Inicio > Libro Nuevo > Las venas abiertas de América Latina. Eduardo Galeano.

Las venas abiertas de América Latina. Eduardo Galeano.

Las venas abiertas de América Latina(La reseña a este libro la puedes encontrar aquí)

Lo acepto, voy tarde a esta lectura. Lo acepto, llego a ella por la triste muerte de Eduardo Galeano. Aun así, no me importa, las buenas lecturas ameritan dos, tres, múltiples lecturas. A mí parecer eso hace a un libro grande, inmortal, un clásico de la literatura; los deseos irrefrenables de volver a sus páginas.
Y sí, quizá debo corregir lo anterior; ya había leído este libro, estoy volviéndolo a leer pues no encontré una mejor manera de honrarlo.

Junto a lo anterior me enorgullezco en decir que este libro fue “adquirido”, por primera vez para mí, en una biblioteca pública, me alegra de sobremanera decir que lo encontré sin complicación alguna, me emocionó tener en mis manos un libro editado por Conaculta hecho específicamente para la red de bibliotecas del país ¡el país tiene acceso a excelentes trabajos! Pero… me entristeció tenerlo en mis manos de nuevo, al parecer sin abrir, quizás solo hojeado para colocar los mecanismos suficientes para la biblioteca. Caray, sentimientos encontrados.

Donde vivo, la “nueva” ciudad a la que retorno y la que al parecer será mi lugar de residencia por un tiempo considerable, es una ciudad vieja, cansada y desgastada por… tal vez sea por ser tiempos electorales pero en mi mente surcaba la idea de mencionar el pésimo trabajo de los políticos, sin embargo, como ya lo mencioné y creo de manera “elegante”, pasaré de largo.
2015-05-21 18.32.37

El saber que me quedaría aquí, el conocerme en casi la bancarrota; pagando deudas adquiridas, proyectos a futuro y mendigando el poco dinero que logra sobrevivir la semana, me hizo apostar todo a la FIL, evento que se lleva entre los dos últimos meses del año. Al igual que hace un par de años, cuando vivía en la gloría y fui capaz de consumir una cantidad considerable en libros ¡este año quiero repetirlo! Y lo haré mendigando más, llenando todos los cochinitos de barro que me sean posibles y ¡asesinándolos para poder ser feliz!
Para ello necesito no comprar libros en lo que resta del año, situación complicada, es imposible ir a la librería y saber que sí puedo pagar uno, y que le tengo ganas. Pues, me propuse hacer todas las “trampas” posibles a costa de aumentar mi biblioteca personal; pedir prestados libros a mis amigos, apuntarme a todos los concursos y claro ¡bibliotecas!

La principal razón para no visitar un lugar así fue la manía por tener una gran biblioteca algún día. Puedo entender el gran acervo que son capaces de tener, las facilidades para leer sin problemas ¡pero quiero los libros! Muchos para mí, muchos para re-leerlos cuando y donde quiera, y tenía para comprarlos, así que fue tiempo de gastar, fueron buenos tiempos.

Biblioteca Fernando Del Paso

Mi biblioteca municipal me llena de extrañas sensaciones, está localizada dentro del gran edificio que comparte con presidencia municipal, edificación por demás antigua y llena de historia, construida como en esos tiempos, ventanas amplias, paredes gruesas y lugares cerrados…situada en una esquina del enorme edificio, se ha modificado tanto a lo largo de los años que, para pasar de una sección a otra es difícil, las zonas están escondidas y de vista poco atrayente. Con mesas que datan sin duda de los 80’s en el centro, una computadora que rondará la misma década, y estantes de los más corrientes y sencillos,  aunque estaban repletos de ejemplares. Quizá me acostumbre a la biblioteca de mi universidad; enorme, con diseño vanguardista y hecha específicamente para ello, para hacer un lugar agradable a la literatura.

La siguiente “decepción” que me encontré fue la necesidad de una credencial para poder sacar los libros, nada raro, pero el saber que necesitaba un “fiador” me sorprendió y me tomó con la guardia baja ¿a quién le pediría ese favor? La primera persona en quién pensé fue una prima que comparte mi pasión por la lectura, conocedora del amor que tengo por lo libros sabría que no la metería en ningún problema. Conseguir sus datos fue sencillo, la copia de su identificación no. Así que recurrí al tío malvado Esagui cometí “fraude; tomar los archivos digitalizados de mi papá, llenar una nueva credencial con esos datos e “inventar” su firma. Nunca caí en cuenta que en la credencial podría verla y usarla para cotejar, cosa que no hice, tan solo la saqué de mi memoria, grave error.
Se dieron cuenta, era muy obvio. Pero distraer a las trabajadoras al preguntarles por otros libros y seguir el tema “lo difícil de hacer la firma igual en todas las ocasiones” jugó a mi favor. Pasaron por alto el inconveniente y seguimos adelante, aunque me quedé con la pregunta en el aire ¿quién roba libros? ¿Robar libros puede ser malo? No me decidí a lo largo del día.
Por cierto, la “carilla” entre los amigos no pudo faltar al momento de vanagloriarme de mi gran “maldad” del día:

TuitPor cierto, un gran tuitero al que recomiendo ampliamente.

Al final, pude hacer uso de mi nueva credencial de biblioteca, con nada menos que Las venas abiertas de América Latina que, como ya indiqué al inicio, le tenía muchas ganas. Me parece uno de los libros más importante para todo latinoamericano, un referente obligado, y aunque se consideré (cómo leí en las redes sociales los días posteriores a la muerte de Galeano) un libro de quejas, pues sí, así es y ese es su objetivo, aunque debe verse bajo la premisa de la máxima “quién no aprende del pasado está condenado a repetirlo”. Bajo esa perspectiva es una recomendación absoluta y un libro de re-lecturas constantes. Por ello aquí me tienen, impaciente por seguir leyendo. Mis aventuras en la biblioteca comenzaron hace un par de días pero hasta ahora pude despegarme un poco del libro para escribir estas líneas y muero por continuar.

¿Alguno de ustedes ya leyó el libro? ¿Cuál es su opinión, tanto del libro como del autor? ¿Le rindieron homenaje a su muerte de manera similar a la mía?
Nos vemos en la reseña.

Anuncios
  1. 25 mayo, 2015 en 5:09 AM

    Hola…entretenida tu aventura en pos del maestro, Eduardo Galeano. Que la compartas como un homenaje al autor, también me parece muy válido y novedoso. Comparto contigo lo de la importancia del libro como referencia histórica del tema, y aunque esté escrito desde la acera de los “quejosos”, bueno, no dice mentiras. Sólo objeto que esa misma mirada crítica no la aplica contra regímenes totalitarios que han sido, igualmente, masacradores con quienes piensan distinto. En fin. El doble discurso es distintivo de los seres humanos.

    Me gusta

    • 26 mayo, 2015 en 7:51 AM

      El doble discurso o el mirar la paja en el ojo ajeno… nace a raíz del cansancio, del desgaste de haber sufrido durante tanto tiempo. El hombre es violento por naturaleza y por más intelectual que quiera convertirse, esa rabia “natural” siempre sale a flote.
      No se trata de jalar a opuestos en vista de “nivelar el barco”, eso solo traerá más problemas al requerir un nuevo “empuje” para en realidad “nivelarlo”.

      Lo que quiero decir es que los extremos nunca son buenos. Tanto he odiado a los opresores y tanto he aprendido de los oprimidos que, hoy por hoy, apuesto a no ser santos, eso sería ilusorio y un sueño imposible, solo apunto a que sean menos diablos.
      Creo no pido mucho y es más fácil de obtener que los radicalismos en que algunas veces se cae.

      Me gusta

  1. 9 junio, 2015 en 5:11 PM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Araizcorre.com

Periodista y maratonista

The Velvet Books

Un lugar para compartir las historias que viven en los libros, narración oral y más

La Remington

de R. de la Lanza

Malas Costumbres

Somos una comunidad de entretenimiento e información para mujeres jóvenes (de alma o edad) que busca darle voz a las distintas formas de ser mujer.

mariposamigrante.wordpress.com/

El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania... sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

Literatura y poesía

Revista digital irregular no apta para convencionales

Survive

Amor, Ego y Rock and Roll. Corto y directo, como el punk, pero en cuento.

Algolágnico

by Getzemaní González Castro

A %d blogueros les gusta esto: