Inicio > Teatro > Kame Hame Ha. Teatro.

Kame Hame Ha. Teatro.

IMG_20150824_075326507El destino es curioso. Meses atrás tuve la oportunidad de llevar a mi hermano por primera vez a una obra de teatro. Mi hermano, un personaje de personalidad peculiar que ve en la “cultura en general” una puerta para mejorar al país y de paso, aunque no lo acepte, mejorarse como persona. Alguien con quien puedo destinar noches enteras de conversaciones diversas, interesantes y muy satisfactorias a nivel intelectual. Siendo hermanos, compartiendo gustos y teniendo ambos a nuestro alcance pocas personas que nos estimulen así, pues es inevitable que nos busquemos de manera inconsciente.
Esa primera obra le dejó una fuerte impresión y, me aventuro a decirlo, cierta pasión por el teatro, al menos se queda con la curiosidad por seguir disfrutando la experiencia.

Ahora sí, lo del “destino”. A media semana, entre mis momentos de silencio; cuando no tengo nada que hacer, nada importante que leer, recién terminadas las labores matutinas del trabajo, vagué por las redes sociales y me encontré un tuit interesante “@jornadajalisco: Tenemos 1 pase doble para la obra “Kame Hame Ha” en el Estudio Diana. Si los quieres, sólo anota tu nombre completo en esta publicación.”
Y ahí va el tío Esagui a poner su nombre completo. ¿Por qué? No sé, era teatro, era gratis, fue un “por no dejar”
Gané, me lo notificaron por privado y me dieron instrucciones para recoger mis boletos. Genial, interesante pero ¿de qué va la obra? Me lancé a investigar un poco y di con el “link” oficial. Sonaba muy interesante y a las pocas líneas sabía a quién invitar. No, no fue mi hermano en quien pensé.

Mi hermano fue la segunda persona con quién hablé, ya amarrado el boleto con la primera, me destapé completamente;
-Carnal, tengo un boleto extra para el teatro pero… la neta, invité a una chava, está por confirmarme en un día, ya sabes, cosas de la chamba. En caso de que cancele ¿vas? Domingo 6 de la tarde.
-¿De qué va?
Le leí el contenido del link que ya les compartí y le gustó la idea. Finalizada la llamada, confirmando que sí iba si me cancelaba, volvió a llamar; independiente de si cancela o no, cómprame dos boletos más.

Cuestión de minutos y ya teníamos plan para ir los cuatro al teatro, segunda obra para mi hermano y una ocasión de pasarla bien para mí.
Al final las cosas se complicaron, cancelaron a último minuto pero, perdiendo tiempo y haciendo sacrificios pudimos ir cuatro personas, aprovechar esos boletos y pasar un rato agradable. Así fue, la obra nos dejó un excelente sabor de boca; amargo, a violencia y realidad de un país desgarrado, tan desagradable que lo tuvimos que bajar con unas cervezas después de la función y una buena charla al respecto.

topbanner-1368

Llevada por un solo actor, nos es narrada la vida de Benito, un chavo de 14 años que desde los primeros minutos de la obra descubrimos lleva 7 muertes en su haber. Muertes que no le pesan, quizá solo la primera y solo porque dicen que se queda marcada en uno para siempre, él lo cree.

Benito es el NINI, el niño/adolescente que NI trabaja NI estudia, ese para el que no hay oportunidad y forma parte de un sector precioso para el crimen, el caldo de cultivo para los nuevos criminales.
Intercalando personajes Alejandro Morán nos narra las diferentes perspectivas de una compleja sociedad marginada a las orillas de la ciudad, ahí donde las fábricas abrieron sus puertas necesitadas a los recién llegados, pero que discriminan ahora (años después) a todos por igual, despide a los que ganan más pues hay un mar de gente dispuesta a trabajar por mucho menos. Son mucho en poco espacio.

Las intercalaciones no solo se dan entre los distintos personajes de la historia de Benito, también hay pausas, momentos donde habla Alejandro Morán un no solo narrador de los acontecimientos, también un ciudadano, un fuerte crítico del sistema que obliga a niños como Benito vivir esa historia, un ácido atacante al gobierno que no se preocupa e ignora, que forja una patria vendida, desgastada, violada, chingada (recordando a Paz) ¡la puta patria que nadie quiere dejar de joder! Porque, o te hace rico y no te interesa nada más o te criminalizas y vives rápido para tener eso que los ricos solo pueden tener, quitándoselos precisamente a ellos y después caes, bajo las garras de la justicia personificada en los “placas”, los policías, un sistema aún más corrompido que la infancia en un país en guerra.

Kame Hame Ha es un reflejo más, una realidad a la que nos estamos acostumbrado; violencia, muerte, drogas, destrucción, pero ahora con una imagen diferente, una que todavía es capaz de mover fibras sensibles; la infancia destruida a la cual, tristemente, todavía no nos acostumbramos. Por ello impacta directo y fuerte, ya no es el narco que todos conocemos, los señores sicarios o el cholo cabrón que vende chingadera en la esquina. Es un niño, apasionado por las caricaturas de Dragón Ball y que sueña otra realidad, con escapar de ahí, volverse súper Saiyajín; ser güerito, con ojos azules y poder volar lejos… oh sí, luego de haberle clavado un picahielos al hijo de puta que es su papá, él, el detonante de ser así.

Una obra de teatro más, una pasión que comienza a despertar en mi hermano y nuestras dos acompañantes. Mi pequeña colaboración, creo. Promover y diversificar la cultura, sí, así como lo intenta éste blog. Una persona, tres, más personas interesadas en el teatro, un teatro cuasi vació que, según nuestras cuenta, la suma del total de efectivo gastado en esos boletos no cubría para un sueldo decente para ese actor que teníamos enfrente y todo el grupo de gente detrás, rostros que no vemos, pero son estómagos que también se rigen por la necesidad, aunque con un gran espíritu de sacar su pasión adelante, el teatro. Un gran aplauso para todos ellos, nunca se rindan.
Para finalizar volver a aplaudir, ¿cómo no? De nuevo a Alejandro Morán por el excelente trabajo realizado, con una impresionante energía desde los primeros saltos y el primer golpe, hasta el final, un discurso que aboga al despertar ciudadano; no es la búsqueda de una respuesta, no la hay, al menos no puntual y precisa, es… al menos un cambio de pensamiento.

Bueno, esas fueron nuestras conclusiones entre las copas luego de terminar la obra, eso y, aceptar con terror, que esa risa nerviosa de Benito se impregnó en nosotros, nos asustó, nos aterrorizó ponerle esa risa a la infancia mexicana.

Anuncios
  1. eduardo
    29 octubre, 2015 en 1:57 PM

    Un excelente montaje, que te atrapa desde el inicio y no te da pausas, excelente actuación del ya reconocido alex. Que tal para teatro escolar?? estaría de poca la verdad.

    Me gusta

    • 30 octubre, 2015 en 10:06 AM

      ¿Teatro escolar? Yo soy muy “mente abierta” y, bajo el debido contexto y explicación a los chavos, creo podría ser un excelente aporte. Sin embargo, algunas instituciones o padres de familia pueden encontrar el tema, diálogos y situaciones un poco “fuertes”, por decirlo de alguna manera. Sin embargo, no es más “poderoso” que lo que te puedes encontrar en las calles cualquier día o a cualquier hora.

      Dejando en claro eso sí, es un excelente montaje, me fascinó la obra y me quedé con ganas de invitar a un par de personas más que estoy seguro hubiera apreciado y disfrutado bastante la obra.

      Gracias por comentar y por pasarte al blog. ¿Qué te pareció en general a ti la obra? Y claro, aprovechando ¿la propondrías para un teatro escolar?

      Me gusta

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Araizcorre.com

Periodista y maratonista

The Velvet Books

Un lugar para compartir las historias que viven en los libros, narración oral y más

La Remington

de R. de la Lanza

Malas Costumbres

Somos una comunidad de entretenimiento e información para mujeres jóvenes (de alma o edad) que busca darle voz a las distintas formas de ser mujer.

mariposamigrante.wordpress.com/

El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania... sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

Literatura y poesía

Revista digital irregular no apta para convencionales

Survive

Amor, Ego y Rock and Roll. Corto y directo, como el punk, pero en cuento.

Algolágnico

by Getzemaní González Castro

A %d blogueros les gusta esto: