Inicio > Libro Finalizado > Fin. Ana Karenina.

Fin. Ana Karenina.

Contraportada Ana Karenina(Los comentarios iniciales los puedes encontrar aquí)

Ana Karenina. Uno de los libros que más me ha costado reseñar. Me parece logré 3 reseñas completas, las cuales las desdeñé porque no terminaron de gustarme, y seguramente el doble porque… no iban por buen camino. Espero ésta sea la indicada.
Ana Karenina es un libro que tiene como centro el amor en su polifacética manera de ser interpretado y vivido. Sin embargo no cae dentro del género romántico ya que toca temas importantes como es la sociedad, economía, naturaleza humana e infinidad de temas, algunos con mayor o menor profundidad. Demostrando así la grandeza de Tolstoi.

En algunas ocasiones desentrañe los personajes y dejé en claro sus motivaciones y lo que los llevaron a ellas. Sin embargo, al ser una lista considerable y en la que todos están múltiplemente ligados, se hacía complejo y me llevaba por caminos en donde desentrañaba ciertos spoilers en la historia.

Así que optaré por colocar como personaje principal al amor… mta, sonó mucho más romántico de lo que pretendía.
Entre todas las parejas presentadas, y sus desventuras, nos plasman las diferentes “pasiones” vividas durante esa época y en ese contexto geográfico; una Rusia comenzando a experimentar una libertad nueva que, como toda novedad, se bebe a grandes cantidades, y como con el alcohol, nos lleva a desastres inconcebibles hasta entonces.
Tenemos a los citadinos, viviendo la vida al máximo en banquetes, visitas a los teatros, bebiendo y amando. Lo anterior no únicamente con la pareja elegida por nuestros padres, o lo que la sociedad nos sugería, no. Ella está gorda, cansada, desalineada después de tanto hijo traído a este mundo. ¿Cómo es posible que sigamos sintiendo algo por ella teniendo tanta vivacidad y lujuria en nosotros? O, dicho de otra manera ¿cómo resistirse a nuevas pieles, más suaves y jóvenes, siendo nosotros poderosos y con recursos y juventud?

¿Dónde queda la mujer? En su hogar, atendiendo la casa porque los hijos quedan de lado prácticamente desde el nacimiento, primero es arrojada a los brazos de una nodriza y después, conforme crece, pasa a ser cuidado por una institutriz.  Situación interesante y que Tolstoi también aborda, aunque ligeramente.
¿Qué pasa cuando se descubre engañada por el marido? La primera situación presentada en el libro es resulta de manera sencilla; acudiendo al perdón religioso, al temor al desprestigio de una sociedad que ve mal a una mujer en esa “condición” y las funestas consecuencias que puedan traer a una mujer “divorciada”. Así que no queda de otra más que perdona, confiar en el amor de la contraparte y entender, comprender que así son las cosas.

Situaciones de amor platónico, amores infructuosos, desprecios o esos amores idílicos que soportan lo suficiente como para hacerse realidad, son abordadas desde ambas perspectivas. Mostrando la facilidad que se le presta al hombre sobre el desprestigio que cuelga, frágilmente, sobre la cabeza de una mujer de sociedad.

Y, aunque sigo sin profundizar mucho sobre el libro, y que ahora pongo en duda de si esto puede ser considerado “reseña”, os puedo decir que sí es una obra maestra de todos los tiempos.
Lo sé porque todo lo viví y reviví en mis entrañas mientras leía.

Cómo un hombre que estuvo casado por poco tiempo, y que ahora está viviendo su primer año de separación, era inevitable encontrar infinidad de recuerdos entre las páginas de este libro:
El primer encuentro y lo idílico que podemos reconstruirlo.
La pasión desbordada y la lucha por alcanzar a ese ser que parece inalcanzable.
El choque de una nueva vida donde todo cambia, ya no soy yo, somos nosotros y debemos reorganizar nuestro mundo para, ambos, vivir ahí.
La decadencia, porque eso es, decadencia del amor, enfriamiento, baje de endorfinas o ajuste de personalidades, ese que siempre causa conflictos y la mayor destrucción en una pareja.
Las consecuencias de todo lo anterior; aquellos que no lo sobreviven y ajustan una buena vida, versus aquellos que no lo soportan y van tras algo que despierta de nuevo su interés, y claro, las consecuencias, de nuevo, de esas decisiones, un reajuste, un miedo a que suceda lo hecho a otra persona. La búsqueda eterna, y a veces infructuosa de la felicidad.

Junto a Tolstoi, en los últimos capítulos del libro, luchamos por esa búsqueda, con el desenlace de la trama de todas las parejas ponemos en el aire esa pregunta trascendental ¿qué es, dónde está la felicidad?
A mí parecer Tolstoi pone sus palabras en los labios de un personaje. En sus divagaciones finales pretende entre otras cosas encontrar un significado a todo eso confuso que nos presentó a lo largo de toda la historia, los choques de visiones de vida y maneras de vivirla, el propio espíritu para seguir adelante y la ayuda, venida de cualquier parte para saber que estamos haciendo bien. Lo sé porque en el anterior libro que leí del autor “Lo que yo pienso sobre la guerra”, al ser más personal deja en claro sus pensamientos sobre múltiples ideas. Y aquí, en Ana Karenina vuelvo a encontrar esas convicciones.

Descansando de un tema controversial como puede ser el amor. Tolstoi abunda en temas como la sociedad, esa falsa postura mostrada y el derroche que realizan por tan poco trabajo, solo sostenidos por el hecho de ser más “cultivados”. ¿Acaso el trabajo físico y desgastante presentado en el campo, para sostener a esas ciudades, merece ser menos remunerado (como en realidad es) que un falso puesto creado para una solución de un problema posiblemente inventado o que puede ser solucionado de manera sencilla? Y sin embargo así es.

Levin, uno de los personajes que sostiene la novela, se ve impresionado por la falsa realidad presentada en las ciudades. Aunque se ve obligado a acudir a ellas e incluso se establece de manera temporal y se ajusta a sus gastos, lujos, diversiones y demás, no ve el propósito de todo aquello. Perdido el efecto seductor de esa sirena que puede ser la gran ciudad, añora el campo. Su mujer, una citadina desde nacimiento muestra cambios contrarios, el amor la lleva al campo y su naturaleza, incluso me atrevo a decir que su propia experiencia en ver el mundo, la lleva a adaptarse y apreciar ese estilo de vida.
Nótese la sutil manera de indicar que Tolstoi hacer crecer y evolucionar a sus personajes, pocos autores pueden lograr esto.

Dentro de este choque Tolstoi desentraña a ambas visiones. Los campesinos “ignorantes” empeñados en mantener las cosas como están, rehuyendo y negando los beneficios de la “modernidad” y los cambios que ésta presenta. Ésa visión por parte de la ciudad quienes, encerrados en esa realidad, pretenden encontrar soluciones a problemas a miles de kilómetros de distancia, sin siquiera tener de primera mano un acercamiento a la problemática, tan solo considerando como “toscos” ignorantes a sus inferiores.

¿Una crítica a lo establecido? Sí y no. Aunque hace bastantes guiños contra la estructura de los Zares parece no ir más allá, planta la semilla y espera paciente el retoño. Ignoro si por temor, precaución o confianza en sus lectores.

 

Y estoy seguro me quedan muchos más comentarios en el tintero… bueno, en el teclado. Pero es tan genial el libro, aborda tantos temas, que me hace imposible lograr el correcto acercamiento. Sinceramente no me siento preparado para poder realizar una crítica seria a tan gran novela.
Lo que me lleva a estas pocas palabras. Una amplia recomendación, al punto de considerarla lectura obligada en la vida. Y un deseo sincero de que disfruten como yo, sufran como yo, ¡odien como yo a la maldita de la Karenina!… lo siento, tenía que salir eso en algún momento, y en mi defensa logré contenerlo bastante tiempo.
Es, una obra maestra de la literatura universal.

Anuncios
  1. 15 febrero, 2016 en 4:00 PM

    Hola. En primer lugar gracias por hablar de este libro. No he encontrado muchas otras páginas donde se haya tratado sobre él.
    Cada uno tiene su interpretación de lo que significa un texto, y para mí el núcleo de la historia no es el amor; para mí, la novela presenta dos formas de ver la vida, la de Ana y la de Levin, y ahí está el quid, en lo que diferencia a ambos personajes.
    No obstante, el amor en efecto cumple un papel importante en la trama.
    Coincido contigo en que es una obra maestra. De hecho, es mi libro preferido.
    Un saludo

    Me gusta

    • 15 febrero, 2016 en 4:49 PM

      He encontrado múltiples visiones de la lectura. Cuando me encuentro una novela tan grandiosa como ésta busco mucha información para poder dar una mejor reseña. Así es como encuentro aquello que se quejan del nombre pues consideran Levin se lleva todo el peso de la novela. Y siendo Karenina como es, puedo secundar la moción.

      El texto abarca mucho, incluso el autor hace tan gran trabajo que logra plasmar distintas personalidades en cada uno de sus personajes, lo que permite que te identifiques con más de alguno. Súmale las múltiples historias que suceden, es muy probable que más de alguna nos pasara en la vida real. Y eso, lograr esa empatía o llevar esa ficción al terreno de la realidad del lector es una de las piezas claves para considerarla UNA OBRA MAESTRA. Así, en todas sus letras y mayúscula.

      El amor es vital, porque nos guste o no de ahí venimos; si queremos ser drásticos, por un error de amor carnal, pero amor al fin y al cabo. Y con el paso del tiempo son pocos aquellos que no sienten la necesidad de amor: amor en la familia, amistades, carnal, pasión o la más romántica de las versiones del amor. La novela logra incluso mostrar la fusión de todas esas y deja claro que ¡no hay una sola forma de amar! Incluso, es complicado definir AMAR.

      ¿Por qué casi no encuentras? Es un clásico. Y me refiero a que está “pasado de moda” y no tiene un título muy atrayente si comparamos con los nombres y tramas de las obras juveniles. Además que el tamaño impone y lo “lento” de la trama puede cansar a las nuevas generaciones que buscan la inmediatez.
      Sin embargo, espero que esas malas o “no tan buenas” lecturas desencadenen con el tiempo en mejorar ese paladar y poco a poco busquen esas obras que los satisfagan más. El blog nació para eso, hablar de libros, promover la lectura por medio de la curiosidad y pláticas de los libros en curso. Me da gusto que se logra, y me llena de emoción que a veces aquí encuentren algo que es complicado de descubrir en la inmensidad de internet. Señal de que vamos por buen camino.

      Agradecer tu comentario, tus palabras de elogio y tu “follow”. Espero leerte más seguido aquí y en nuevas lecturas.

      Le gusta a 1 persona

  1. 26 enero, 2016 en 12:35 PM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Araizcorre.com

Periodista y maratonista

The Velvet Books

Un lugar para compartir las historias que viven en los libros, narración oral y más

La Remington

de R. de la Lanza

Malas Costumbres

Somos una comunidad de entretenimiento e información para mujeres jóvenes (de alma o edad) que busca darle voz a las distintas formas de ser mujer.

mariposamigrante.wordpress.com/

El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania... sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

Literatura y poesía

Revista digital irregular no apta para convencionales

Survive

Amor, Ego y Rock and Roll. Corto y directo, como el punk, pero en cuento.

Algolágnico

by Getzemaní González Castro

A %d blogueros les gusta esto: