Inicio > Libro Finalizado, Libro Nuevo > Fin. Instrucciones para vivir en México. Jorge Ibargüengoitia.

Fin. Instrucciones para vivir en México. Jorge Ibargüengoitia.

Instrucciones para vivir en México(La entrada inicial y reseña a este libro es esta única entrada)

Todo mexicano que se enorgullezca de serlo, aquel visitante del extranjero, ese niño que apenas está descubriendo el país donde vive, el intelectual que quiere cambiar el país a golpe de ideas, aquel corrupto y su máxima “el que no tranza no avanza”… ¡todo aquel que toqué tierra mexicana! O de perdida aquellos interesados en conocer al mexicano y su forma de vida deberían leer Instrucciones para vivir en México.
¿Me extendí demasiado en la introducción?

Ibargüengoitia y su imán para los “problemas”… No, esos problemas son de todos los mexicanos, solo son pocos los que tienen la capacidad y el fino humor de plasmar las cosas de una manera única. Letras que provocan la risa que alivia un poco la impotencia de saberse presa de la burocracia, de un vecino molesto, la política y sus constantes ataques. Una manera divertida de ver y dibujar a México, de eso va Instrucciones para vivir en México.

Es éste pequeño libro, y lo digo así solo por ser “libro de bolsillo”, nos encontramos una vasta compilación de sus aportes al periódico EL Excélsior que van desde 1969 a 1976. En ellas encontraremos el característico humor que plasma en sus novelas, pero ahora va dirigido al público de a pie, ese que no puede adquirir su obra o aquel que simplemente no siente la pasión de la lectura pero que, contradictoriamente, ambos tienen al alcance un periódico; medio de difusión por excelencia a lo largo del tiempo y herramienta perfecta de Ibargüengoitia para dibujar nuestra realidad, cruel, lastimera, jodida, pero muy divertida si se le sabe ver desde el punto de vista correcto.

Águila devorando serpienteComenzamos, como no podía ser de otra manera, por el comienzo (perogrullesco pero cierto); el águila parada sobre un nopal devorando una serpiente rodeada de un gran lago en lo que después sería conocido como Tenochtitlan. Pero esa no es es la primera situación que se presenta, fueron varias veces donde los locales observaron ese peculiar suceso pero, a diferencia de lo acontecido en Tenochtitlan, se espantó al águila desde tierras muy al norte y, en cada nueva parada, los locales presurosos asistían a ayuntar a tan nefasta ave. Con la leyenda en boga del asentamiento de los Aztecas en un lugar donde se cumplieran esas características nadie, ¡nadie! Los quería de vecinos. ¿Y cómo no? Acostumbrados a la sangre para alimentar a sus dioses, luchas interminables en busca de esclavos y sacrificios, además de la peculiar costumbre de casar a las hijas de sus vecinos con sus mejores guerreros y festejar con la piel de la novia puesta sobre los sacerdotes. Una fichitas que nadie quería tener cerca.

Sí, imaginativo y dibujando “fuera de la raya”; saliéndose de la realidad histórica, esa que no estamos, ni podremos estar seguros pero que al estar en los libros de texto la tomamos como válida. Así es el humor de Ibargüengoitia, cruel, negro, ácido pero que, ¿será por ser mexicano? Te provoca más de una risa estruendosa mientras lo lees.

MéxicoEn el presente (su presente) encontramos una sociedad muy dividida entre los que tienen y los desafortunados; porque no hay otra manera de explicar su pobreza ¿verdad? Además de sus peculiaridades que se imponen sobre las clases sociales. Tocar el claxon para que la criada nos escuche desde la cocina (al otro lado de la casa) y corra a abrir a la señora que, con las llaves en la mano, no se atreve o gusta de bajar del auto para abrir la puerta por sí misma.
Los individuos que no entienden que habemos (aún hay muchos personajes así en nuestros tiempos y en nuestras ciudades) quienes queremos transitar por la calle sin escuchar los estruendos musicales salidos de los vehículos donde se transportan o (para todos hay) aquellos que aunque no disponen de auto, sí tienen una radio que los acompaña en su transitar por las calles de la ciudad.

Algo es muy claro, el mexicano acostumbra inmolarse, proclamarse el jodido, el desventurado, en palabras de Octavio Paz; el chingado. Pero Ibargüengoitia pasa de eso, muestra además de sus desventuras contra burócratas y políticos (tenía que ser chingado antes de pasar a chingar él) la seductora tentación de aceptar oportunidades provechosas a cambio de prácticamente nada, quizá a costa del presupuesto y pasar a chingar los bolsillos de todos nosotros los contribuyentes.
¡Ah que la chingada! creo que ya me gusto chingar con esa palabrita. Irremediablemente mexicano.

Viernes por la tarde, haciendo los últimos preparativos para lo que promete un fin de semana de viaje y descanso, llega un motociclista con un paquete y un breve mensaje “se necesita la traducción del documento para el lunes a primera hora”. Se cancela todo y de inmediato se lucha contra reloj para corresponder en tiempo y forma.
El lunes por la mañana se presenta con el documento traducido y la nota para cobrar por sus servicios, “ven a fin de mes por el pago”.
Fin de mes: “Listo, ya se liberó el cheque, solo falta que lo firme el licenciado fulanito. Ven la siguiente semana.”
Siguiente semana: “Bien, ya lo firmo el licenciado y ya se mandó para que lo autorice el director. Ven la siguiente semana.”
Una semana más: “Ok, ya lo tiene el delegado, quien lo pasará al presidente de la comisión y entonces tendrás el cheque disponible. Ve en una semana.”

BurocratasSí, no lo nieguen, a algún proceso les recordó o, si son muy desafortunados, por alguna situación similar están pasando. Ibargüengoitia pasó por esto un par de veces, no por el amor al masoquismo burocrático; el hambre es canija y vivir de la política, sin tener amigos, conectes, palancas o demás expresiones sin sentido, pues es perder tiempo para mal comer.

Y claro, como no podía ser de otra manera esa “política” también tenía que pasar por sus letras. Desde los viejos generales que sobrevivieron a la revolución. Revolución que quitó a un viejo dictador para poner un nuevo sistema dictatorial de muchos cachorros de la revolución. La dictadura perfecta, la llamaría Mario Vargas Llosa
Creadores de una democracia a la que el pueblo no tenía acceso. Sí podían votar y pretender elegir a sus dirigentes, esos que habían pasado por su pueblo meses atrás, a los que apapacharon con fiesta, comida y bebida para que  así no los olviden; a ellos y sus necesidades.
Sin comprender que las necesidades del país son muchas y muy variadas, mientras que los recursos son escasos y difíciles de obtener, no todas las necesidades serán cubiertas, pero eso se descubrirán año con año,  y ya cuando llegué el momento de un nuevo arguende se pensará que el que viene, ese sí les va a cumplir. Creer que ahora sí les va a hacer justicia la revolución.

 

Como pueden leer no hay mucho que decir sobre el libro, son pequeñas notas aparecidas en el periódico, acomodadas bajo un mismo tema e intentando llevar algo de coherencia. Al ser notas desperdigadas y de diferentes temas es complejo aunque con buenos resultados.

Se volvió un poco difícil reseñarlo y traté de hacer mi mejor intento pero ¿cómo reseñas decenas de notas tan diversas en tan poco espacio?
Instrucciones para vivir en México creo es de los pocos libros que se pueden leer bajo la impresión literal que da el título, con el apoyo de la reseña en la contraportada descubriremos que es un recopilatorio de geniales historias impregnadas con el peculiar humor del autor, tintes divertidos que ya dejaron su marca y hacen de Ibargüengoitia un clásico de la literatura mexicana.

Hace poco escuche que para lograr ser un clásico debes diseñar una historia que trascienda fronteras y el tiempo, que al leerla donde y cuando sea pueda ser acomodada en nuestro presente y geografía. Las pequeñas historias aquí aparecidas son un perfecto ejemplo de ello; muchas de esas molestias y peculiaridades siguen presente aquí y ahora, y lo seguirán en el futuro y en otras latitudes. Ibargüengoitia así trascendió.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Araizcorre.com

Periodista y maratonista

The Velvet Books

Un lugar para compartir las historias que viven en los libros, narración oral y más

La Remington

de R. de la Lanza

Malas Costumbres

Somos una comunidad de entretenimiento e información para mujeres jóvenes (de alma o edad) que busca darle voz a las distintas formas de ser mujer.

mariposamigrante.wordpress.com/

El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania... sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

Literatura y poesía

Revista digital irregular no apta para convencionales

Survive

Amor, Ego y Rock and Roll. Corto y directo, como el punk, pero en cuento.

Algolágnico

by Getzemaní González Castro

A %d blogueros les gusta esto: