca darle voz a las distintas formas de ser mujer.

mariposamigrante.wordpress.com/

El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania... sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

Literatura y poesía

Revista digital irregular no apta para convencionales

Survive

Amor, Ego y Rock and Roll. Corto y directo, como el punk, pero en cuento.

Algolágnico

by Getzemaní González Castro

A %d blogueros les gusta esto: