Inicio > Libro Finalizado > Fin. La invención del amor.

Fin. La invención del amor.

Contraportada "La invención del amor"(Los comentarios iniciales los puedes encontrar aquí)

40 años de vida, soltero, con escasos amigos a los que intentas frecuentar periódicamente pero de los que te aburres pronto con las mismas conversaciones de siempre, un trabajo rutinario que genera lo suficiente como para despreocuparse de él y estar desatendido de la economía, esa que jode a tantos españoles últimamente, un departamento con una terraza desde la cual se puede ver Madrid en toda su plenitud fusionándose con las miles de estrellas que aparecen por la noche y el paisaje geográfico que cubrimos con innumerables edificios pero que desde esa altura es solo visible para él.

Así es la vida de Samuel, un sinsentido sobrellevado día a día sin razón aparente que la de seguir respirando, sin emociones fuertes, novedades o algo ligeramente significativo que mencionar.

Una de esas tantas aburridas noches recibe una llamada ¿para él? Desean hablar con Samuel, trasmitirle la noticia del fallecimiento de Clara en un accidente y darle a conocer la dirección donde será llevado acabo el funeral.
Samuel no conoce a ninguna Clara, a nadie con un nombre siquiera suene similar y mucho menos tiene contacto con alguien que le pueda llamar con tanta familiaridad.
Movido por la curiosidad… al menos eso dice la premisa, el lector podrá decidirse si fue por esa razón, aburrimiento, casualidad o un mal recurso del autor… decide asistir al velorio. Y es así como comienza esta fatal aventura que, aunque goza de una excelente premisa deja que todo salte por la borda y fuera de ese inicio interesante, el resto del libro te preguntas constantemente ¿cómo carajos le dieron el premio a esto?

La invención del amor pretende (y así lo quiso hacer según declaraciones del autor) no ser juzgado como una novela de amor cursi, sentimentaloide para niños que quieren compartir con las niñas, me parece que desde el título debió de definir sus intenciones. No es que quiera con esto destrozar el interesante título, creo que acierta muy bien en la trama de la novela, pero es ésta la que se le escapa de las manos. Ya conocemos la premisa, la contraportada y el inicio de este blog la dan a conocer, lo que pudo terminar en algo interesante se va diluyendo en divagaciones “profundas” (esas que tanto aborrezco) que no llevan a nada.

El problema de este libro (¿o “con este libro”?) puede ser que no comparto la visión de los 40 años, qué aunque acercándome no puedo siquiera imaginar cómo son esas “crisis”. La inactividad de un personaje que ve el mundo pasar a sus pies lo puedo comprender, incluso podría afirmar que he pasado por lo mismo, pero eso solo es el inicio de este libro, su mensaje final viene de la mano de la catarsis sufrida, el giro que lo lleva a terminar en una vida radicalmente opuesta a como lo conocimos ¿el problema? Nunca vemos el cambio venir, de una página otra ha encontrado todas las respuestas que buscaba y poco antes del final decide, en un salto de fe, realizar ese cambio que… él no sabe que necesita, que nadie le pidió, que ni siquiera pensó pero que “tiene” que realizar, al final se hace responsable de su vida.

Esta crítica me hace repensar la situación y vuelvo a considerar que no es más que una crisis de los 40 lo que vive nuestro personaje, sensaciones y situaciones que no he vivido y por las cuales puedo no comprender tan a fondo, tocara leerlo en muchos años más, aunque desde ahora puedo decir que no me surgen ganas de hacerlo. ¿Por qué? Los personajes son muy vacíos, los intentos de llenarlos de matices… bueno, de cualquier contenido no hacen más que caer en el otro pecado del autor: “la coincidencia”

Todo surge por azar del destino, todo se da por casualidad, las acciones inverosímiles se dan sin más, solo porque sí. Y perdonen que hable tan vagamente pero ¡es un premio Alfaguara! Independientemente de mi reseña muchos querrán leerlo y no quiero arruinarles el libro ¡aunque sea muy malo! Por ello seguiré con mis vaguedades.
Samuel no es Samuel… quedó muy claro desde el inicio ¿verdad? No va por ahí la movida. Desde las primeras páginas descubrimos que esto es un simple error, para cuando estamos cerca de saber lo que pasó ese error se convierte en una explicación más, una narración tonta y torpe por definir a un personaje que nunca conoceremos y del cual, a tan avanzada lectura, no tiene caso conocerlo. Lo que el lector pensaría sería el eje central (Clara, el personaje fallecido) termina siendo una mera excusa para las divagaciones que pueda encontrar sobre el amor, incluso eso lo hace mal.

Un soltero a sus 40, una hermana mayor con similares ideas y traidora a sus principios, un “rucochavo” (un hombre maduro que quiere seguir viviendo y sintiendo como joven) viviendo una aventura, una mujer casada jugando al doble espía en el amor; acusando de infiel a su pareja mientras ella prepara todo para irse con su amante y, al final, una muerta que nunca conoceremos del todo pero si las distintas versiones de ella de voz de quienes la conocieron. Esto último un ejercicio interesante pero igualmente fallido.
Distintas maneras de amor, el punto perfecto para tratar, desde diferentes perspectivas, al amor en nuestros días. Todo a la basura por las divagaciones tan rebuscadas, “profundas” y muchas veces tan sin sentido que se contradicen con el actuar de los personajes. Estamos conociendo la mentalidad, los deseos más profundos de un personaje y, cuando volvemos a la realidad, actúan de manera contraria ¿entonces? ¿Otra crisis de los 40 o error del autor? Si es lo primero puff ¡ya basta, ya lo entendimos! Si es lo segundo se nota desde hace varias páginas. ¿Acaso quien vive una crisis es el autor?

 

Una reseña que se está alargando más de lo debido, que comienza a caer en los errores cometidos en el libro y que aún no pretendía acabar. El hecho de ser ganadora de un importante premio me hace tratar a esta novela con “pinzas”, con mucho cuidado y explicar detalladamente porque no me gustó. Llevando varios premios Alfaguara en mi lista de “buenos”, prácticamente todos los que he tenido oportunidad de leer, es raro y complicado hacer una crítica negativa.

Un recomendación que no haré, pesé al premio… no, sin el premio hubiera sido una novela más, comentada sin tanta ferocidad y detenimiento, dejada en el olvido de inmediato, en está ocasión mantenida en la memoria como “el primer Alfaguara que detesté” y los datos necesarios para fundamentarlo.

Anuncios
  1. marlenemariana27
    9 abril, 2014 en 1:58 PM

    Soy yo o José Ovejero fue al Mercado de Sonora? Hay veces que libros no tan buenos tienen tanta publicidad, como un premio, y otros, muy bueno no tanto.
    Como dice mi abuela, en esta vida lo que hay que tener es suerte.
    (Aunque creo, que la persistencia es casi igual a la suerte, imaginate, vi en otro de tus post, sobre la escritura, y este autor tiene 11 años en este plan, me imagino llevando la novela a cada editor, tocando puertas y halando orejas).
    Un abrazo!!

    Me gusta

    • 9 abril, 2014 en 2:41 PM

      La pregunta sobre Ovejero en el Mercado… ¿es real o es un chiste que no entendí?
      Alfaguara no me había fallado a la fecha, aunque ya había recibido comentarios en Twitter sobre lo malo de este premio en especifico y otros dos, aun así decidí darle la oportunidad y aquí el resultado, un fracaso.

      Más que suerte es perseverancia, tanto del escritor por probar suerte en las grandes ligas (las editoriales), en las “ligas menores” (no es por desprestigiar pero par seguir la analogía así denominare a “internet” en general) así como la perseverancia del lector.
      Soy fanático de meterme a los lugares de libros usados y probar suerte con escritores de los que no se absolutamente nada, así me he llevado enormes sorpresa y decepciones al no comprender como es posible que no tenga un gran lugar en la historia de la literatura.

      Con Ovejero creo así me pasó, suma de factores, un autor al que descocía totalmente, dueño de un prestigioso premio y del cual tenía buenas referencias propias por otras obras ganadoras. Y como todo en la vida, siempre hay el negrito en el arroz, en este caso “La invención del amor”.

      Me gusta

      • marlenemariana27
        9 abril, 2014 en 3:39 PM

        Era una broma, en Venezuela, se estila mucho el esoterismo, con eso de baños de santos, esencias etc; Tipo realismo mágico que en el Mercado de Sonora hubiera conseguido un baño de un santo que lo ayudara.
        Veo la indignación por lo malo del libro en la respuesta, aunque si te fijas, la portada se presta para algo cursi, o algo muy bueno… se mantiene en que los libros son una sorpresa, y que también, a todos nos llega una oportunidad, quizá, y es una suposición a Ovejero le toco la suya y no la dejo escapar.

        Me gusta

        • 10 abril, 2014 en 8:27 AM

          Ya decía yo que era chiste que no terminaba de entender jajaja

          La portada y el título son pretenciosos, por más que el autor diga que no, y la idea original, esa que planteo al inicio de la entrada es muy buena, el problema es que no la supo desarrollar correctamente. En lugar de irse por lo complicado, seguir desarrollando el “amor” por el personaje fallecido cae en clichés muy simplones que terminan por arruinar la historia.

          Me gusta

          • marlenemariana27
            11 abril, 2014 en 2:28 PM

            Traducción: No leas esa novela 😉

            Me gusta

  1. 9 abril, 2014 en 9:14 AM
  2. 20 diciembre, 2014 en 10:56 AM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Araizcorre.com

Periodista y maratonista

The Velvet Books

Un lugar para compartir las historias que viven en los libros, narración oral y más

La Remington

de R. de la Lanza

Malas Costumbres

Somos una comunidad de entretenimiento e información para mujeres jóvenes (de alma o edad) que busca darle voz a las distintas formas de ser mujer.

mariposamigrante.wordpress.com/

El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania... sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

Literatura y poesía

Revista digital irregular no apta para convencionales

Survive

Amor, Ego y Rock and Roll. Corto y directo, como el punk, pero en cuento.

Algolágnico

by Getzemaní González Castro

A %d blogueros les gusta esto: