Archivo

Archive for 28 septiembre 2012

Extracto. Crimen y castigo.

Habla con lucidez y, sin embargo, parece… ¿Seré yo también un idiota? ¿Acaso los locos no hablan con lucidez?

Crimen y castigo. Fiódor M. Dostoievski.

Anuncios

Crimen y castigo. Fiódor M. Dostoievski.

23 septiembre, 2012 2 comentarios

(La reseña a este libro la puedes encontrar aquí)

Ya había tenido la oportunidad de leer este libro hace ya bastante años, sin embargo vuelvo a el, porque no tengo libros nuevos que leer, y cuando revisaba la repisa de libros para buscar mi siguiente victima, el lomo de este libro me llamó mucho la atención, me recordó extrañas sensaciones y varias imágenes que vinieron a mi cabeza al recordar ciertos pasajes, me hicieron caer en la nostalgia, pero sobre todo, la idea de volver a leer ese libro que esta entre mis favoritos, a ese autor que tanto quiero  y al que tanto respeto tengo.

 

Este fue uno de los libros que inicio mi pasión por la lectura, la trama tan básica, pero que sin embargo analiza la personalidad humana tan a profundidad, sobre todo el estupendo trabajo sobre la depresión, hizo que simplemente amara este libro. Ahora teniendo mas conocimientos que antes, tengo una gran curiosidad por volverlo a leer, disfrutar nuevamente con aquellos pasajes que antes me encantaron, y encontrar cosas que antes no vi o quizás no comprendí, simplemente volverme a enamorar.

 

Considerada por la crítica como la primera gran obra maestra de Dostoievski, “Crimen y castigo” trata sobre un joven estudiante, que cree firmemente que el fin justifica los medios, que un pequeño acto de maldad es valido, siempre y cuando conduzca a un bien. Y esto lo involucra en un asesinato, que se convertirá en su pesadilla recurrente con la cual sera incapaz de convivir, las distintas emociones que viven ahora en él, y la lucha interna por justificar sus actos para conseguir paz, hacen de este un excelente libro sobre la moralidad humana y las debilidades contra las que debemos luchar.

 

Y ahora con su permiso, me sumerjo nuevamente en la escritura deprimente de Dostoievski, con ganas de purificarme con el sufrimiento de otros y llegar al final, con una nueva visión de esta vida tan cruel.

 

Fin. Festín de Cuervos.

21 septiembre, 2012 1 comentario

Ya son 4 grandes libros (libros “bíblicos” sin consideramos su tamaño) de esta gran serie, y como siempre, aquí empieza mi dilema, ¿Como poder criticar, comentar o dar mi opinión sobre este libro, sin hacer spoiler?

Páginas, episodios, capítulos, libros, todos llenos de guerras, intrigas, amores, mentiras y odio. Una gran historia, mezclada a más no poder, tan enorme que de repente algún nombre nos resulta familiar y nos obligamos a investigar un poco, para saber porque ese nombre resuena en nuestra cabeza. Antiguos personajes, pequeñas historia son rememoradas en este episodio, mientras que los grandes son “ignorados”, al menos en este volumen, George R. R. Martin, explica al final del libro que aún tiene preparado mas sobre los personajes “principales” pero, estar delirando entre la fantasía y plasmándolas ahí, le llevo a la encrucijada de partir ese libro por mitad y mezclar las historias, o darnos profundidad en  estos personajes y dejarnos con ansias de más para el resto, donde sus historias serán contadas al parecer de manera paralela. Así que no se asusten, como me paso a mí, al no ver esos nombres o capítulos que con ansias esperamos, al sentir que se están dejando de lado grandes historias, me parece que Martin esta experimentando al contar la historia, y no lo veo nada mal, pues una historia lineal, con el mismo ritmo, siempre carecerá interés.

También debemos considerar que venimos de un final bastante extremo, donde la velocidad llego al máximo y seria imposible mantener el ritmo, era necesario un cambio de aires, una manera de reducir las emociones y volver a disfrutar la lectura…no como al menos en mi caso, me devore las ultimas 100 páginas a un ritmo frenético. Es por eso, que es de agradecer la manera en que lleva las cosas, volvemos a quedar en guardia para un nuevo frenesí.

¿Qué podemos encontrar en este capítulo? Me quedo con la compresión humana. En este punto (me parece no hago spoiler) la guerra esta bajando su ritmo, la cúspide de la destrucción esta quedando atrás poco a poco, y es este el momento donde abrimos los ojos y observamos lo que hemos hecho, los soldados se encuentran solos, sin los amigos o familiares con los que fueron a la guerra, incluso no saben para quien están luchando, una tienda de campaña es su hogar y un grito de guerra es su idioma, no pueden recordar de donde vino o a donde ir, han olvidado su pasado y lo único que saben hacer es asesinar. Es un despojo humano. Un hombre quebrado.

Existe un excelente extracto al respecto en este blog, vale la pena darle una leída. (https://contraelpromediomexicano.wordpress.com/2012/09/18/extracto-festin-de-cuervos/)

Dos temas importantes en este libro me llevaron a la vida real, si lo sacamos de contexto claro, si lo metemos en medio de algún texto histórico, fácilmente puede pasar desapercibido y tomado como real. La guerra y la religión, existen dos grandes monólogos al respecto en el libro, sobre la guerra me atreví a hacer un extracto, sobre la religión, me lo pensé demasiado y lo deje pasar.
Sin embargo hago énfasis en esto para demostrar que incluso en un libro de fantasía, o una novela sin grandes pretensiones, puede darnos excelentes discursos sobre la vida, puede crear metáforas muy sutiles, para darnos un gran mensaje. Esto para mi, hace aún mas grande al autor y mucho mas importante su obra, pues pocos logran hacerlo así de bien.

Otro de los aspectos que me dejo un excelente sabor de boca, fue la tenue manera en que las circunstancias afectan y transforman a los personajes, es decir, en este libro encontramos cambios diametralmente opuestos en la manera de ver la vida e incluso en la filosofía como la viven, y lo hace tan sutilmente que no lo notamos, hasta que hacemos una retrospectiva y recordamos aquellos primeros capítulos, allá donde los buenos eran blancos, puros y castos, mientras que los malos, eran el mismo demonio. Aquí nos encontramos que, como en la vida, todo es tonalidad, la situaciones a las que nos enfrentamos nos marcan y la manera en como reaccionamos nos forja.

Y caray, quisiera explicarme más, mencionar nombres, dar a conocer situaciones o demás datos que me ayuden a explicarme mejor, si embargo quiero mantenerme fiel a la idea de crear curiosidad, que se atrevan a comprar y leer el primer libro, que se genere en ustedes esa adicción y por supuesto, no arruinarles la historia con mis comentarios. Eso si, desde ahora se los adelanto. Cuando termine todas las novelas, entonces si haré una serie de análisis generales, no aptos para aquellos que no estuvieran a mi ritmo, pues ahí si, ignorando a los demás, contare todo, con lujo de detalles, por lo pronto, únanse a la adicción, no se arrepentirán…quizás su bolsillo si.

Extracto. Festín de cuervos.

18 septiembre, 2012 3 comentarios

—En estos tiempos que corren, entre el nacionalismo y la motivación por aprender cada vez más a historia de este país, este extracto me recordó mucho las penurias que a vivido mi pueblo en la guerra, esto describe casi a la perfección infinidad de historias de los ejércitos del pasado. Y cada vez me hace desaparecer más mi pasión por la guerra. Alguna vez en nuestra vida deberíamos de leer esto, deberíamos comprenderlo.—

“…’Los hombre quebrados’ pueden ser igual de peligrosos, pero también son dignos de compasión. Casi todos son gente sencilla, hombres del pueblo que nunca habían estado a más de media legua de la casa en la que nacieron hasta que un día, un señor cualquiera se los llevó a la guerra.  Mal vestidos y mal calzados, marchan tras estandartes, a veces sin más armas que una guadaña o una hoz, o una maza que se han hecho ellos mismos atando una piedra a un palo con tiras de cuero. Los hermanos marchan con los hermanos; los hijos, con los padres; los amigos, con los amigos. Han oído las canciones y anécdotas, así que caminan con el corazón anhelante, soñando con las maravillas que vendrán, con las riquezas y la gloria que conseguirán. La guerra les parece una gran aventura, la mayor que vivirá la mayoría de ellos.
Luego prueban el combate.
Algunos se quiebran nada más probarlo. Otros aguantan años, hasta que pierden la cuenta de las batallas en que han intervenido, pero alguien que sobrevive a cien combates puede quebrarse en el ciento uno. Los hermanos ven morir a sus hermanos, los padres pierden a sus hijos, los amigos ven a sus amigos tratar de volver a meterse las tripas después de que los haya rajado un hacha.
Ven caer al señor que los llevó allí y, de repente, otro señor les grita que ahora lo sirven a él. Reciben una herida y, cuando todavía la tienen a medio curar, reciben otra. Nunca tienen comida suficiente; el calzado se les cae a pedazos de tanto caminar; la ropa se les desgarra y se les pudre, y la mitad se caga en los calzones porque ha bebido agua que no era potable.
Si quieren unas botas nuevas, una capa más caliente, o tal vez, un yelmo de hierro oxidado, tienen que quitárselo a un cadáver; no tardan en robar también a los vivos, a los aldeanos en cuyas tierras luchan, a hombres como los que eran antes ellos mismos. Les matan las ovejas y les roban las gallinas, y de ahí a llevarse también a sus hijas solo hay un paso. Y un día miran a su alrededor y se dan cuenta que todos sus parientes y amigos han desaparecido, que luchan al lado de desconocidos y bajo estandartes que ni siquiera identifican. No saben dónde están ni como volver a su hogar; el señor por el que luchan no sabe cómo se llama, pero ahí está siempre, gritándoles que formen una linea con sus lanzas, sus hoces y sus guadañas, para defender la posición. Y los caballeros caen sobre ellos, hombres sin rostro envueltos en acero, y el retumbar de sus ataques parece llenar el mundo…
Y el hombre se quiebra.
Da media vuelta y huye, o se arrastras entre los cadáveres de los caídos, o se escabulle en plena noche y busca un lugar donde esconderse. A esas alturas, los hombres quebrados ya ni piensan en volver a casa. Los reyes, los señores y los dioses les importan menos que un trozo de carne medio podrida que les permita vivir un día mas, o un pellejo de vino agrio con el que ahogar sus miedos unas horas. Viven de día en día, de comida en comida; son más animales que humanos.
Lady Brienne no se equivoca; en estos tiempos que corren, los viajeros deben cuidarse de los hombres quebrados, y temerlos… Pero también deberían compadecerlos.”

Juego de Tronos. Festín de cuervos. George R. R. Martin.

Extracto. Revista. Relatos e historias de México.

“…El unviersal respondió afirmando que el discurso de Olaguíbel era una filípica contra el partido conservador, carente de lógica e ideas. Comentó que si hubiera un motivo para esgrimir la necesidad de una monarquía, sería precisamente el hecho de que ese régimen no convenía a Estados Unidos, país que se oponía a todo lo que pudiera hacer a la nación mexicana fuerte, respetable y protegida de su “rapacidad insaciable”, y deseaba lo que la mantuviera débil e impotente. Los conservadores dejaban entre ver su inclinación por un régimen monárquico, ya que éste podría frenar el expansionismo estadounidense.”

Escrito extraído del periódico “El universal”, 16 de septiembre 1849.

 

Analizándola de este lado del tiempo, creo podría decir “¡Cuanta razón tenían!”, sin embargo, dos sentimientos diametralmente opuestos ocupaban al mexicano. Aquel sentimiento infantil de fragilidad, de necesitar la mano de la madre para seguir avanzando, pues nosotros no podemos hacer nada por nuestra cuenta. Y ese sentimiento revanchista, de mirar el pasado, sentir que “todo tiempo pasado fue mejor” y el querer cambiarlo, o si quiera repasarlo, cae en pecado, porque hacerlo crea dudas y produce incredulidades, y el que comienza a dudar, termina por negar.

Es increíblemente estudiar la historia, pero sobre todo, la historia no oficial, aquella que nos cuenta los matices y las circunstancias, por las que hoy “eso” es historia.

Revista

image

Haciendo un descanso a las lecturas fantásticas, me dedico de lleno ahora a las revistas históricas y es por ellos que les hago la gran pregunta, ¿que deberíamos celebrar 1810 o 1821?

Festín de cuervos. George R. R. Martin.

Lo que comenzó con un “veremos que tal este libro” se a convertido en un descubrimiento de un nuevo mundo, lo que para mi no fue “Harry Potter” o “El señor de los anillos”, “Juego de Tronos” lo esta logrando, fantasía, emoción, sangre y destrucción, todo encerrado en “pequeñas” píldoras de mas de 800 páginas a digerir, pero que el tamaño no los engañe, se van como agua y generan adicción.

 

Mientras los dos primeros libros fueron un gran ¡¡¡BOOM!!!, el tercero fue para mi la explosión atómica. Entonces voy mentalizado que este libro quizás no este a la altura, y no porque pierda ritmo o el autor comience a decaer, si no, porque no me puedo imaginar que sorpresas nos puede deparar, se cerro el ciclo de tal manera, que para mi este mundo ficticio se acabo…creo debí agregar que este libro genera sensaciones como la depresión.

 

Todo lo anterior, es el “porque” de la compra del libro. ¿Porque deberían de leerlo?, dejare que los extractos lo expliquen, que al finalizar el libro pueda escribir algo que les genere un poco de curiosidad, y los haga participes de esta nueva generación de “grandes historias”, esta que va que vuela para ser, la “historia que marco nuestra generación”.

 

Fin. Los libres no reconocen rivales.

Algunas veces siento que Taibo escribe por obligación o por dinero, en este libro lo note mucho más que en otros. Me quedo con la sensación de que algunos fragmentos son un vil “copy-paste” de una nota, de un comentario de un libro, de algún texto en internet o simplemente una nota tomada tiempo atrás. Aunque la lectura se lleva de manera clara, nos maneja muchos datos, algunas impresiones y ciertas anécdotas, conforme iba tomando ritmo, me pasa que después de algún punto, o de alguna coma, la siguiente frase o palabra no iba acorde a lo anterior, tal cuál fuera una copia de fragmentos buscando un gran texto final.

Ahora, después de este comentario que tenia que sacar para poder…o al menos intentar explicar esa extraña sensación, les puedo decir que el libro realmente vale la pena. Como siempre Taibo nos deja muchísima información y nos deja con ganas de mas. En este caso sobre el 5 de mayo y la “Batalla de Puebla”, nos lleva por un paseo sobre los acontecimientos anteriores, como se van postrando las fichas de ajedrez y como ambas partes van resolviendo sus estrategias.

Por un lado tenemos a los Franceses, que pese a la triple alianza que han forjado entre Inglaterra, España y Francia, se ve de fondo los obscuros intereses por tener grandes colonias en América. Por el lado defensor, tenemos a un Benito Juárez recién “salido” de la guerra de Reforma, donde por los grandes problemas financieros de la nación, decide cancelar el pago de la deuda externa, y por esos mismos problemas comienza una odisea para el General Ignacio Zaragoza (Ygnacio como lo escribía el por su  mala ortografía,  nuevo dato que aprendí gracias a este libro y que quería presumir) para poder dar forma al Ejercito de Oriente, encargado de hacer frente al enemigo invasor.

Puebla, ciudad elegida para la defensa de los nacionales, presento grandes problemas a Zaragoza. Desde los religiosos que rezaban por ver entrar a los Franceses, que venían a regresarlos al santo camino de la monarquía. Hasta la población que no presentaba apoyo en hombres al Ejercito, mucho menos económico o alimenticio. Estas, entre muchas mas razones hicieron que Zaragoza escribiera sobre la ciudad fragmentos como “Ese pueblo levítico hijo de frailes y de monjas”, “gente mala en lo general y sobre todo muy indolente y egoísta”, llegando al extremo de “Qué bueno sería quemar a Puebla”.

Sin embargo para el invasor no fue un “lecho de rosas” el trayecto, creyendo encontrar en el pueblo una empatia y sumisión total, según sus primero informes, se encontraron con la triste realidad de descubrir a unos Mexicanos que no rendirían su patria tan fácilmente, a muchos soldados “cambia capas”, que igual podía suministrarles información sobre el rival o podían preparar emboscadas para los mismos Franceses confiados.

Aún tenemos un extraño “gran” orgullo por una batalla ganada el 5 de mayo, batalla que no cambio el destino de la guerra, donde perdimos no solo Puebla, si no también la ciudad de México y hasta la república con la llega de Maximiliano I de México. Sin embargo las cosas cambian tras leer este libro, donde encontramos tanta información que nos cambia la perspectiva, “esas pequeñas historias que no dejan de sorprender y emocionar. Afortunadamente el pasado no pasa nunca”.

Un muy recomendable libro, historial tal cual, sin llegar a ser aburrido, simple y claro, llegando a aumentar el fervor nacional, pero sobre todo, dándonos a conocer mas sobre nuestra historia nacional, esa que el gobierno y la SEP nos a tergiversado tanto que hasta parece novela contada por televisa.
¿Quieres saber de tu país?, ¿quieres sentir mas amor a la patria?, ¿quieres superar el promedio Mexicano sin dormir en el intento?, este es un buen principio, si se logro el objetivo, seguir leyendo a Taibo II es el siguiente paso ideal.

Extracto. Los libres no reconocen rivales.

“Luego, todo se a vuelto nombre de calle y de estación de metro, bronce conmemorativo y desmemoria, ceremonia cívica que consume a los adolescentes al sol en el patio de la escuela, demagogia y desamor. Vacío.”

Los libres no reconocen rivales. Paco Ignacio Taibo II

Extracto. Los libres no reconocen rivales.

(en 1863, no el 5 de Mayo de 1862)

“Pasaron los días, avances minúsculos, contraataques y Puebla de sostenía. Parecía una quimérica aventura: dos meses ya y los franceses, a pesar de haber conseguido horadar las primeras defensas, no lograban romper la resistencia y se veían obligados a gastar tropas y días para ganar cuando mucho unos metros.
Si cedía una barricada se combatía casa por casa. El Ejército de oriente lograba un milagro: una tropa que en dos meses no había cobrado salarios, que no comía rancho completo desde que se inició el sitio y que tenía que contar las municiones antes de hacer los disparos. ‘Bendita patria’, diría Guillermo Prieto.”

Los libres no reconocen rivales. Paco Ignacio Taibo II.

Y pensar que en todas las guerras nuestro ejercito siempre a sufrido por lo mismo, carajo, y aún así sacan la casta!!!

Las lecturas de Guillermo

Los mejores libros para todos y muchas cosas más.

Araizcorre.com

Periodista y maratonista

The Velvet Books

Un lugar para compartir las historias que viven en los libros, narración oral y más

La Remington

de R. de la Lanza

Malas Costumbres

Somos una comunidad de entretenimiento e información para mujeres jóvenes (de alma o edad) que busca darle voz a las distintas formas de ser mujer.

mariposamigrante.wordpress.com/

El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania... sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

Literatura y poesía

Revista digital irregular no apta para convencionales

Survive

Amor, Ego y Rock and Roll. Corto y directo, como el punk, pero en cuento.