Inicio > Libro Finalizado > Fin. La vuelta al mundo en 80 días.

Fin. La vuelta al mundo en 80 días.

Contra portada del libro la vuelta al mundo en 80 días.(Los comentarios iniciales los puedes encontrar aquí)

Estás viendo un encuentro de (coloque aquí su deporte favorito), es la gran final entre los dos mejores contendientes de los últimos años, lo que pronostica un evento único y emocionante a cada minuto.
Durante todo el trascurso del encuentro las posibilidades tienen poca variación del 50% algunas rápidas acciones decantan a un posible competidor pero la rápida respuesta o un giro del destino iguala las condiciones y todo se mantiene en equilibrio. Minutos después la balanza cambia de bando pero son tan buenos los retadores que todo parece indicar el encuentro se resolverá hasta el último minuto.

Los espectadores gozan con cada instante, la tensión aumenta y solo esperan un descuido del rival para gritar de alegría, aunque también rezan a la diosa fortuna para que no juegue contra ellos y así no maldecirla con esa furia atrapada desde el inicio del encuentro.

Los minutos se agotan, los segundos pasan a veces rápidos cuando tenemos la ventaja y lentos cuando sufrimos, la tensión se puede cortar en el aire, las respiraciones se detienen, todos los espectadores miran el campo de juego y, al final… volvamos a los libros.
No es secreto, la temática es dar la vuelta al mundo en 80 días, la contraportada nos adelanta la apuesta que originó esta aventura y para no hacerlo un libro más Verne adereza “el encuentro” con la búsqueda de un ladrón que encaja en el personaje principal Phileas Fogg, lo que genera aún más tensión en el ambiente. Por supuesto no les diré el resultado pero puedo asegurarles que, como yo, terminaran con su mejor cara de ternura, algo así :3 si antes me gustaba Julio Verne ahora ¡lo adoro!

Pensaba en cómo explicar la sencillez de Verne para narrar sus aventuras pero se me cruzaron los cables y me centré en algo que acabo de leer recientemente de Stevenson; mencionan antes de la novela que él narraba a sus “hijos” aventuras fenomenales y al final, cuando ellos dormían, las apuntaba y servían de referencia para sus obras.
Si me hubieran dicho lo mismo de Julio Verne lo creería sin dudar un segundo. La vuelta al mundo en 80 días tiene una idea muy básica aunque adelantada desde el título ¿cómo hacer más interesante esto al autor? ¡Pongan una apuesta de varios millones de dólares (en realidad apuestan 20 mil libras esterlinas pero, hoy en día, “millones de dólares” impresiona más) si se logra en 80 días o menos! Pero entonces sería un libro meramente descriptivo de las aventuras de este gentleman viajando por el mundo a toda velocidad, es decir, sería de lo que ya me había quejado de Verne; se deshace en descripciones innecesarias. ¡Mentan el robo a un banco y la posibilidad de que nuestro personaje no apostó sino que intenta huir con el botín! Ah ok, ahora es cacería además de viaje sumado a un personaje de lo más interesante, esto de verdad promete.

Con el libro terminado puedo imaginar cómo se le ocurrió al autor; puedo apostar que primero encontró el giro de tuerca final (no lo contaré, tranquilos) después ideó la vuelta al mundo para poder aplicar ese giro, creyendo que sería aburrido mete la apuesta y para aderezar usa el robo, que es lo que mantendrán al lector a la expectativa y creando sus propias deducciones en favor o en contra del personaje.
Lo sé, repetitivo mi comentario pero es genial como lo logró… les adelanto ¡tienen que leer este libro!

Al igual que en el libro pasado Verne logra uno de los puntos claves necesarios para considerar su obra un “clásico”, describe fielmente la época histórica en que fue colocada la obra. El diagrama de la sociedad europea, inglesa para ser exactos, además del choque entre distintas culturas da ese ingrediente necesario para el clásico, sumado a eso dibuja la problemática de un gran imperio como el inglés que, con su gran amplitud, lucha por mantener el control de provincias alejadas. Y muy al final nos narra la sociedad y choque de ideas con sus primos los norteamericanos, un enfrentamiento divertido y que francamente no hay a quien irle, ambos son tan tercos y enfermizos con sus manera que… bueno los mexicanos tenemos raíces hispanas quizá por eso no lo entendemos.

La narración es sencilla, como mencione al principio, pareciera que narra a sus hijos alguna especie de cuento de cuna. Lo suficientemente básico para no causarle problemas al lector pero con toques de intriga y apremio que lo mantienen a la expectativa, con ganas de más, de saber cómo carajos sale del aprieto en que se han involucrado. Los personajes bastante peculiares unos de otros van tomando su lugar en el corazón de los lectores con cada situación, sin “medias tintas” los buenos se colocan en su justo lugar, mientras los malos hacen lo mismo con pequeñas variaciones. Verne lo intenta, da “claro-oscuros” a algunos personajes pero apuesta por la salida rápida de no comprometerse con ello en pos de la aventura “el viaje”, ¡bien jugado! Sería interesante conocer más a profundidad a esos personajes pero ¡hay una carrera y no hay tiempo que perder!

Y llegando al final, con las llaves de mi casa extraviadas, sentado en la plaza pública, con la respiración acelerada al poder vislumbrar la meta, palabras ofensivas lanzadas al viento por los contratiempos encontrados por el personaje y al final, sonrisas y una que otra carcajada, y al final (sí, de nuevo) en la última línea, el suspiro más largo y sincero que he lanzado en mucho tiempo. Julio Verne es un romántico ¿quién lo hubiera imaginado?

Un libro que regalaría sin problemas (y lo pienso hacer), cumple con mis requisitos básicos para ser una gran obra digna de compartirse con todo el mundo; es sencilla y sin pretensiones, se limita a contar su historia con el lenguaje más claro posible. Haciéndose una obra universal pues cualquier persona, de cualquier estrato social (sobre todo los más bajos, que es por lo que siempre lucho) puede acercarse a ella sin problemas y gozarla como el gran libro que es.

Recomendada totalmente, un clásico de la literatura universal que por su precio (se puede encontrar desde 30 pesos, lo que pagué yo) debe ser accesible y gozada por todos. Un libro que debe leerse al menos una vez en la vida y que será compartido en la primera oportunidad que tenga, luchando contra Violetta quien no quiere que lo comparta hasta no haberlo leído antes pero, teniendo ella tanto que leer (por cuestiones educativas) y con un precio tan accesible creo puedo disponer de él y reponerlo en el momento que ella tenga tiempo.

Con este libro, y teniendo en cuenta el anterior del autor, no cabe duda que me he vuelto un gran seguidor y, como no podría ser de otra manera, estaré a la caza de el resto de su obra.
Y en la sección de preguntas ¿cuál es su opinión del autor? Y claro ¿qué les pareció este libro? Pero sobre todo ¿qué piensan de la última línea cargada de romanticismo? ¿Por qué… no solo a mí me lo pareció… o sí?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Araizcorre.com

Periodista y maratonista

The Velvet Books

Un lugar para compartir las historias que viven en los libros, narración oral y más

La Remington

de R. de la Lanza

Malas Costumbres

Somos una comunidad de entretenimiento e información para mujeres jóvenes (de alma o edad) que busca darle voz a las distintas formas de ser mujer.

mariposamigrante.wordpress.com/

El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania... sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

Literatura y poesía

Revista digital irregular no apta para convencionales

Survive

Amor, Ego y Rock and Roll. Corto y directo, como el punk, pero en cuento.

Algolágnico

by Getzemaní González Castro

A %d blogueros les gusta esto: