Inicio > Libro Finalizado > Fin. Sin novedad en el frente.

Fin. Sin novedad en el frente.

Contraportada de Sin novedad en el frente

(Los comentarios iniciales los puedes encontrar aquí)

Luego de décadas de paz en Europa, bajo el manto de la industrialización, la alegría y el crecimiento proliferó entre las naciones. Las máquinas suplían la fuerza animal, las distancias se acortaban, las ciudades crecían y las naciones les quedaban pequeñas a sus pobladores. Los diversos avances tecnológicos en cada nación, los crecían, se consideraban únicos y por ello dueños del mundo. Un mundo del que queda cada vez menos por repartir y del que se le exigía más.

Cada vez es más frecuente entender lo absurdo de la versión “oficial”; la muerte de un archiduque. Dependiendo del autor o analista a escuchar, encontraremos los múltiples factores a los que se achaca este acontecimiento. En lo personal, me quedo con mi peculiar y simplista versión; el crecimiento desmedido y la falsa seguridad en la tecnología fue lo que provocó la primera guerra mundial.

El crecimiento y los años de paz llevaron a millones de personas a buscar las viejas glorias, a luchar por LA NACIÓN. Fue la tecnología la que los acribilló con todo y sueños, y los terminó hundiendo en un agujero. Estancados, inmóviles. Fueron tantos que, ¿qué más da? “Lancemos cientos, una y otra vez, de frente al enemigo, que importa si destazan a miles, con los pocos que lleguen lograremos capturar la trinchera del enemigo”. Era el mismo plan del otro lado, recapturar lo perdido y tratar de ganar una trinchera enemiga aprovechando el vigor de la ligera victoria.
Un cuento de nunca acabar, solo frenado por la tecnología; las metralletas -invento recién aparecido- delimitaron el frente de batalla y, por si no fuera poco, los ataques con gas complica el movimiento, los aviones  surcando por primera vez el campo de batalla, señalando y hasta atacando los puntos claves. De fondo, la artillería que nunca se cansó de rugir. La apabullante tecnología aniquilando al humano que la creo, al servicio, del “enemigo”.

¿Qué dejó la primera guerra? La humanización de los dirigentes, esos reyes, emperadores, aquellos personajes que eran considerados casi dioses fueron conocidos en el campo de batalla, -solo para pasar revista a las tropas, que quede claro- y descubiertos así, humanos. ¿Qué los diferenciaba de ellos en el campo de batalla? ¿Por qué eran ellos, los de abajo, los que luchaban una guerra orquestada por los de arriba?
Preguntas que en ciertas naciones caló más hondo, provocando la caída de antiguos regímenes. En muchas, estuvo a punto. ¿Fue ese factor lo que aceleró la rendición?

Una novela derrotista, promovida por todo el globo y enaltecida con miras a doblegar todavía más a la desmoronada Alemania, ese gigante que puede resurgir. Al menos es parte de los tantos comentarios vertidos en internet.
Yo no lo considero así, al menos ciegamente. Es un libro necesario. Así como me encanta jugar, morir y resurgir para seguir muriendo en mis videojuegos, así como me crece la admiración al estudiar la historia, los movimientos de tropas, las conquistas de ciudades, los grandes planes orquestados, las fallas y victorias aplastantes que solo promueven más la gloria de la guerra, así debemos de tener nuestras correspondientes cachetadas de realidad.
No todo es hermoso, la guerra es fatal, tiene su lado horrible, el infierno que pasan solo los de abajo, los que mueren y pocas veces pueden narrarlo.

Sin novedad en el frente nos narra lo cruel de la realidad, los resultados de las ideas que al momento de la práctica se estancan en las trincheras. Huecos en la tierra donde viven, comen, ¿duermen?, enloquecen y mueren, eso si tienen suerte, la norma es salir al sonido de un silbato y morir con el fuego indiscriminado del otro lado.

Es en la pausa, ignorando el ruido, sobreponiéndose al frío y los sentimientos de terror cuando, en un lapso de lucidez, llegan los pensamientos realistas; una pregunta hecha con más fuerza ¿qué carajos hago aquí? Y las respuestas se solapan una a otra, la realidad desplaza el idealismo y demuestra la poca utilidad de los fervientes sentimientos nacionalistas. Las trincheras, el estancamiento en la batalla, las pocas y pésimas victorias mantienen la moral baja, y eso, a la larga, termina por acabar la fatídica guerra.

Como pueden darse cuenta es complicado lograr una reseña de este libro, es difícil comentarlo sin ingresar nuestras opiniones al respecto. Es tan frío y trágico que habla por sí solo y no necesita cualquier tipo de endulzamiento que se nos pueda ocurrir.
La angustia de un grupo de jóvenes ante un mundo que se desmorona frente a ellos es lo que encontraremos; terror, masacre, aflicción, muerte, la aniquilación de la psique y el vivir, respirar y esperar la paz, esa que cada vez se escucha más en las trincheras y con cada disparo se ve más lejana.

¿Una obra maestra digna de un Nobel? Creo el Nobel se le da al autor, no a una obra. Es un excelente libro pero necesitaría más de su obra para poder decidirme.
Aquí no encontramos la creación o imaginación, es una simple narración de un sobreviviente. Con ello no quiero demeritar todo lo que vivió, mucho menos lo bien que plasmo esas vivencias pero, sí me parece poco para por ello darle un Nobel.
Como libro ¡es magnífico! Tanto, como para almacenarlo para la posteridad y de lectura obligada. Debemos aprender y, como ferviente creyente de “quien no aprende de la historia está condenado a repetirla”, este libro es vital para ello.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Araizcorre.com

Periodista y maratonista

The Velvet Books

Un lugar para compartir las historias que viven en los libros, narración oral y más

La Remington

de R. de la Lanza

Malas Costumbres

Somos una comunidad de entretenimiento e información para mujeres jóvenes (de alma o edad) que busca darle voz a las distintas formas de ser mujer.

mariposamigrante.wordpress.com/

El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania... sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

Literatura y poesía

Revista digital irregular no apta para convencionales

Survive

Amor, Ego y Rock and Roll. Corto y directo, como el punk, pero en cuento.

Algolágnico

by Getzemaní González Castro

A %d blogueros les gusta esto: