Inicio > Libro Finalizado > Fin. La muerte de Artemio Cruz.

Fin. La muerte de Artemio Cruz.

Contraportada La muerte de Artemio Cruz(Los comentarios iniciales los puedes encontrar aquí)

Artemio Cruz ha muerto, estoy de luto.” Fue el tuit que hice en cuanto terminé el libro. Algo que ya esperaba, se venía venir, era inevitable, caray ¡lo dice el título el libro! pero yo no quería que muriera ese viejito cabrón.

Con una historia “sencilla”, el libro comienza narrándonos los últimos momentos del personaje Artemio Cruz. Nos sumerge dentro de su anciana, soberbia y muy interesante mente para, en vista del escabroso final que se acerca, hacer un repaso de nuestra vida ¡su vida! ¿Y así conseguir la paz? Creo nadie sabe si lo anterior es cierto, ni el mismo personaje con el que vivimos todo esto. Como pocos libros debemos vivirlo, debemos leerlo, descubrirnos parte de la historia para así entender ¿estamos satisfechos con nuestra vida?

En estos momentos puedo decir que adoro a Carlos Fuentes se ha colado en mi lista de autores favoritos y me alegra mucho compartamos nacionalidad, tengo una gran tarea por delante; investigar mucho más del autor, empaparme de su vida y obra, para así, corroborar su grandeza o descubrir si solo es bueno escribiendo. Por las críticas y comentarios en internet me decanto más por considerarlo un genial personaje mexicano y estupendo escritor.

Regresando al libro, mi primera gran duda con la narración fue la similitud con “El otoño del patriarca” de García Márquez. Una narración diferente, con saltos en el tiempo, lapsus de análisis del entorno: el énfasis en los detalles que nos rodean, un nuevo salto a otra geografía y otro tiempo, una situación que viene a explicar lo que más adelante se mencionara o quizá en páginas anteriores ya se hizo un guiño. Una narración compleja, pero a diferencia de la obra de Márquez, Fuentes lo hace bien, en este caso, saber desde inicio que hablamos de un hombre moribundo, que aunque es un cabrón (perdón por la palabra pero es la única capaz de definir bien a bien a este personaje) que juega con todos y se niega aceptar que ya “anda fallando”, se nota, podemos verlo, sentirlo, lo leemos y lo leemos mal.

El lector es testigo de sus desvaríos momentáneos en la peor de las situaciones; somos objetos inmóviles, al igual que él, de la pelea que hay por mantenerlo “aquí”, cuando en algún punto, incluso el lector quiere darle fin a ese gran lastre que lo atormenta. Pero no, la vida nunca ha sido fácil y no hay porque ponérselo fácil a la huesuda: aquí viene otro dolor, una maldita queja contra ellos, mirarlos “sin ser visto” y descubrirlos hipócritas, están ahí no por él ¡maldita hipocresía! El dolor de nuevo, vamos, larguémonos, fuera los doctores, las personas, Catalina, vete Catalina, Regina, el campo, ¡oh Regina!

¿Qué? No me podía quedar con las ganas de hacer un burdo intento, de jugar a escribir como él. Aunque seguramente fallé en el intento, es la única manera de explicar, de adelantar un poco la lectura “diferente” con la que me encontré ¿otra manera? Lo siento, no la encontré, pero te reto a hacerlo, interesante ejercicio ¿no? Juguemos en los comentarios.

Fuentes nos lega un análisis de la vida dentro de una batalla con la muerte. Nosotros, ahora jóvenes, ahora maduros, sobreviviendo o sacando la vida adelante, tomamos día a día acciones para seguir un paso adelante en nuestros sueños, esos objetivos en el cielo que nos hemos planteado. Para llegar a ellos hace falta hacer cosas no siempre agradables o tal vez sí, pero las consecuencias son inevitables y tarde o temprano las enfrentaremos, con un poco de suerte las sorteamos durante la vida, con muy mala suerte… nos vemos en el recuento final.

Artemio Cruz es un personaje entrañable, no me digan que solo me lo pareció a mí. Desde su infancia, con objetivos claros luchó y trabajó duro para lograrlos, muchas veces tuvo que hacer sacrificios: hacer cosas que no le gustaba o solo dejar de hacer cosas con tal de avanzar un paso más. Al final, recostado en ese lugar, con la pelea por los lujos de fondo y entregando cuentas, es cuando vemos las situaciones desde otra dimensión.
El arrepentimiento, el coraje, la soberbia, ser un cabrón sale a relucir, en un balance final ¿valió la pena haber ignorado aquel amor, luchar aquella batalla, abdicar aquel encuentro? ¿Cambiarías algo? ¿Tiene sentido hacerlo?

Una obra llena de preguntas, una vida analizada que nos invita a hacer lo propio, a nuestra peculiar y no tan “terminada” vida comenzamos inconscientemente a compartirle reflexiones, sin darnos cuenta ponemos en la balanza nuestra vida. Es entonces cuando regresamos a “nuestra vida”, nos descubrimos sin haber avanzado una sola página, haber perdido el camión que esperábamos, perderlo 3 veces, pero tener una sonrisa en el rostro, algo cambio dentro de nosotros, la pregunta indicada estaba ahí, en esa página.

Una aventura fenomenal que no se puede leer como una novela cualquiera, es compleja, la narrativa va de la mano de la mente desvariada de un anciano a punto de morir, lo que justifica los trozos de narración separados entre sí, al menos así debemos de leerlo, de no hacerlo puede ocurrirles lo que a mí en “El otoño del Patriarca” no entender ese punto y abandonarlo por la difícil narración.
La narración no es sencilla, solo necesita algo de empatía y paciencia. Me recordó mucho a mi madre: habla, habla, narra, cuenta, habla más, en 500 palabras te contó la historia de la casa de enfrente, cuando tú solo le preguntaste ¿de qué color era esa casa?

Una recomendación total, una de las mejores obras de Fuentes hasta el momento (hablo de los libros leídos por mí)
Requiere paciencia, pero cuando se entiende el estilo, cuando logramos la empatía con la manera de contarlo se disfruta de sobre manera, es un vistazo a la intimidad de las personas, de un viejo muy cabrón que nos narra cómo llegó a serlo ¿quién no satisface su voyerismo (que todos tenemos, no lo nieguen) con ello?
Al final, en un intento de seguir “superando” a Márquez (esas son percepciones mías y que me gustaría discutir con ustedes) cierra con un estilo “100 años de soledad” también estupendo. Aunque siendo sinceros, el final, en la última docena de páginas se pone un poquito soberbio, el estilo pulido y bien trabajado del que habíamos disfrutado se pierde, lo explota… lo exagera demasiado y lo perdemos entre detalles totalmente innecesarios, ya no es él, no es Fuentes, no es Artemio, no tengo la menor idea de quién es.

Anuncios
  1. 18 marzo, 2014 en 4:40 AM

    Me gustó el libro, aunque algo que no me gustó fue de repente en vez para la historia y empieza la narración de pensamientos, ideas y/o descripciones sobre-trabajadas. Esa fue mi percepción, no sé si te pasó lo mismo. De todas maneras es un buen libro, y estoy de acuerdo contigo en que es una buena recomendación.

    Me gusta

    • 18 marzo, 2014 en 10:12 AM

      Creo que esa era la idea… ¿o será que me a tocado convivir con personas así? Personas que te platican algo y comienzan a divagar, a comentar otras cosas, salirse del tema para terminar hablando de algo totalmente opuesto.
      Artemio, una persona mayor en los últimos momentos de su vida, me parece es compresible y de esperarse reacciones así de su parte.
      Lo supe entender aunque no siempre me gustaba la narración, precisamente al final cuando su mente está dando las últimas y se encuentra en el peor momento.

      Me gusta

  1. 16 marzo, 2014 en 10:44 AM
  2. 20 diciembre, 2014 en 10:56 AM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Araizcorre.com

Periodista y maratonista

The Velvet Books

Un lugar para compartir las historias que viven en los libros, narración oral y más

La Remington

de R. de la Lanza

Malas Costumbres

Somos una comunidad de entretenimiento e información para mujeres jóvenes (de alma o edad) que busca darle voz a las distintas formas de ser mujer.

mariposamigrante.wordpress.com/

El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania... sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

Literatura y poesía

Revista digital irregular no apta para convencionales

Survive

Amor, Ego y Rock and Roll. Corto y directo, como el punk, pero en cuento.

Algolágnico

by Getzemaní González Castro

A %d blogueros les gusta esto: