Inicio > Libro Finalizado > Lolita. Vladimir Nabokov.

Lolita. Vladimir Nabokov.

Lolita.  ladimir Nabokov.

(La entrada inicial y reseña a este libro es esta única entrada)

Lolita, ¡oh Lolita!
*Se toma un respiro de 5 minutos y vuelve al teclado*
Una entrada pospuesta por mucho tiempo; un tema complicado, un análisis que no parece terminar, una declaración que no me atrevo a realizar, un libro prohibido.

Comencemos por el principio, esperando que con esa tontería puedan salir las letras y tomar ritmo para cuando toquemos temas “delicados”.
Lolita, un libro al que le tenía ganas desde hace mucho tiempo. Una lectura tan interesante e importante en la historia de la literatura que su título sirvió para denominar a esas adolescentes/niñas (¡ninfulas, ahora lo sé!) atractivas y provocativas. Era imposible que no pasará por mis manos en algún momento de mi vida, si le sumamos el morbo de ser, en algún punto de su existencia, un libro prohibido, puff, estimulaba mucho mi curiosidad.

Por desgracia fue un libro difícil de conseguir, sufrí en muchas librerías pues, es un libro que poco surten y cuando lo hacen, es en pocos ejemplares que, de manera contradictoria, se venden casi de inmediato. No soy experto en mercadotecnia pero algo estaban haciendo mal.
Fue un chispazo de suerte lo que me llevó a obtenerlo al fin; una publicación en una red social, la venta de 5 libros, entre ellos Lolita. Haberme enterado prácticamente al minuto me asigno el derecho de exclusividad y fue cuestión de minutos para acordar el intercambio por el efectivo, si era preciso yo me movería (como lo terminé haciendo) a la ciudad del vendedor, todo con tal de poder tener en mis manos a Lolita. Caray, eso se re-leyó de manera extraña… creo quedó impregnado en mí algo del libro.

LibrosEn las redes sociales de este blog pudieron, si fueron observadores, ser partícipes de lo anterior comentado. Esto, además de promoción para estar atento a las redes, es una invitación a descubrir de primera mano y en tiempo real, mis nuevas lecturas y aventuras para obtenerlas.

Ahora sí, creo llegó el momento de tocar… mal verbo, el Esagui anda medio “listillo”… el tema principal, tocar a Lolita.
Comencé la lectura con la seguridad de encontrarme ante algo no nuevo, sabía que trataría sobre el “amor” entre un adulto y una pequeña, tal vez una chica atrevida, alguien con mayor conciencia que las niñas de su edad… incluso, ahora que lo pienso, llegué a discutir mucho ese tema incluso antes de leer el libro, mucho más durante la lectura; ¿dónde comienza y termina la pedofilia?
En mi peculiar visión del mundo, cualquier actividad sexual, en cualquiera de sus variantes, será válida y respetable siempre y cuando sea de común acuerdo entre las partes; las perversiones a las que lleguen solo podrán ser frenadas por el deseo o falta de éste por parte de alguno de los participantes.
Entonces ¿qué pasa cuando un menor de edad muestra la suficiente madurez como para tomar sus propias decisiones sexuales? Sí, casos extraordinarios y que pueden desembocar en miles de discusiones y divagaciones, pero, tan solo por darle un gusto al tío Esagui, imaginen el caso planteado; si el menor de edad está de acuerdo, consiente y avala la actividad… ¿deja de ser pedofilia?
Lo sé, lo sé, complejo, me ha llevado infinitas discusiones y nunca hemos podido llegar a algo claro, son tantas las variantes y problemáticas que se pueden presentar que siempre terminamos en extremos hipotéticos poco creíbles pero, solo ahí es donde puede encontrarse alguna solución distintas al común.

No quiero crear una de mis tantas discusiones aquí, solo creí importante dejar este precedente pues en algún punto de mi retorcida mente creo lo necesitaré.
LolitaBien, decía que comencé el libro pensando que, a raíz de la prohibición, encontraría un libro plagado de escenas sexuales, si no al nivel de Marques de Sade, si en algo más a lo Playboy pero claro, con niñez como aderezo. Y no, desde las primeras páginas se nos advierte que no encontraremos eso y, en palabras mías, encontraremos nulas imágenes mentales sobre actos sexuales y mucho sobre el amor.
Y caray, luego de ese prólogo que no me decepcionó, al contrario, me intrigó más, pude encontrar desde las primeras  páginas algo increíble, un gran amor, una pasión pocas veces vista en otras lectura, algo que me llevó a exclamar en más de una ocasión: ¡Wow, eleva la pedofilia a algo casi sublime!
Debemos quitamos el término mal visto, si dejamos solo “el amor”, pues solo hablamos de eso, un enamorado pero que, por situaciones peculiares el encuentra esa pasión en sus ninfulas.

Pero entremos en materia… ya lo sé, lo he dicho varias veces, intentaré ya no perder el hilo.
Lolita da la primera impresión de tratarse de un diario Humbert Humbert, un personaje peculiar que desnuda su vida en esas páginas escritas por él. Al final descubriremos que es algo más.
Es ahí, en esas páginas escritas por él, donde nos explica su primer gran amor en la niñez, el cual no logró consumar el acto sexual (Sí ¡el acto sexual entre niños! Y yo me quejo de las generaciones actuales), lo que provoca en él esa fascinación por las ninfulas; esa niñas que aún no entran completamente en la adolescencia, que presentan pocas variaciones de ese cambio pero tienen una chispa, un brillo en los ojos, un dejo de maldad que las vuelve algo así como “un alma vieja en un cuerpo muy joven”.
Esto es, palabras más palabras menos, una definición breve de lo que Humbert intenta explicar en todo el libro.

Nuestro personaje principal, por diversas circunstancias se ve obligado a abandonar la vieja Europa y adentrarse en Estados Unidos. Y en el esfuerzo por asentarse logra hacer que una familia lo hospede, claro, no es coincidencia que una linda niña sea parte de esa familia. Sin embargo la suerte no corre a su favor y se ve obligado a quedarse en otro lugar, dentro de una familia que poca atracción le genera, pero todo cambia cuando conoce a  Dolores Haze; Lolita, su nueva gran obsesión.

Hasta ahora es clara la fijación psicológica que presenta Humbert, el deseo inconcluso y pasión extrema que despierta ante la “misma situación” del pasado lo lleva al éxtasis, algo que no sería un problema si no fuera porque quien lo genera es una niña. Consciente de ello, de “su problema”, llegó a internarse en cierta institución en el viejo mundo, donde no solo aprendió sobre sí, le ayudó a mejorar su carrera profesional. Aunque poco relevante para la historia, nos deja en claro que no es un ser cualquiera, se sabe “dañado” y luchó contra ello. En opinión personal no creo se venciera, se dio cuenta que su obsesión no es mala es… diferente.

Lolita 2La convivencia con la madre de Lolita, viuda desde hace un par de años, es solo soportable por las visiones de su ninfula; una niña recostada en el pasto, su olor al acercarse a contarle un cuento, las conversaciones peculiares con ella, pero sobre todo, el mar de sensaciones explotadas con el solo roce de su piel.
Pero la madre quiere más, lo quiere a él, lucha por él y pone un ultimátum; si su amor es correspondido entonces deben casarse de inmediato, de lo contrario ¡abandone la casa en cuanto termine de leer ésta carta!… ¡vaya mujer!…
Arrinconado, Humbert acepta y comienza a fingir, todo sea por estar cerca de su amada, su amada Lolita. Pero la farsa dura poco, lo celos “disimulados” de la madre, aunque podría apostar a que es odio contra su hija, la llevan a descubrir un pequeño diario de Humbert donde todo queda al descubierto. Luego de amenazarle con “destaparlo” ante la sociedad, un nuevo golpe de suerte cambia la situación; en el camino a depositar las cartas donde se al verdadero Humbert, su ahora esposa sufre un accidente, es asesinada por un conductor que pierde el control de su vehículo y es ahí donde Humbert encuentra la solución a todos sus problemas; las cartas dispersas en la calle, al alcance de su mano, la “lamentable” pérdida de su mujer y la custodia total de su hija, su Lolita.

Aquí comienza una gran aventura a lo largo de todo el país, recorriendo moteles, ciudades, restaurantes de carretera, deteniéndose en algunos lugares para eventos culturales. Una descripción enorme y en muchos puntos aburrida sobre la vida y paisajes de los estadounidenses, uno de los puntos odiosos del libro, pues, aunque son interesantes las situaciones que viven ambos, tanta descripción vuelve cansada la lectura, si tomamos en cuenta que soy un lector que odia eso precisamente; las descripciones largas e innecesarias, pues se convierte en un libro difícil de terminar, tal como me pasó.

Lolita 3Lo importante; ¿ellos tienen relaciones? (no podría creer que nadie pensara en esa cuestión) Sí, frecuentes y poco explicitas. En realidad, tal como nos indica el prólogo, la sensualidad e insinuaciones cubren el espectro que cualquier otro autor hubiera llenado de… vulgaridades.

Lo que remarca la maestría de Nabokov, no solo en su lenguaje elegante e imaginativo al momento de tratar los primeros acercamientos y desarrollo de ese “problema” de nuestro personaje principal, en los momentos cumbres de la novela exprime al máximo su capacidad narrativa para dejarnos una imagen mental de lo que puede pasar, para luego dar paso a otra cosa. Lo acepto, muchas veces me detuve y esperé, dejé que mi cerebro imaginará eso que el autor esquivó. Me obligó a pensar.

Es entonces cuando llegamos a lo escabroso del asunto. Para mí, desde un inicio quedó claro la maravillosa capacidad de amar que tiene el Humbert, me encantó como enaltece a niveles divinos a su gran amor y, descubrirlo, con la rienda suelta, a plenitud en los brazos de su amada, pues no fue una sorpresa, fue un desarrollo de lo mismo, lo cual no me atrapó. Seguir las aventuras y el crecimiento de los personajes; las cambiantes necesidades de Lolita y el descubrimiento del gran problema… de su problema… lo efímero que puede resultar una atracción.
¿Será acaso un mensaje  sobre las relaciones humanas? Tratar el cómo las cosas cambian, las personas maduran y sufren modificaciones en la percepción de eso que pueden llamar amor. Lolita, la ninfula, es un perfecto ejemplo del amor de la juventud, incluso de aquel que decide enamorarse con tal de salir de un hogar que la asfixia.
Creo aquí cada lector encontrará mensajes distintos, acordes al momento de la lectura, personalidad y capacidad de identificación.

violenza-bambina-pedofiliaLo siento, me desvié, quería tratar lo “malvado”. Leí y escuche varias reseñas/críticas de la novela antes de atreverme a sentarme aquí y escribir. Muchos concuerdan en que es enfermo, sienten cierta repulsión ante lo que va a pasar, pero sobre todo, ante lo que pasa. Yo no, en algún punto entendí a Lolita, no es una niña, no tienen esa mentalidad y por supuesto no lo aparenta. Por otro lado, el amor de Humbert aunque no entraría en la categoría social (énfasis en el “social”) de “aceptable”, me parece algo increíble, una manera envidiable de amar y enaltecer  la figura de la amada, creo en ciertos puntos raya en lo enfermo y que puede causar problemas, como los que le pasaron, pero cuando alguien quiere de más es susceptible a ser dañado, es parte del amar, arriesgarse a perder. Apuesto a que pensaban en temas sexuales jajaja
Humbert lo vive, lo sufre y lo acepta, muy al final. Y no me adentraré más para no caer en spoilers.

¿El libro es malo? ¿Merecedor de ser prohibido?
Son muchos los factores que afectarían esas preguntas; la sociedad, la época y el lector, me parecen las más importantes. Lolita tiene un gran trasfondo psicológico, una lectura que un estudioso del tema adorará, hasta donde sé es casi lectura obligatoria entre los estudiantes de esa materia. Y no solo se queda ahí, el lenguaje presenta maravillas que, por fortuna, no hubiera sido capaz de apreciar de no ser por las anotaciones al pie de página por parte del traductor. Punto extra es el saber que la obra fue escrita en Inglés, lenguaje recién aprendido por el autor de habla Rusa; el libro fue el intento por demostrar que puede hacerlo, lo logró y, aunque lo leí en español, estoy seguro será un deleite leerlo en Ingles.

Paisajes y descripciones son, interesantes y medio atrayentes en algunos puntos, pero al no ser alguien que aprecie demasiado eso, lo pase por alto, fuera de un “estuvieron bien” no creo poder expresarme más al respecto.
La temática; el amor impropio. Desde mi generación, bajo mi perspectiva, mi peculiar manera de ver la vida, no veo gran problema, Lolita demostró saber lo que quería, Humbert no es el pervertido que se piensa al analizar la temática. Los dos así lo querían, no veo porque deba indignarme u ofenderme sus decisiones. Puedo entender a la sociedad, de éste y otros tiempos, el problema es que la sociedad no me entiende a mí, tal vez ahí radica el “problema”.

Lolita esquiva magistralmente lo vulgar.
Lolita demuestra que la mentalidad y madurez no siempre van de la mano con la edad.
Humbert nos enamora con su manera de ver la vida.
Las letras del libro no son ofensivas, no narran nada obsceno, eluden la controversia.
La temática es sensible.
Es mi mejor resumen de Lolita y con eso, no veo porque pueda ser malo y/o prohibido. Bajo mi percepción no llega a ser obra cumbre de la literatura pero se queda muy cerca. En definitiva es un libro que amerita una segunda lectura.

Ustedes lectores ¿comenzaron a encender las antorchas? ¿Comparten puntos de vista? ¿Les gustó la obra? ¿La prohibirían?

 

Anuncios
  1. 21 mayo, 2015 en 1:07 PM

    Me encanta el libro y tu critica, totalmente acertada 🙂

    Me gusta

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Araizcorre.com

Periodista y maratonista

The Velvet Books

Un lugar para compartir las historias que viven en los libros, narración oral y más

La Remington

de R. de la Lanza

Malas Costumbres

Somos una comunidad de entretenimiento e información para mujeres jóvenes (de alma o edad) que busca darle voz a las distintas formas de ser mujer.

mariposamigrante.wordpress.com/

El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania... sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

Literatura y poesía

Revista digital irregular no apta para convencionales

Survive

Amor, Ego y Rock and Roll. Corto y directo, como el punk, pero en cuento.

Algolágnico

by Getzemaní González Castro

A %d blogueros les gusta esto: