Inicio > Libro Finalizado > Fin. La sucesión presidencial en 1910.

Fin. La sucesión presidencial en 1910.

2013-08-21 16.26.30

Contraportada del libro “La sucesión presidencial en 1910”

(Los comentarios iniciales los puedes encontrar aquí)

Llegue bajo la suposición de descubrir la mente de un ingenuo, alguien que pese a lo anterior fuera capaz de realizar un buen análisis de la situación que vivía y grandes aportes para intentar remediar los problemas.
De manera sencilla; me encontré con un individuo débil, con fervientes buenas intenciones de cambiar la situación del país, el problema que solo quería cambiar una sola cosa: La dictadura establecida por Díaz. No está nada mal, por algún punto se tenía que empezar. Así como podríamos afirmar que tuvo la gran certeza de ver el cambio necesario y tal vez considerarlo como un adelantado a su época, también tuvo el gran error de permitirse ser invadido por sus ideales, tener una ingenuidad que raya en lo increíble y ser lo suficiente corto de miras como para estudiar la situación más allá de la sucesión presidencial en 1910. Errores que pagó con su muerte.

En concreto: Las ideas del chaparrito de Madero puestas en papel, donde nos intenta dar clases de historia, alaba a más no poder al dictador, muestra mucho lo malo del absolutismo y un poco lo malo que ha hecho el Díaz. Un buen análisis de la situación democrática de ese entonces y una buena herramienta para entender a Madero. Contrario a lo que supuse nunca explica porque él se consideraba mejor que Díaz, pues nunca lo llega a decir, se limita a mostrar sus ideales y cuál es el camino de la nación.

(Esta división lo hago porque es difícil reseñar un libro de este tipo y les quiero ahorrar largas cavilaciones propias)

Madero

Fotografía de Madero

A profundidad: Para finales de 1909 (año en que se publicó el libro, las siguientes elecciones serían en 1910) la presidencia de Porfirio Díaz aún seguía vigente desde aquel 1876 donde tomó el poder por primera vez. Manteniendo un orden y paz que no se había visto desde la época de la corona Española, pues desde el fin de la guerra de independencia mexicana (en el año de 1821) el país se había sumergido en múltiples enfrentamientos tanto externos (Guerra contra Francia dos veces, y una guerra contra Estados Unidos donde perdimos la mitad del territorio) como internos a mano de caudillos producto de los múltiples enfrentamientos. El militarismo en México y la lucha de los cabecillas del ejercito por el poder de la nación fue prácticamente exterminado con la mano de hierro del general Díaz a base de su popular “pan o palo”, es decir mantener a los enemigos o personajes que complicaran su situación en el poder bien vigilados, en casos de fuerte sospecha entonces darles elegir, permitirles la colocación de un buen puesto en el gobierno del cual podrían cobrar excelentes sueldos y vivir una buena vida bajo la sombra del dictador, o en su defecto “palo” bajo su también popular “Ley fuga”, ley que permitía a la autoridad hacer uso de la fuerza letal en caso de sospecha o acto de huir de la autoridad. Todo un personaje Don Porfirio ¿no?

Con un gobierno inicial bastante complicado; obligado a hacer uso de la fuerza para buscar la paz en el país plagado de bandoleros, recurrir a aún más prestamos en el extranjeros para así poder pagar los préstamos y altísimos intereses que ya se debían a otras naciones y, si era posible, dejar algo a las arcas siempre vacías por el constante saqueo de sus gobernantes. Sumado a lo anterior debemos agregar las facilidades a las naciones para meter mano invertir en México, dar concesiones en prácticamente todos los rublos posibles para así poder modernizar al país poco a poco.

Icono de la modernidad.

Icono de la modernidad.

Un importante punto a destacar, algo irónico ahora que lo pienso ya que el autor no se cansa de decirlo cada que se le presenta la oportunidad; el ferrocarril. Este símbolo del cambio de siglo que significo (y no solo para México) el paso más firme a la “modernidad”. Los beneficios son innegables, ahora no solo se podían mover enormes cantidades de materiales a grandes distancias y a enormes velocidades, también podían transportarse tropas de manera rápida y eficiente para sofocar cualquier intento de lucha contra el poder, insisto Díaz pensaba y aprovechaba todo.
Un enorme punto en contra de Madero es el hecho de considerar esto un acierto del mundo, dejando de lado la imagen de Díaz. Según sus razonamientos, el mundo en general se vio beneficiado con este adelanto, menciona un puñado de naciones para dar más fuerza a sus palabras. Yo me preguntó ¿qué pasa con el resto de las naciones no mencionadas? ¿Fue su mala suerte? ¿No estuvieron en la repartición de oportunidades de desarrollo? ¿No fueron capaces de ver este adelanto?
¡Por favor! Negar la importancia de Díaz que supo aprovechar y utilizar esta herramienta es una verdadera estupidez. Prueba de ello nos la presenta la historia ya que así como fue factor en la época del porfiriato, durante la revolución no solo fue factor, también se volvió una pieza icónica.

Dejando aún lado las flores a Díaz, intento no extenderme (sin mucho éxito) pero sirve para dejar en claro un detalle importante, al igual que yo, Madero veía en Díaz una figura importante y vital en el gobierno, tan es así que había vislumbrado el potencial de su aportación a la nación, considerando que la historia la juzgaría en su justo nivel y lo colocaría en lo más alto de los héroes nacionales, así fue y aún más, recordemos que su periodo en la historia se llama el porfiriato sí esto no deja clara su importancia, no sé qué más lo pueda hacer.

Imagen del gran dictador Don Porfirio Díaz.

Pero detrás de alabar (y valla que se deshace en halagos al general, ni yo podría hacerlo de manera tan rastrera) también logra vislumbrar el gran problema que se avecina en esa fatídica elección de 1910. Para ese entonces el ya octogenario dictador aunque integro en su salud, no es inmortal, ya es momento de plantear una sucesión tranquila y sin problemas. Esto no solo lo ve el autor, dentro del círculo del dictador suenan nombres importantes; el general Reyes Ramón Corral, a manera de anexo, el nombre de Felix Díaz pero Madero lo desecha… ¿por qué los espíritus no lo alertaron de ese y otros errores? (recordemos que Madero era un reconocido espiritista, se dice que hablaba con su hermano muerto quién le dijo que se convertiría en el líder de un importante movimiento social)
Por parte de la población en general y aquellos letrado (más de la mitad de la población no sabía leer ni escribir) se encontraba Madero pues su libro tuvo un buen recibimiento y motivo la creación de cientos de clubes anti-reeleccionistas en el país. Cómo afirma el autor, el objetivo más que ganar las elecciones (situación que venía muy complicada) era lograr que el congreso, gobiernos locales y estatales, y con algo de suerte hasta el vicepresidente fueran electos por el pueblo. La estructura Porfiriana era totalmente centralista, Díaz indicaba quién debería ganar las elecciones en el congreso y a nivel estatal, a su vez los ganadores podrían disponer de los niveles inferiores y así hasta los estratos más bajos, logrando así unos fuertes cimientos, mientras mantuvieran al dictador en el poder, ellos se agenciaban un buen sueldo, excelente trabajo que les permitía otros “trabajillos” en busca de ingresos y claro la reelección para así gozar de esas mieles de tiempo indefinido.

A manera de clases de historia el autor nos explica como a lo largo del tiempo el poder corrompe y el poder absoluto corrompe absolutamente, alababa el excelente trabajo de Díaz, pero era tiempo de darle la libertad al pueblo, México estaba listo para la democracia como lo dejó dicho en la mítica entrevista Creelman. Lo que hizo creer a todos que el cambio estaba cerca. Y ese cambio estaba en Madero, es importante recalcar que el autor nunca se menciona como líder o posible candidato (yo esperaba lo contrario), fiel a sus ideales, la historia nos muestra que fue elegido democráticamente.

Imagen editada de Madero y Díaz.

Imagen editada de Madero y Díaz.

El análisis de Madero es muy acertado respecto al gobierno de Díaz, apoya y da todo el crédito donde debe darlo y critica lo poco que puede, centrándose únicamente en problemas laborales en fábricas y los derechos de los Yaquis y otros grupos. Al final entiende los sacrificios y “pecados” que tuvo que realizar al principios de su gobierno, pues a fechas en que el libro se escribió la economía era envidiable, existían cientos de empresas a lo largo del país, la ciudad de México se había modernizado a la altura de las más grandes ciudades de Europa y la nación generaba ingresos suficientes como para pagar los intereses de los préstamos a las naciones e incluso un poco más. No había nada que reprocharle al dictador, solo se pedía un cambio suave de gobierno, no dejar a alguien que con seguridad (como analiza el autor) se eternizará en el poder dejando así un absolutismo que a la larga nos hundirá. Era necesario un paso a la democracia. ¡No! ese cambio debió esperar un poco más.

Conclusión
Madero
achaca los cambios y beneficios de Díaz al cambio de siglo, cambios que han beneficiado por igual muchas naciones en el mundo. Pero ¿por qué México sí y otras no? Por Díaz.
Es muy frecuente que lo ácido de la crítica preceda a la dulce defensa del dictador ¿pretende engolosinarlo con elogios para así seducirlo a dejar el poder?
Sus argumentos sobre elecciones en cualquiera de los niveles son completamente acertados.
Madero en su ingenuidad se equivocó también al juzgar a los gringos y sus buenas intenciones. Discutía un poco este punto con un historiador, él pensaba y ahora lo considero así, que Madero fue uno más de los medios usados por los gringos para control de esta nación.
Al libro y al autor le hace falta más y mejor análisis de la situación. Contestándome a mí mismo, el libro trata sobre la sucesión, cuestiones políticas y la transición de un gobierno de más de 30 años, bajo esos tintes hace un buen trabajo, exagerado en las clases de historia, muy lambiscón (aunque sí lo hizo consciente, fue excelente) y plagado de ideales por todas las páginas.
Se extraña o al menos yo esperaba un análisis más profundo del México de ese entonces, pero debo admitir que Madero al menos en lo teórico hace un buen trabajo, hubiera sido un excelente líder siempre y cuando no hubiera sido tan ingenuo e idealista. Sus grandes pecados fueron no rodearse de grandes hombres fieles a él, dejando a toda la estructura porfirista, que nunca entendió en toda su magnitud, demostró que a este pueblo del que tanto se jactaba de entender, nunca pudo comprenderlo totalmente, se necesitan hombres fuertes para controlarnos y esa mano de hierro era la de Díaz.
Díaz sentenció Madero ha soltado al tigre, a ver si puede domarlo”Madero metafórica y literalmente no tuvo el tamaño para hacerlo.

¿Lectura obligada para todo mexicano?
No está de más, pero no la veo vital, si se siente simpatía por el chaparrito y se quiere comprenderlo mejor, es una excelente herramienta, no se pierden de mucho, pero es bueno. Respecto a los temas democráticos razón por la cual lo reimprimió y regalo el IFE sí lo comprendí y en ese sentido si lo recomiendo, aunque no termine de entender si México no está preparado para la democracia o ella no está preparada para nosotros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Araizcorre.com

Periodista y maratonista

The Velvet Books

Un lugar para compartir las historias que viven en los libros, narración oral y más

La Remington

de R. de la Lanza

Malas Costumbres

Somos una comunidad de entretenimiento e información para mujeres jóvenes (de alma o edad) que busca darle voz a las distintas formas de ser mujer.

mariposamigrante.wordpress.com/

El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania... sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

Literatura y poesía

Revista digital irregular no apta para convencionales

Survive

Amor, Ego y Rock and Roll. Corto y directo, como el punk, pero en cuento.

Algolágnico

by Getzemaní González Castro

A %d blogueros les gusta esto: