Inicio > Cosas del ESAGUI, Relatos cortos del Esagui > “En el cuarto” Enrique Espejo Aguila.

“En el cuarto” Enrique Espejo Aguila.

¿Puedes creerlo? ¡Necesitaba su cuarta pelea! Realmente la necesitaba.
No sé de donde llego, quizás estaba ya ahí cuando llegué, nunca presto atención a los detalles, solo estaba cansado y quería un lugar para poder tomar. Entonces se me acerco, me comenzó a hablar. Decía que lo necesitaba, que estaba jodido, totalmente jodido, lo sabía porque él estaba igual. Oye no sé de donde salió pero me estaba jodiendo ahí, yo no quería hablar, quería sentarme y tomar, solo, pensando.
Pero él quería pelear, le hacía falta, lo necesitaba. Contó que había tenido 3 peleas en su vida, dos de ellas cuando niño. Una la detuvieron antes de arrojarse el primer golpe, un maldito profesor. La segunda, la gano por default, nunca se presentó el cobarde y nunca lo volvió a buscar. La tercera la había tenido con su esposa hace dos noches y desde entonces vagaba por la ciudad. Pero necesitaba su cuarta pelea, él quería una más, y me insultaba, ¡me hostigaba! ¿Qué debía hacer? Callar y largarme, no, esa era mi mesa.

Lo empuje, estaba cansado de escucharlo. Los vasos cayeron y seguido de ellos nosotros, empujados por el grandulón de la barra que nos miraba hace horas.
El aire era fresco, viejo. Sentir la sangre en mi boca por la caída me hizo sentir muy bien, no recuerdo haber peleado en mi vida, pero ese bastardo me hizo sentir que era el momento. Saltaba eufórico, gritaba y me señalaba, ¿qué más podía hacer? Solté el primer golpe que dio de lleno a su cara y comenzó a saltar alrededor de mí, buscaba golpearlo pero estaba vez no podía. Había bebido más de la cuenta y no podía. Pude hacerlo tropezar con mi pie y cayó de lleno al suelo. ¡No metió las manos!, viejo. Entonces estuvo sobre él, le rompí el rostro. Se sentía bien, esa fuerza desconocida, la sangre brotando, mi ropa empapada y mis nudillos ardiendo.

Y el no dejo de sonreír nunca, es más, se fue sonriendo, nunca supe cuando se largó. Uno de sus dientes fue el que me despertó y lo vi ahí…no sé qué veía, pero me sentía bien, viejo. Corrí, durante 3 días corrí y luche, se sentía bien. Nada importaba, tenía dinero el bastardo, sirvió para encontrar a otro y pelear, al día siguiente otro y fueron 3, viejo. Necesito mi cuarta pelea.

Pero la euforia se fue. El tercero corría, no luchaba, no reía, no se enfurecía, solo corría. Eso me mató, viejo. Me trajo de nuevo todo. Y no tenía dinero. No podía seguir tomando, no podía hacer nada. Solo buscar, buscar, pero no había euforia, se había largado, corriendo con él. Viejo, necesito la cuarta pelea. Él sonrió, ¿por qué?, ¡necesito mi cuarta pelea! Pero no debo, estoy volviendo a sentir.

Comenzaron a correr al unísono, la furia invadía sus ojos, sus puños se cerraron y se lanzaron adelante, las piernas cansadas de tanto caminar dieron lo último de sí y gastaron sus últimas energías en un salto hacía el frente. Se sorprendió por lo certero de su puño chocando justo frente al del enemigo. Y la imagen se fragmento en un destello brillante, miles de luces rebotando la luz de un único foco en la habitación. Su cuerpo lacerado por miles de pedazos de vidrio atravesó el espejo con que cubrió la ventana. Antes de tocar el suelo con su rostro sonrió, solo él lo supo. Se desfiguro, nadie pudo reconocerlo y fue a parar a la fosa común.

 

Enrique Espejo Aguila. “Esagui”

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Araizcorre.com

Periodista y maratonista

The Velvet Books

Un lugar para compartir las historias que viven en los libros, narración oral y más

La Remington

de R. de la Lanza

Malas Costumbres

Somos una comunidad de entretenimiento e información para mujeres jóvenes (de alma o edad) que busca darle voz a las distintas formas de ser mujer.

mariposamigrante.wordpress.com/

El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania... sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

Literatura y poesía

Revista digital irregular no apta para convencionales

Survive

Amor, Ego y Rock and Roll. Corto y directo, como el punk, pero en cuento.

Algolágnico

by Getzemaní González Castro

A %d blogueros les gusta esto: