Inicio > Cosas del ESAGUI > Día de muertos. Prehispánico 2-5.

Día de muertos. Prehispánico 2-5.

La entrada anterior la puedes encontrar aquí.

Quetzalcoatl-CortesPues no, aquel ser llegado de oriente en esos cerros que flotaba sobre el mar no era el gran Quetzalcoatl, tan solo bastó acercarse a él, olerlo y ver su rostro lleno de pelo. Muy tarde fue cuando nos dimos cuenta que ese demonio blanco vino a destruir nuestra sociedad. Ocupó la ciudad, incendió nuestros templos, derribó nuestras pirámides para comenzar a construir lo que sería su nueva catedral. Nosotros, yo y unos pocos sabedores de los antiguos ritos aún hacemos en el bosque ofrendas al Huitzilopochtli pero parece que nos ha abandonado, el dios cristiano resultó ser más fuerte que los nuestros.

Las demostraciones de respeto por parte Moctezuma a Cortés no funcionaron, el oro que necesitaban para sus débiles corazones (los españoles dijeron a los mexicas que su pueblo tenía una rara enfermedad del corazón que se curaba con oro) no les bastó. La manera de engrandecer y asegurar el regreso del Dios sol por medio de ofrendas de corazones no hizo más que molestarlo, incluso enfermarlo. El Tzompantli (altar de cráneos) causó su furia y destruyo muchos de los que adornaban la gran ciudad.
Nada funciono, no era al gran Quetzalcoatl habitando ese raro cuerpo. Aun así la profecía se cumplió, tomó la ciudad, la que mis antepasados habían jurado guardarle esperando ansiosos su regreso, la demolió, con y sobre sus cenizas fundó México.

La conquista no solo fue un aspecto militar, fue de vital importancia llevar la verdadera fe cristiana a esos lugares tan salvajes y endiablados, era preciso borrarlo todo y volver a comenzar. Pero los antiguos habitantes, aquellos que sobrevivieron al engaño, a las enfermedades, a los enfrentamientos y sobrevivían a la esclavitud mantenían sus viejos rituales. Los realizaban en los bosques, lejos de los ojos vigilantes de los sacerdotes del “único Dios” que son 3 pero se comportan como uno, nunca pudieron entenderlo.

En vista de que la transformación espiritual no sería como la material (una detonación y a volver a construir sobre las ruinas) fue necesario acudir a viejas rutinas cristianas, así como se fusionaron fiestas, ritos, nombres y celebraciones de los antiguos paganos en Britania, Hispania, Galia, Germanía, Roma y demás lugares donde estuvieron. Fue preciso hacer lo mismo en este nuevo mundo tan alejado del señor.

Con esto Tonatzin se transformó en la virgen María, su templo “hereje” se convirtió en el lugar de su aparición y sería en el futuro su basílica.
La Catedral metropolitana construida en sus inicios con piedra extraída del templo mayor sepultaría a los viejos dioses y ahora serviría como lugar de adoración para aquel que estuvo todo el tiempo sobre ellos.
Y los Miccaihultontl y Tlaxochimaco fueron transformados en el día de todos los santos, la fiesta de los muertos.
Los Españoles aplicaron la clásica “Si no puedes con ellos… fusiónate”

Así es estimado lectores, de nueva cuenta vengo ante ustedes a contarles la siguiente parte de este repaso por la historia de esta festividad, en esta ocasión, la llegada de los Españoles, descripciones de lo que encontraron aquí y la razones por las que decidieron fundirse con los primeros habitantes, las motivaciones para hacerlo y como terminaron todo para ser como lo conocemos actualmente… más o menos.

Día de muertos. Españoles.

Sacrificios Mexicas

Los Mexicas siempre caracterizados por su gusto por la sangre, nunca fueron bien recibidos en ningún lado. Es preciso recordar sus inicios en los alrededores del Valle de México, cuando después de demostrar su valía en batalla, el líder de los tenochcas entrego su hija Cóxcox para crear una alianza por matrimonio, sin embargo… los Mexicas se pusieron un poco “loquitos”: sacrificaron a la princesa a sus dioses, le sacaron el corazón y le arrancaron la piel. Cuando el Tlatoani visitó a los recién casados, encontró a su yerno bailando… vestido con la piel de su mujer muerta.

Aunque estas muertes aparatosas no eran gratuitas; para los aztecas los sacrificios humanos eran muy importantes, ellos creían que para mantener el orden del universo era necesario ofrecer sangre a los dioses, ya sea para que el sol no se extinguiera, tener buenas cosechas o garantizar la lluvia. Para ser sinceros todo lo arreglaban con sacrificios humanos.

Cuando los conquistadores españoles llegaron a América en el siglo XV, ellos estuvieron aterrados por las practicas paganas de los indígenas, y en un intento de convertir a los nativos americanos al catolicismo modificaron muchos de los rituales locales, uno de ellos fue el correspondiente a la festividad de los muertos; movieron el festival hacia fechas en el inicio de noviembre para que coincidiesen con las festividades católicas del Día de todos los Santos y Todas las Almas.

El día de todos los santos quedaba incluido dentro de los 20 días anteriores a la fiesta grande donde se encontraban las fiestas de los muertos pequeños. Por ello se celebra a los niños difuntos el 1º y a los adultos difuntos el 2 de noviembre. Este manejo de las tradiciones es un ejemplo de como el pueblo mexicano logró mantener sus antiguas costumbres vivas bajo el yugo español, a pesar de la evangelización. Aprovechando el interés que los españoles tenían en manipular las fiestas de los indígenas para convertirlos al catolicismo, los mexicanos se adecuaron y así lograron que las festividades de muertos no fueran tomadas como paganas.

Para reforzar estos cambios y aportando parte de su tradición, los españoles comenzaron a realizar acciones como la veneración de restos de santos europeos y asiáticos recibidos en el Puerto de Veracruz y transportados a diferentes destinos, en ceremonias acompañadas por arcos de flores, oraciones, procesiones y bendiciones de los restos en las iglesias y con reliquias de pan de azúcar –antecesores de nuestras calaveras– y el llamado “pan de muerto”.

ReliquiasSin embargo esta tradición tiene mucha más historia detrás. Se cuenta que desde el siglo X en Francia se comenzó la tradición de recorrer la mayor cantidad posible de altares, iglesia por iglesia, para ganar indulgencias. Iban anotando cuántas reliquias visitaban para, al final, calcular los años de perdón obtenidos. Y antes de entrar al punto final, la Catedral Metropolitana, los feligreses compraban un pan o dulce de azúcar con forma de reliquia, mismos que el cura bendecía y que finalmente colocaban en casa en una mesa junto con el santo familiar y frutas variadas.

Ese es el origen del altar de muertos, mismo que se acostumbra en Argentina, en Chile, en Perú. E incluso en Sicilia Italia, donde además de colocarse el altar de muertos, se tiene la creencia que los parientes visitan el hogar y traen juguetes para los niños, una tradición religiosa que proviene de una antigua tradición romana. En el norte de España, en Galicia, en la cena del 31 de diciembre, la comida se deja en la mesa para que vengan los parientes a comer, lo que también es una tradición romana incluso más antigua que la anterior.

En lucha directa contra estos datos también surge la siguiente versión: Cuentan que era un ritual en el México de antes de la conquista que una princesa fuera ofrecida a los dioses, su corazón aun latiendo (me suena, me suena… oh sí la princesa Cóxcox) se introducía en una olla con amaranto y después quien encabezaba el rito mordía el corazón en señal de agradecimiento a un dios.

Los españoles rechazaron ese tipo de sacrificios y elaboraban un pan de trigo en forma de corazón bañado en azúcar pintada de rojo, simulando la sangre de la doncella. Así surgió el pan de muerto.
No cabe duda, los Mexicas tan loquitos y los españoles tan puritanos… huy siguiendo el mismo contexto espero los católicos no quieran desterrarme por mis comentarios.

José Luis Curiel Monteagudo, en su libro “Azucarados Afanes, Dulces y Panes”, comenta: “Comer muertos es para el mexicano un verdadero placer, se considera la antropofagia de pan y azúcar. El fenómeno se asimila con respeto e ironía, se desafía a la muerte, se burlan de ella comiéndola”.

Y siendo más nacionalistas encontramos otra posible versión: Hubo algo que se anuló de la festividad, el llamado teocualo, el cual, originalmente se hacía al hervir, como si fuera un potaje, el cuerpo del sacrificado que representó a Yacatecuhtli, luego al terminar la fiesta se comía, con esto comprobamos que sí había antropofagia entre los mexicas, pero solo en rituales muy específicos… el teocualo se hacía en otra festividad, la de Panquetzalitzli, pero lo que se comían era la representación de Huitzilopochtli hecha con tzoali, que es lo que ahora conocemos como alegría y de allí es que se da un nuevo mestizaje, el teocualo hoy día no es otra cosa más que el pan de muerto.

Canibalismo Azteca

Ante toda está cantidad de información, diferente y hasta contradictoria queda claro que fue un gran error la destrucción inclemente de los antiguos códices, libros y registros mexicas, pudimos haber aprendido tanto de ellos, el sincretismo los sepulto en el olvido.
Sin embargo con una religión católica que ha estado presente a lo largo de toda la época moderna del hombre, que no lleva correctos registros, que tienen tantas variaciones y fusiones a lo largo de la historia, las culturas y las naciones, es probable que estaríamos en las mismas circunstancias que estamos ahora.

Un pueblo mexica que no consideraba a la muerte como un camino a un cielo o a un infierno dependiendo de su actitud, si no que consideraba más importante la forma de morir, ya que ésta indicaría el lugar donde descansaría, heredó un terror a la muerte y al infierno. Algo totalmente nuevo para ellos, recordemos los cientos o miles de sacrificios humanos, las interminables paredes llenas de cráneos, el honor al morir en batalla.

Es quizás ahí, en esa reflexión, que encontramos el desprecio natural del mexicano hacia la muerte. Dando como resultado la peculiar celebración que comenzó siendo mexica, se fundió con la complicada estructura cristiana y resulto en algo único en el mundo. Dando frutos únicos:
Rituales similares: visitas al panteón, altares de muertos, compartir la mesa con los fallecidos.
Alteraciones o distintas comprensiones: el pan de muerto que dependiendo de a quién y en donde preguntes tendrá diferentes significados, desde la representación de antiguos rituales de sacrificios humanos, representación de los huesos de los sacrificados o las reliquias de los santos.
Tradiciones únicas: calaveras literarias, la catrina, la pasión por la muerte y toda la diversión que le impregna el mexicano a esta tradición.

En las próximas entregas tocara analizar esas tradiciones que fueron heredadas de nuestros padres españoles y aquellas que nacieron en esto que llamamos México. ¿Ustedes a quién le escribirían una calaverita para vengar tantos corajes? Háganmelo saber y veremos si se las escribimos. Por lo pronto me largo a comprar un pan de muerto, tengo antojo del corazón de la Cóxcox… ¡caray! nuestra historia tiene sacrificios al por mayor, literalmente cubetadas y litros y litros de sangre, canibalismo y aun así los libros de texto gratuitos de alguna manera logran hacerlo aburrido, hay que admitirlo SEP, se necesita talento para lograr esto.

Pan de muerto

La siguiente entrada la puedes encontrar aquí.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Araizcorre.com

Periodista y maratonista

The Velvet Books

Un lugar para compartir las historias que viven en los libros, narración oral y más

La Remington

de R. de la Lanza

Malas Costumbres

Somos una comunidad de entretenimiento e información para mujeres jóvenes (de alma o edad) que busca darle voz a las distintas formas de ser mujer.

mariposamigrante.wordpress.com/

El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania... sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

Literatura y poesía

Revista digital irregular no apta para convencionales

Survive

Amor, Ego y Rock and Roll. Corto y directo, como el punk, pero en cuento.

Algolágnico

by Getzemaní González Castro

A %d blogueros les gusta esto: