Inicio > Libro Finalizado > Fin. Las venas abiertas de América Latina.

Fin. Las venas abiertas de América Latina.

Las venas abiertas de América Latina(Los comentarios iniciales los puedes encontrar aquí)

Lo sé, lo sé, es la misma imagen que en la entrada inicial, lo siento, mi celular tuvo un pequeño accidente desde considerable altura (¡dos malditos centímetros del suelo! ¡Maldita piedra y maldito azar!) y me he quedado sin la posibilidad de tomar fotografías a diestra y siniestra, aunque no sé si eso es bueno o malo, una buena desintoxicación nunca está de más.

Un libro terminado hace unos días, sí, se está haciendo costumbre pero me he topado con excelentes libros que mantienen mi mente ocupada incluso después de leerlos.
Y francamente no sé cómo abordar una reseña de este libro, es genial, es estupendo y de lectura obligada, eso estuvo claro desde las primeras páginas ¡desde las primeras letras que escribí sobre él! Pero ¿cómo se reseña?
Anoche, en mi acostumbrada charla con la almohada decidí dejar en claro lo anterior, así, al inicio, y después a soltar todas las ideas que se implantaron, aquellas que se generaron y todos esos pensamientos que brotaron durante y después de la lectura. Una manera diferente de abordar los libros en el blog, veamos cómo funciona.

Volver a dejar en claro algo ya medio dicho arriba: este libro debe leerse por todo habitante del continente, así tenga el azar de vivir en el norte o en el sur. Incluso es de lectura obligada para todo el mundo sin importar geografía; los “primermundistas” podrán darse cuenta de los pecados que forjaron su “adelanto” al mundo, para otros puede servir de ejemplo para odiar y aferrarse al pasado (carajo, me encuentro muchas personas así) y pocos, por desgracia muy pocos, serán aquellos capaces de tomar ese libro como un aprendizaje, una manera de aprender y evolucionar. ¿Acaso es pedir demasiado?

América fue el nuevo mundo, ese pedazo de tierra aparecido por gracia de Dios (recordemos que se creía la tierra era plana, y claro, no desdeñar el fanatismo religioso de la época y la moral alta, al menos para los “Españoles” que recién se forjaban tras el triunfo contra los musulmanes) puesto ahí para hacer de él lo común en la época, extraerle todo lo posible y habitarlo con calma. Lo importante es el oro, gozar de los beneficios que Dios les otorgó.
O aprendemos a aceptar esto desde aquí o tendremos serios problemas con la historia. En muchas revisiones del pasado se tiende a castigar el acontecimiento y su posterior desarrollo bajo argumentos actuales con la historia de nuestro lado, en libros que podemos revisar.
En aquel tiempo era una situación completamente nueva, o tal vez no. Podemos analizar los primeros pasos por Europa, las zonas desconocidas, las primeras colonizaciones o luchas contra los múltiples bárbaros encontrados a lo largo del tiempo y la geografía exteriorizada de Europa. Las acciones tomadas no distan mucho de las acontecidas en América. Así que si dejamos de lado, de manera temporal, ese aspecto, insisto, quizá podamos avanzar con más naturalidad.

Y así como podemos considerar “natural” el desarrollo inicial de la conquista, debemos tomar por válido, natural, la independencia de una corona (en realidad varias si consideramos la independencia de Brasil y Estados Unidos, que, aunque ésta última no estuvo gobernada por una monarquía, sí estuvieron bajo el yugo de una) es un proceso evolutivo normal, aumentado por los factores opresores a la economía (entre otros aspectos) sufridos por esas colonias.
Es decir, el maltrato no es para siempre, es cuestión que el “cobarde” cobre un poco de valor para desencadenar lo que naciones estén dispuestas a llevar a cabo. Aunque en América fue: lo que las naciones se atrevan a llevar acabo.

La independencia en todos los libros de texto siempre se dibuja como un gran sueño logrado a sangre y fuego, del cual todos gozamos ahora, en el preciso tiempo en que se está leyendo ese libro. Pero queda claro que esto no es del todo cierto.
El individualismo, la fallida visión de nación y la constante lucha del extranjero mejor desarrollado por esos recursos que tuvimos ¿la suerte de tener?, son mis responsables favoritos para esa sangrienta y fallida independencia.

La ciencia y tecnología pueden ser unos referentes actuales para poder definir a una nación avanzada. Para llegar a los niveles actuales se necesitó una industrialización que empujo a las masas a ese desarrollo, para ello fue necesaria la educación para aprender a manejar y desarrollar maquinas pero, sobre todo, recursos básicos para poder hacer y producir con esas máquinas, esos recursos tenían que venir de donde sea, incluso de los lugares recónditos, y sin importar si se obtenían o arrebataban.
El sistema Español no proporcionó la educación necesaria para poder tomar ese camino, fuera otras naciones quienes tomaron la delantera y quienes actuaron con base a esa necesidad. Los que vivían a la sombra del Imperio tuvimos que sufrir el despojo de todo recurso importante o valioso, incluso la vida humana.

Lo anterior solo para demostrar, muy básicamente, cual fue el error de nuestro Imperio (nos guste o no fuimos parte de él. Perdón pero casi pude escuchar los gritos de furia por apoyar ese argumento) y cuál fue el error de los siguientes gobiernos en curso. Podemos analizar los problemas internos, la economía jodida (que responde a lo anterior) y la lucha por experimentar con nuevos sistemas de gobierno (mismo argumento que el anterior) pero creo podemos establecer a la educación como pilar fundamental de nuestro “problema”.

Pues bien. De todo eso va Las venas abiertas de América Latina. Sí, sé que quizá me deshice en observaciones muy personales y no analicé nada del libro ¡pero es muy complicado hacerlo! Es un estupendo análisis, paso a paso, de la evolución de las futuras naciones, acontecimientos y descubrimientos que fueron forjando su destino. Donde, aunque no se quiera apreciar, no solo pone como malos a los extranjeros (En algún tiempo el malo paso de ser Europa a Estados Unidos. Y al final, mezcla de ambos), es obvio que algunos graves errores corresponden a nosotros mismos; nuestro mal manejo de la riqueza propia y la poca o nula identificación con nuestra tierra; es cuestión de tener riqueza para sentirse Europeo o incluso pagar para tener cierto ancestro con ascendencia a alguna noble casa.
El nacionalismo, ese amor por la patria que puedo haber cambiado las cosas, llegó tarde a América y cuando lo hizo fue de manera tan brutal como la conquista o independencia. Nos llevó a un aislacionismo fatal donde solo nuestra gente es buena, aunque despreciemos al indígena que vende fruta a unas cuadras del centro de la ciudad, y sigamos maldiciendo al Español en español (excelente argumento tomado prestado de Zunzunegui)

Con todo lo anterior no quiero eximir a las naciones extrajeras que se aprovecharon de nuestro atraso. Fue un abuso que, aunque bajo mi perspectiva lo declaré necesario, aborrecible en muchos aspectos. Sin embargo lo importante no es reconocer o hacer que ellos reconozcan lo anterior, al igual que ellos debemos de sobreponernos a nuestro sangriento pasado. Europa superó la dominación romana, la destrucción de los barbaros, los infinitos altercados entre ellos; ocupaciones, pérdidas, destrucción y muerte que con el tiempo han sabido sobre llevar.
¡Sobrevivieron a Napoleón, a Hitler, a Estados Unidos! Y, aunque las heridas aún se sienten frescas, luchan no por olvidar, sino por seguir adelante, aprender de los errores y ser mejores.
Gran ejemplo que la América Latina nunca ha podido aprender. Seguimos anclados en el pasado, atesorando viejas glorias ya muy lejanas y pidiendo ayuda para seguirnos lamiendo las heridas por el extranjero invasor; algunas ya viejas pero que queremos sentir frescas y otras, por desgracia, aún están en carne viva. Porque así son las cosas, América no aprende a no dejarse dominar, a gobernarse bien y por propia suerte, y el extranjero no deja de aprovecharse de ello.

El cambio está en nosotros y este libro es una buena herramienta… lo que me recuerda… ah sí, estaba intentando hacer algo sobre él.
Y, tratando de hacer bien mi trabajo (lo sé y lo siento, es un tema que me apasiona y escribo sin pensar mucho): el libro es recomendación total e inevitable, un excelente trabajo de Eduardo Galeano el cual empecé a leer de nuevo a manera de tributo por su reciente muerte, y de nuevo me vuelve a encantar dejándome con curiosidad sobre el resto de su trabajo. ¡Esos son los libros que me agradan! Aquellos que me llevan de la mano a más y más.
Aquí encontraremos un análisis sobre la cruel procreación de una América Latina que nacería siglos después de la conquista, pero la cual, pese a que así lo dicen los libros de historia tradicionales, no deja de ser independiente, y su lucha siempre genera mucha sangre y mucho oro, del último nunca sabemos dónde termina, de nuestros muertos pocas veces sabemos dónde están.

 

Manera diferente de reseñar el libro, poca aportación al respecto pero creí que esta reseña visceral movería más masas lectoras que las infinitas mejores reseñas que pueden encontrar en la red. Cualquier sinopsis les pueden explicar mejor que encontrarán en el libro, pero una razón para leerlo, espero habérselas otorgado.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Araizcorre.com

Periodista y maratonista

The Velvet Books

Un lugar para compartir las historias que viven en los libros, narración oral y más

La Remington

de R. de la Lanza

Malas Costumbres

Somos una comunidad de entretenimiento e información para mujeres jóvenes (de alma o edad) que busca darle voz a las distintas formas de ser mujer.

mariposamigrante.wordpress.com/

El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania... sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

Literatura y poesía

Revista digital irregular no apta para convencionales

Survive

Amor, Ego y Rock and Roll. Corto y directo, como el punk, pero en cuento.

Algolágnico

by Getzemaní González Castro

A %d blogueros les gusta esto: