Fin. Cujo.

Contraportada Cujo(La entrada inicial y reseña a este libro es esta única entrada)

Cujo ese simpático perrito… bueno un animal de poco más de 100 kilos que se comportan de manera amigable con los niños, los pasea, les pasa la lengua por todo el rostro y juega con ellos pacientemente… ¡hasta que se desata la maldad! Muajaja y puff un perro de esas dimensiones sí que puede traer el infierno a la tierra.

Ok, no. La historia no es tan dramática como mi maníaca mente lo quiere hacer ver pero es tan ¡recomendable! Que vale la pena le den la oportunidad a un par de decenas de páginas de la historia, yo les garantizo que con eso tendrán para verse atrapados en la lectura, del resto se encargará el buen Stephen King.

Aunque Cujo tiene el honor de bautizar con su nombre a este libro, no es la estrella principal, al menos no en relevancia de la historia… bueno sí. Es complejo de explicar y aquí voy a sumergirme en lo complicado.
Quién lleva la importancia de la historia son los problemas de los personajes, una pareja que sufre una crisis de infidelidad, una madre que teme que su hijo se convierta en su padre; un casi alcohólico, mal hablado, golpeador de mujeres. Encerrada en un pueblo y una vida que no dista mucho de ser el mejor ejemplo, aprovecha su gran ventana de oportunidad para visitar a su hermana en la ciudad y sufrir con ello, una comparación dolorosa de lo que pudo ser contra lo que es su triste futuro.

Junto a unas pequeñas historias más, que aderezan de manera divertida esta gran novela llena de conflictos internos, luchas por salir adelante y, en el peor de los casos, seguir respirando para vivir un día más. Ahí es donde entra Cujo listo para quitarles ese último aliento. Bueno, no. Pero ¿a que sonó dramático? jajaja

El perro es el eje sobre el que gira la historia. Con una narración sencilla que ya es sello de King nos encontramos ante una aventura que me recordó a las bases de los giros de tuerca, al menos una de las tantas bases que podemos encontrar;  Los empeños de una casa
Nos descubrimos ante una serie de acontecimientos totalmente aislados y sostenidos por un único y “débil” eje; un perro enorme. Ante él convergen todas las historias de manera tan tenue que no somos capaces de ver el embrollo que se hace hasta no tener una madeja enorme ante nuestros ojos.

En el libro, hay cierto inspector que investiga un caso y realiza reflexiones bastante interesantes (perdonen por lo esquivo de mis comentarios pero voy al filo del spoiler) “¿cuál será la razón de lo que pasa? Tan sencillo es que cuando lo veamos en conjunto nos asombraremos de lo estúpidos que fuimos, sin embargo, ahora toca luchar con lo que se tiene y descubrir esa obviedad que pasamos por alto”
Y sí, nosotros como lectores teniendo las piezas iniciales somos capaces de imaginar un razonamiento eficaz a las dudas planteadas; ¡todo es tan simple! Pero, sumergidos en los zapatos de los involucrados ¿seriamos capaces de tanta presunción?

Es (y seguiré redundando eternamente en cada libro) lo grandioso de King; lo sencillo lo lleva a limites inimaginables. Logrando, si se le da el tiempo suficiente (recordemos aborrezco sus cuentos o relatos cortos, precisamente por no tener ese tiempo) logrará una novela estupenda que mantendrá al lector atrapado hasta la última página.

Aunque ésta no es una de sus mejores obras, sí es una recomendación total. Pues, siendo fiel a lo mágico de los libros, con sus historias podemos vivir cientos de vidas, algunas situaciones que tal vez no hemos vivido pero que nos preparan para cuando las afrontemos (¿será que secretamente todos los libros son de auto-ayuda? jajaja) y, como es el caso de este libro (al menos en mi persona) nos sumerge ante situaciones que ya nos tocó vivir. Nos refresca la memoria, desentraña ese pasado y pone (de nuevo) en juicio nuestras acciones.
En otras palabras, la narración es tan bien lograda que nos mete en el personaje y vivimos o revivimos eso a lo que se enfrenta. Mueve fibras sensibles y nos atrapa, nos estruja y nos llena de terror.

Bueno, no tanto “terror”. Aunque Cujo pasó a segundo término y unió todo, me quedé con ganas de verlo “libre”, suelto en una ciudad sin ley y abierta a sus antojos asesinos, tenía más potencial de destrucción y King lo contuvo ¿acaso tuvo miedo? ¿Vio otra escena final al estilo Carrie y temió la destrucción o repetir la escena? No lo sé pero en mi mente trabaja muy bien esa escena final de destrucción.

Léanlo, no puedo profundizar mucho en comentarios tan “misteriosos”, es necesario estar en igualdad de condiciones literarias para así poder dar rienda suelta a los comentarios y opiniones. Es lo que logra el autor, nos ata, nos aprisiona a una historia de la cual no podemos hablar mucho sin arruinársela a otros, y es que es tan buena, que no queremos hacerlo.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. 29 enero, 2015 en 1:17 PM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Araizcorre.com

Periodista y maratonista

The Velvet Books

Un lugar para compartir las historias que viven en los libros, narración oral y más

La Remington

de R. de la Lanza

Malas Costumbres

Somos una comunidad de entretenimiento e información para mujeres jóvenes (de alma o edad) que busca darle voz a las distintas formas de ser mujer.

mariposamigrante.wordpress.com/

El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania... sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

Literatura y poesía

Revista digital irregular no apta para convencionales

Survive

Amor, Ego y Rock and Roll. Corto y directo, como el punk, pero en cuento.

Algolágnico

by Getzemaní González Castro

A %d blogueros les gusta esto: