Inicio > Libro Finalizado > Fin. El ruido de las cosas al caer.

Fin. El ruido de las cosas al caer.

Hace ya un par de fines de semana atrás. En el “periódico-calendario” que entregaban en cualquier puesto de información en la FIL de este año, note una peculiar conferencia, “Reunión de premios ALFAGUARA”, siendo sincero, no entre por el título, eso fue lo de menos, en mi bolsa llevaba conmigo 2 libros del autor Xavier Velasco, quien, desde “Diablo Guardián” se ha vuelto uno de mis autores favoritos y cuando me es posible intento hacerme de toda su obra.

Para intentar mantenerme lo más posible apegado al objetivo de este blog, diré a manera de resumen que la reunión fue extremadamente divertida e ilustrativa. Ahí fue donde comencé a escuchar las primeras palabras de Juan Gabriel Vásquez. Me pareció un tipo demasiado serio…al menos para esa reunión, sin embargo se expresaba bastante bien, congruentemente y con un sencillez que llamo mi atención. Terminada la conferencia y después de tener las firmas que había ido a buscar, me encontré con los libros de los respectivos autores que asistieron a la conferencia, debo admitir que el color rojo que predomina en la portada del libro me llamo la atención y creo que fue uno de las razones que me hizo leer la contraportada y pensar que quizás sería un buen libro, supongo, que si a alguien como Xavier con su diablo guardián merecía el premio, este personaje quizás sería igual o más interesante.

Ahora si entrando en materia (TODO AQUEL QUE VENIA POR EL LIBRO, LEER DE AQUÍ EN ADELANTE). “El ruido de las cosas al caer.” Presenta una narrativa un tanto misteriosa y hasta cierto punto indescifrable, conforme avanzamos sobre las paginas y creemos que conocemos al personaje, que suponemos de que va la historia nos da un giro y nos hace plantearnos nuevamente, por donde se dirigirá la historia, cuando comenzabas a pensar que se trataba de una historia de amor adolescente, comienzas a pensar que solo preparaba el terreno y se convertirá en una historia policiaca para después plantearte seriamente que esto es una novela de misterio, o quizás, como yo, llegues a pensar que solo cuenta una historia mas, un amante de su país que intenta hacer que todo el mundo lo conozca y muera por visitar… aunque al final, no sé si este era realmente el objetivo.

Estoy considerando que todo colombiano que escribe una historia sobre su país está irremediablemente influenciado y luchan irremediablemente por sonar como el colombiano más grande jamás conocido (al menos en el mundo de la literatura) Gabriel García Márquez. En esta novela se nota la huella de Márquez, en la manera de dibujar a Colombia, de hacer remembranzas sobre historias familiares y hacer que esas historias fluyan al presente y afecten las vidas de los hijos de los hijos y los posibles hijos que vengan. No quiero decir que esto sea totalmente malo, sin embargo, se nota y algunas veces hasta parecer cansado que todos quieran intentar con una fórmula que ya presento resultados, nadie se atreve a innovar, cual si fuera pecado llevarle la contraria a tal sagrada formula.

Pese a todo, una historia por demás entretenida, que nunca se sabe por dónde saldrá el desenlace de la novela, una mezcla de personajes, problemas físicos y mentales que las personas viven en un estado de violencia tal, que algunas veces llega a acariciar y a confundirse con el actual México, quizás sea una de las razones por las cuales me agrado tanto, no lo sé. Insisto, el hecho de estar cambiando constantemente de camino la hace muy atrayente, la manera sencilla con que cuenta la historia y te hace ser parte de ella, te engancha de tal manera que no puedes dejar de leer hasta encontrar esa pieza del rompecabezas que te dará una nueva pista del porque de la situación, un mirar atrás para explicar nuestros temores actuales y futuros, un profundo análisis sobre cómo el pasado nos afecta tan directa y fuertemente que no solo nosotros nos volvemos pieza de sus efectos, si no también, nuestros allegados, aquellos a quienes más queremos, aquellos que son los que más sufren cuando nos ven acosados por nuestros demonios, demonios que nunca nos atrevemos a liberar o encerrar, que no podemos darlos a conocer por miedo de que contaminen nuestro entorno y nos hagan esta vida más insoportable. O dudar al final y pensar que quizás, solo quizás “el mundo es un lugar demasiado riesgoso para andar por ahí solos, sin alguien que nos espere en casa, que se preocupe cuando no llegamos y pueda salir a buscarnos”

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. 23 marzo, 2013 en 1:08 PM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Araizcorre.com

Periodista y maratonista

The Velvet Books

Un lugar para compartir las historias que viven en los libros, narración oral y más

La Remington

de R. de la Lanza

Malas Costumbres

Somos una comunidad de entretenimiento e información para mujeres jóvenes (de alma o edad) que busca darle voz a las distintas formas de ser mujer.

mariposamigrante.wordpress.com/

El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania... sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

Literatura y poesía

Revista digital irregular no apta para convencionales

Survive

Amor, Ego y Rock and Roll. Corto y directo, como el punk, pero en cuento.

Algolágnico

by Getzemaní González Castro

A %d blogueros les gusta esto: