Inicio > Cosas del ESAGUI > Día de muertos. México Independiente 3-5.

Día de muertos. México Independiente 3-5.

La entrada anterior la puedes encontrar aquí.

300 años tuvieron que pasar para que el enemigo invasor, el español, se marchara de estas tierras. Todo comenzó en 1810 cuando un anciano sacerdote tocó de madrugada las campanas de su iglesia para así llamar al pueblo, a los indígenas, a todos aquellos oprimidos, para levantarse contra un “mal gobierno”… huy ¿a cuánto estaremos de que se repita la historia?… en fin, decía que el viejito arengó a todo un poblado y desde ese acontecimiento comenzó la lucha que no terminaría hasta 11 años después. Con la entrada del ejército trigarante a la ciudad de México encabezado por Agustín de Iturbide se dio inicio al fin de la dominación española, naciendo “México” con la firma de independencia… que curiosamente no firmó O’donojú último virrey de la Nueva España (lo que le quita validez en mi opinión)… ah no ¡momento! ese no fue el nacimiento de “México”, fue el nacimiento del Imperio Mexicano, nuestra historia es muy diferente a como nos la cuenta la SEP ¿se han dado cuenta?

Porfirio Díaz

Bueno vamos en 1821, desde ese momento hasta 1876 México siguió viviendo una guerra tras otra, llenando de muerto esta nación… y como en algún punto tenía que mover este discurso al tema que nos interesa, diremos que con semejante cantidad de muertos las fiestas en su honor cada vez era más grande por la cantidad de espíritus a los cuales celebrarles. Sin embargo toda esta celebración se daba en los estratos más bajos, en las sociedades media y alta no existía, éstos con miras a las idílicas naciones europeas ignoraba y despreciaba las costumbres espirituales indígenas.
Fue hasta el gobierno del general Porfirio Díaz que estás clases comenzaron a distanciarse más de los estratos más bajos, sin embargo, Don Porfirio en las fiestas del centenario de la independencia volvió a atraer las miradas a las viejas costumbres, las raíces de un México en pleno despegue y que ya comenzaba a estar a la par de las potencias del mundo. Necesitando fuertes cimientos, aprendiendo qué quién no conoce su historia está condenado a repetirla, Don Porfirio comenzó a dar apertura a las investigaciones en todo lo referente al pasado Mexica.

En esa sociedad que ya se creía potencia mundial, que repudiaba, reprimía y hundía a la clase baja, en esos dos Méxicos que existieron durante el Porfiriato es donde comienzan las nuevas “acciones” que terminaran quedándose como símbolos nacionales en nuestra fiesta de muertos.

Día de muertos. México Independiente.

La catrina.

la catrina con placa

Durante los gobiernos de Benito Juárez, Sebastián Lerdo de Tejada y Porfirio Díaz, los dibujos de cráneos y esqueletos acompañados de textos que criticaban de forma burlona la situación del país así como de las clases privilegiadas se volvieron populares entre la población y se empezaron a reproducir en periódicos llamados de “combate”.

Entre los grabadores que destacaron con su trabajo de “calaveras” se encontraban Constantino Escalante, Santiago Hernández, Manuel Manilla y, por supuesto, José Guadalupe Posada, quien en sus obras acentuó el carácter festivo y desenfadado del pueblo mexicano. Sin embargo, ese no siempre fue su nombre. Cuando Posada la creó, en la hoja donde hizo su primera aparición se leía solamente “Remate de Calaveras alegres y sandungueras” con el subtítulo “Las que hoy son empolvadas garbanceras pararán en deformes calaveras”.

De acuerdo con el libro “Posada”, del investigador Agustín Sánchez González, las “garbanceras” eran aquellas indígenas que comían garbanzos y que menospreciaban su clase social, queriendo ser como sus patronas españolas. En ese grabado, como en la mayoría que elaboró, José Guadalupe Posada hacía una crítica social hacia esos que denostaban su mexicanidad.

Bautizada originalmente como “La Calavera Garbancera”, José Guadalupe Posada realizó un grabado en metal para criticar a quienes eran conocidos precisamente como “garbanceros”, es decir, aquellas personas que tenían sangre indígena pero pretendían ser europeos, renegando de sus raíces y de su cultura.

La calavera de Posada no tiene ropa, sólo un sombrero. Así su autor criticaba a aquellos que querían aparentar un estilo de vida que no les correspondía.

Calavera RevolucionariaAunque sus grabados se asocian mucho con el Día de Muertos, sus calaveras se refieren a muchas situaciones sociales de finales del siglo XIX y principios del XX, bajo un tono satírico del que no se salvaron ni Porfirio Díaz ni Emiliano Zapata.

Pero, ¿cómo llegó a llamarse Catrina? El responsable de esto fue nada más y nada menos que el famoso pintor Diego Rivera, quien la bautizó así luego de inmortalizarla en su mural “Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central” donde aparece como una figura central, incluso por delante de Frida Kahlo. En perfecta fusión la Muerte usa un atuendo muy refinado con remembranzas de la moda de comienzos del siglo pasado y con vestigios de la cultura prehispánica, como es la serpiente emplumada en sus hombros.

De hecho, fue el mismo Rivera el que literalmente vistió a “La Catrina”, pues Posada sólo dibujó la cabeza y el busto. Gracias a la influencia del pintor en lo que se refería a cultura mexicana, la calavera se hizo famosa, trascendiendo hasta nuestros días para recordarnos que:

“La muerte, es democrática, ya que a fin de cuentas, güera, morena, rica o pobre, toda la gente acaba siendo calavera”. – José Guadalupe Posada

Actualmente, la Catrina es una figura esencial en los festejos del Día de Muertos y más que representar a la sociedad del porfiriato a inicios del siglo pasado, se ha convertido en la figura de la muerte que, desde luego, no puede faltar en ofrendas y en otras representaciones como ilustraciones, figuras de barro e, incluso, algunas personas acostumbran a disfrazarse de La Catrina.

Pese a todo “La Catrina” y retomando la vieja cultura Mexica olvidada, es mejor conocida como “la muerte” y puede mostrarse de muchas formas: Algunas veces se la encuentra alegre, vestida de manera elaborada, con ganas de divertirse e incluso coquetear con los mortales, ¿cuántos no nos hemos visto seducidos por ella al acelerar incautamente, tomar acciones arriesgadas o simplemente luchar contra ella en la enfermedad? Otras veces nos la encontramos “en los huesos,” lista para llevarnos cuando menos lo esperamos. Sin embargo, la relación que los mexicanos tienen con “La Catrina” se define por una serie de circunstancias íntimamente vinculadas con la historia y cultura de México, por lo que ésta se considera un huésped imprescindible en ocasiones importantes, como en el día de los fieles difuntos, que se celebra cada 2 de noviembre.

México Independiente 2

 

Calaveras literarias.

El origen de las calaveras literarias nace en el siglo XIX, años después de la independencia de nuestro país del decadente imperio español. Nace cuando literatos y artistas del grabado se mofaban de los versos funerarios que habíamos heredado del virreinato, versos que enaltecían a los muertos con mínimas o falsas virtudes. Versos de banal ilustración que rayaban en el ridículo cortesano. Este fue terreno fértil para que surgieran las calaveras literarias como versos lacerantes en la pluma de los nuevos escritores mexicanos. En ellos estará esa pluma como arma para cuestionar los excesos del poder y lambisconería aristocrática.

Las calaveras como medio de expresión fueron reprimidas no solo en sus orígenes sino también durante el siglo XIX, debido a las burlas hechas a los gobernantes que no podían ser dejadas pasar por alto. Es una forma de expresión propia de la época en la cual en los periódicos alrededor del mundo realizaban ya caricaturas a modo de burla de los políticos y miembros de las casas reales debido a sus acciones o bien decisiones políticas. Así México se une de manera especial a la crítica social que marcará las revoluciones de las décadas venideras alrededor del mundo.

Siendo publicadas alrededor de 1840 por primera vez en un periódico del país, es en la segunda mitad del siglo XIX cuando cobran mucha más fuerza y comienzan a hacerse populares entre la población, acostumbrada a la inestabilidad política característica del país en sus primeras décadas de vida. Destacan los trabajos realizados por el impresor y literato don Antonio Vanegas Arroyo y por el grabador José Guadalupe Posada. Posada y su Catrina ilustraron de inmejorable manera las calaveras de Vanegas Arroyo, tal como la siguiente, escrita en honor del presidente de la república Don Porfirio Díaz y saludando su salida del poder.

“Al señor General Porfirio Díaz.
Se acabó su omnipotencia
y por ser un gran majadero,
la Parca sin más clemencia
se lo llevó al cementerio
dejando a Pancho Madero
que ahora es el mero mero,
y le dice al señor Díaz:
por andar de peleonero
ahora tienes las patas frías.”

En la actualidad siguen siendo utilizadas y enseñadas a los niños en la instrucción elemental del país, son un legado de las tradiciones mexicanas, que ayudan a expresar sentimientos hacia una persona que en otros contextos probablemente serían difíciles de decir, pero qué mejor excusa que la celebración de Día de Muertos para expresar todo lo que tenemos dentro.

El objetivo es que sean lo más creativas posible, utilizan la sátira principalmente para transmitir un mensaje. Originalmente, en ellas, siguiendo la tradición mexicana, se hacía burla a la muerte. Actualmente las temáticas que abarcan son muy diversas, las hay de personajes vivos, muertos, imaginarios, políticos, héroes, villanos, artistas y hasta equipos de futbol… huy este último tema será muy frecuente este año jajaja

“Las Calaveritas” no son otra cosa que versos jocosos en rima. Generalmente los versos que se emplean son de ocho sílabas (octosílabos)  -aunque pueden ser de cualquier otro tipo de métrica-  agrupados en estrofas de cuatro versos; además, los versos deben de rimar (hacer consonancia):

Por ejemplo, “voy” es una sílaba; “yo fui” tiene dos sílabas; pero “yo iré” cuenta también como dos sílabas, porque construyes una SINALEFA (la última sílaba de una palabra que termina en vocal se une con la primera sílaba de la siguiente, siempre y cuando comience con vocal o H; la Y es consonante, y no hace sinalefa)

La construcción de las estrofas depende del escritor, pueden contener tantos versos como quiera y cada uno puede tener cuantas sílabas desee. Es más común hacer versos de 7, 8 u 11 sílabas, pues son algo más artísticos. Si es tu primera calavera, se recomienda usar versos de 11 sílabas, porque el lenguaje puede ser más natural. En versos de menor número de sílabas, el lenguaje debe ser muy preciso, porque puede sobrar o faltar alguna sílaba, y ello es una verdadera pesadilla.

Es mejor escribir cuatro estrofas de cuatro versos octosílabos, se oyen muy bien y se dice que es posible hablar en castellano siempre en versos así por una persona entrenada (se necesita ser muy ocioso para ello, en mi humilde opinión.)

Sin embargo la magia de las “calaveritas” radica en no seguir una regla estricta, las aquí mencionadas son las recomendaciones más aceptadas, pero estas puedes ser obviadas y dejar solamente la rima. Lo vital y lo que hace fascinante una calavera es el sentido del humor, aquella que provoque risas fue la acertada.

A lo largo de estas entregas queda claro que la muerte simpatiza con estas tierras, no importa quien la habite o como la interpreten, siempre sucumbiremos a su influencia mucho antes que a su guadaña. En fin, qué le vamos a hacer, somos nosotros  los que hacemos de la vida un acto de reverencia e irreverencia de la Muerte que nos acompaña… Y no nos queda más que decir: ¡Salud por la Muerte que nos pela los dientes! ¡Salud por la huesuda que sabe rica en amaranto, dulce o chocolate! ¡Salud por esa flaca, tilica y huesuda, que nos da esa alegría de reírnos un rato a costillas de esta cruel vida! Y más nos vale reírnos de ella pues, es siempre ella  quién ríe al final.

La catrina Tapatia
La siguiente entrada la puedes encontrar aquí.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Araizcorre.com

Periodista y maratonista

The Velvet Books

Un lugar para compartir las historias que viven en los libros, narración oral y más

La Remington

de R. de la Lanza

Malas Costumbres

Somos una comunidad de entretenimiento e información para mujeres jóvenes (de alma o edad) que busca darle voz a las distintas formas de ser mujer.

mariposamigrante.wordpress.com/

El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania... sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

Literatura y poesía

Revista digital irregular no apta para convencionales

Survive

Amor, Ego y Rock and Roll. Corto y directo, como el punk, pero en cuento.

Algolágnico

by Getzemaní González Castro

A %d blogueros les gusta esto: