Inicio > Libros Inconclusos. > Inconcluso. El rey viejo.

Inconcluso. El rey viejo.

Inconcluso. El rey viejo.(Los comentarios iniciales los puedes encontrar aquí)

Imposible, no pude más con tanta lambisconería, exaltación sin fundamentos y una historia centralizada en un personaje que no goza de mi simpatía y el cuál no entretiene en esta historia tomada como independiente. Y hago énfasis en lo último pues era solamente así como sería posible seguir con la lectura y no dejarme llevar por el prejuicio, tratando de ignorar mi repulsión y verlo como eso, algo extra, un anexo de ese personaje que conozco tan poco y detesto tanto.

Venustiano Carranza es elevado a casi el nivel de un semi-dios en esta historia, en la cual se pretende narrar sus últimos momentos como presidente de la nación y como personaje vivo en este mundo. Dejo de ser ambas cosas en un hecho como los más en México, una traición, se le eliminó porque dejó de servir a ciertos intereses y, desde mi peculiar óptica, se le terminó el oportunismo y la habilidad para jugar con el viento a favor.

El libro es un “diario” de uno de los personajes; un político allegado al presidente. En un acto de valentía inaudito en su persona, decide seguir al presidente en el destierro y en el trascurso de los días agrega notas -generalmente con retraso- sobre lo acontecido en la odisea de un escape infructuoso.
Bajo una perspectiva de un siervo a los pies de un grandioso general, una imponente figura que nunca se desgasta y contenedor de un espíritu que mueve a los pocos fieles a seguirlo ciegamente porque, eso sí, los traidores, malditos hijos de… la revolución que no termina de forjar al nuevo México, son unos bastardos que no merecen haber conocido a su madre.

Es un libro servil. Cómo sospechaba a inicios se trata de enaltecer a figura del presidente a como dé lugar. No hay matices o un simple defecto que atenué esa imagen impoluta de un personaje que, ni nos es presentado, ni se profundiza en él, provocando se propague la imagen propuesta del autor.
Esto no estaría del todo mal pues, él escribe el libro, él escribe lo que le da la gana, pero al presentarnos solo una cara de una persona propaga solo esa visión. En un país como México ha quedado demostrado lo peligroso de ese ejercicio.

Fue por eso, además de la pésima narrativa, lo que me orilló a abandonar la lectura a 50 páginas del final. Podría haber aguantado más, dirán algunos, pero cuando la lectura se hace lenta e incluso al ver el libro te llenas de una sensación rara, con ganas de querer hacer todo menos seguir leyendo, es entonces cuando sabes que el libro merece ser dejado. Algunas vez leí “hay demasiados libros como para perder el tiempo con aquellos que no nos agradan” me gustó y la quiero hacer mi filosofía. ¡Adiós!

¿Comentarios al respecto? ¿Alguien ya lo leyó? ¿Debí aguantar más?

 

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. 26 noviembre, 2014 en 5:03 PM
  2. 20 diciembre, 2014 en 10:57 AM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Araizcorre.com

Periodista y maratonista

The Velvet Books

Un lugar para compartir las historias que viven en los libros, narración oral y más

La Remington

de R. de la Lanza

Malas Costumbres

Somos una comunidad de entretenimiento e información para mujeres jóvenes (de alma o edad) que busca darle voz a las distintas formas de ser mujer.

mariposamigrante.wordpress.com/

El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania... sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

Literatura y poesía

Revista digital irregular no apta para convencionales

Survive

Amor, Ego y Rock and Roll. Corto y directo, como el punk, pero en cuento.

Algolágnico

by Getzemaní González Castro

A %d blogueros les gusta esto: