Inicio > Cosas del ESAGUI, Varios > Abandonar la escritura porque nadie te hace caso.

Abandonar la escritura porque nadie te hace caso.

Libro “La invención del amor”

Una de mis grandes frustraciones en la vida es no poder hacerme el tiempo para hacer algo, cualquier cosa, últimamente la escritura. Me apasiona sentarme a escribir sobre cosas sin sentido, imaginar otras realidades, dibujar otras personalidades. Sin embargo nunca tengo tiempo…no, nunca me hago el tiempo. Siempre doy cabida a otras prioridades, quiero leer, quiero aprender más del mundo tecnológico, quiero descansar, jugar videojuegos, ver series, siempre algo, pero cuando me siento a hacerlo, lo disfruto mucho y siento que soy bueno.

Empapándome más en este mundo de la escritura descubro que no soy el único, muchos tienen esa falta de constancia y pocos más, o quizás muchos, no podría asegurarlo, ven su trabajo rechazado y esto se siente fatal, lo vivo constantemente. Rechazo, fracaso, frustración y menos ánimo para seguir haciendo lo que nos gusta.

“Empecé a escribir regularmente a los 24 años, y no me publicaron nada hasta los 35 (…). Eso ya era estadísticamente improbable, no encontrar ni un editor de ninguna mala revista que le gustara lo que hacía. Eso de que escribía muy mal debía ser auténtico. Luego descubrí a los 35 años que había gente a la que gustaba lo que hacía, y comencé a publicar”

Palabras de José Ovejero en Montevideo la capital uruguaya. En la presentación de su más reciente novela publicada en el mes de Marzo realizo esta curiosa declaración.

Es normal sentirse así, pero viniendo de un reciente ganador del Premio Alfaguara 2013 impresiona bastante.

José Ovejero

“nadie, absolutamente nadie, estaba interesado en lo que hacía”. 11 años de trabajo le valen uno de los premios más importantes de nuestra época, al menos comercialmente vale mucho, reconocimiento inmediato, un seguro para sus siguientes obras y una carrera que comienza a despegar donde el cielo es el límite.

Leo este tipo de historias y me motivan a seguir trabajando, a dejar de escribir aquí y comenzar a sacar de mi cabeza todas esas historias que me inunda por las noches. Constancia ¿cómo se consigue? Luchar contra el fracaso ¿Quién te enseña?

Por lo pronto, mientras medito estas preguntas y espero sus comentarios, debo darle publicidad a esta genial obra que promete mucho y ya se encuentra en mi lista de libros pendientes por comprar y no ha salido de ahí solo por falta de efectivo…dinero maldito que nada vale, pero como hace sufrir.

“La invención del amor” narra la historia de Samuel, un hombre que se inventa una relación con una mujer fallecida a la que nunca conoció y se convierte poco a poco en un impostor, lo que termina por transformar su forma de afrontar la vida.

¿Ya lo leíste?

Anuncios
  1. 26 julio, 2013 en 9:25 AM

    Afortunadamente hoy tenemos Internet y los blogs, y aunque los editores puedan no hacernos caso seguro que llegamos a mucha gente.

    Es verdad que ahí puede surgir el dilema de si escribir para que nos compren los libros o para que nos lean… Pero estoy convencido que hay muchos autores y editores que son menos leídos que personas anónimas que escriben en sus blogs por poner un ejemplo.

    De todos modos yo creo que no hay que cejar en el empeño, seguir luchando por lo que uno quiere, porque al final pueden llegar los frutos.

    Me gusta

    • 26 julio, 2013 en 9:35 AM

      Creo que es muy importante trabajar para comer, si tienes la fortuna de hacer lo que te gusta y te pagan bien por hacerlo genial. Tristemente en el mundo literario no todos tenemos la misma suerte. Por eso yo solo me conformo con cobrar poco y llegar a la mayor cantidad de personas, ser conocido y tener un pequeño extra para esta vida.

      Me parece se puede llegar a un punto medio…algo de lo que hablara en una próxima entrada por un nuevo espacio que encontré.

      Gracias por tus comentarios.

      Me gusta

  2. 26 julio, 2013 en 9:52 AM

    Creo que escribir, independientemente de ser libros, blogs, ensayos, etc. es cuestión de terquedad y necesidad.
    Terquedad porque se convierte en un berrinche propio y necesidad porque genera dependencia. Poco a poco llegan los lectores, es cuestión de escribir y escribir.

    Me gusta

    • 26 julio, 2013 en 10:33 AM

      Cierto, el gran problema que tengo yo es la poca fuerza de voluntad o el atreverme a sentarme a escribir. Tengo muchas ideas en la cabeza y cuando al fin logro sentarme a escribirlas salen bien. Pero nunca tengo el tiempo o la fuerza de aplastarme a hacerlo.
      Lucha constante.

      Me gusta

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Araizcorre.com

Periodista y maratonista

The Velvet Books

Un lugar para compartir las historias que viven en los libros, narración oral y más

La Remington

de R. de la Lanza

Malas Costumbres

Somos una comunidad de entretenimiento e información para mujeres jóvenes (de alma o edad) que busca darle voz a las distintas formas de ser mujer.

mariposamigrante.wordpress.com/

El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania... sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

Literatura y poesía

Revista digital irregular no apta para convencionales

Survive

Amor, Ego y Rock and Roll. Corto y directo, como el punk, pero en cuento.

Algolágnico

by Getzemaní González Castro

A %d blogueros les gusta esto: