Juego de niños.

Una semana atrás conocí una interesante anécdota sobre los jóvenes de hoy, y carajo ¡me sentí muy viejo! Me sorprende las facilidades que tienen y la ceguera ante los problemas de sus acciones. Me tomó una semana asimilar, pensar, digerir todo lo que conllevaba esa peculiar e “inocente” anécdota.
Esto es un destello de lo que pasó por mi cabeza, supongo será fácil distinguir lo real de lo imaginario, no me preocupe por maquillarlo mucho, quería sacarlo de mi sistema. Aquello, lo más trabajado sigue en mi cabeza a que me llene de paciencia y me ponga a escribir esa larga historia que estoy maquinando.
Por lo pronto os dejo el siguiente relato, espero sus comentarios.

 

Juego de niños.

 

Estábamos en el corral de Antonio. No recuerdo como organizamos la carne asada pero, en menos de dos horas ya comenzábamos a azar los primeros pedazos de carne.
Alguien había hecho las salsas y las tortillas no sé en qué momento llegaron, lo que comenzó como una idea al aire tomó forma antes de llegar yo, tenía trabajo y me desocupe bástate tarde, solo llegué a comer.

Por eso me sentía mal al respecto, y no por no poner nada, con ellos, mis amigos, sé que no hay problema, podía no haber comprado nada y nadie diría algo al respecto, en otra ocasión me tocaría. Pero no me gusta ser así, y se me ocurrió ir a comprar cerveza.

Los cabrones aceptaron sin dudar y con un taco cargado de salsa fui a la tienda de la esquina. Al llegar ya estaba enchilado y por eso compré solo una cerveza, para tomarla ahí y apagar la sensación.
Fue ahí donde escuche la conversación: “ayer caon, me animé y le pregunté, así, cotorreando. Le pregunte si tenía fotos de ella desnuda. Me dijo que no pero que le pasara mi whatsapp y me las mandaba”, “¡No mames! ¿Neta? ¿Qué pasó, te las mandó?”, “Sí caon, mira”

Y me ganó la curiosidad, lo acepto, o tal vez fue el morbo ¿qué te digo? Me asomé entre las espaldas del par de chamacos y te vi; selfies en algún baño, desnuda de la cintura para arriba… o al menos hasta ahí alcancé a ver.
Lo siguiente llamó aún más mi atención, el más pequeño hacía bromas de irse a masturbar con esas fotos pero el mayor… pues salió más listo, de pendejo no lo bajó y se despidió para ir a la tienda de la otra esquina, contigo.
Ni idea de lo que te dijo en ese momento pero ahora puedo hacerme una idea. Días después corrió el rumor, bueno, el cabrón cacareó por todos lados que ya se había metido contigo.

Supongo que te vale pues el rumor corrió por una semana entera hasta apagarse solo, se perdió cuando salió un chisme mejor. Lo que me hace pensar que no dijiste nada y no te importó.
Pues bien, venga a pedirte lo mismo que él te pidió a cambio de mucho más de lo que él te puedo proponer.
Tienes una mirada fría y soberbia, un cuerpo naciente que ya dibuja una silueta altiva, todo va colocándose en su posición y demuestra la gran figura que tendrás en un futuro, pero aquí, rodeado de esta gente no florecerá como es debido, se apagará entre propuestas vacías y de poco valor. Son 14 años, lo sé, metida de lleno en un juego de niños pero creo que ya es momento de madurar. Antes, en las semanas que llevó conociéndote, admirándote al pasar, pues… soy sincero, me importaba, era peligroso pero, si a ti no te importa yo seré feliz al tener a mi Lolita.

 

No supe que contestar cuando me dijo que no se llamaba “Lolita” mucho menos “Lola” pero que yo podía llamarla como quisiera.
No creí engancharme, era algo que quería vivir por más peligroso o indebido que fuera, cuando me dijo lo que pedía a cambio, lo comprobé, era inteligente.
Creo es justo decir que ahí comencé a enamorarme, sintiendo la turbación que genera ese sentimiento raro tan perseguido. El resto fue placer, descubrimiento y algo que no había vivido y no creí hacerlo con ella, mi Lolita.

 

Enrique Espejo Aguila “Esagui”

Fin. Ficciones de la revolución mexicana.

Contraportada de Ficciones de la revolución mexicana (La entrada inicial y reseña a este libro es esta única entrada)

Al parecer este año estoy rompiendo con la tradición de hacer tres tipos de entradas; los extractos ya los vieron en una ocasión con este libro, la reseña final será este texto pero la inicial, faltó esa entrada.

El problema es la acumulación de lecturas, estoy en constante movimiento en el transporte público por tiempos considerables, lo que hace que la travesía sea bastante cansada sin nada que hacer más que ver un paisaje ya memorizado, por ello necesito libros. Cuando uno me engancha, me atrapa lo suficiente como para sentarme fuera de mi casa, y seguir leyendo, terminando así (ocasionalmente) la lectura en esa noche. Pero ¿y al día siguiente? Nuevo libro, nuevas letras, sucede lo “peor”; comienza a gustarme y prefiero leer a reseñar el libro anterior.
Mi ritmo de vida está cambiando.

Ficciones de la revolución mexicana me llamó la atención por su portada, con un imponente Villa ocupando gran parte de ésta. Al igual que en el libro anterior, me declaro conocedor de lo básico de la historia de la revolución. Siento que aún falta mucho por saber, por ello, acepto casi todos los libros que hablen al respecto.
Al leer en la contraportada que maneja una visión distinta de los hechos, no dude. Apoyándose en datos reales encontraríamos al final un giro interesante, muchas pequeñas historias con el remate de un “qué tal si…”, ¡interesante!

Leer más…

Extracto 2. Ficciones de la revolución mexicana.

Extracto 2. Ficciones de la revolución mexicana De Álvaro Obregón:

…Se lo colocó en el muñón y le dio cuerda. En una ocasión le preguntaron por qué no lo usaba en el brazo bueno, el izquierdo, y contestó: “¿Y quién le va a dar cuerda, su chingada madre?”

Ignacio Solares. Ficciones de la revolución mexicana.

jajaja lo siento, no es “muy relevante”, si acaso entraría en dato curioso, pero eso no le quita que sea divertidísimo. Ya había leído en alguna otra ocasión sobre el ingenio de Obregón, aunque me falla la memoria y no recuerdo donde lo leí, la anécdota va más o menos así: por la tarde, luego de la gran batalla donde el General Obregón perdió la mano, todos los intentos por recuperar el brazo perdido fueron en vano. Decenas de soldados se dedicaron a este menester, sin éxito. Al caer la noche se consideró perdido. Fue su secretario quién al escuchar la noticia salió rápido de la casa de campaña. El pasar tanto tiempo cerca del General lo llevó a conocerlo bien, fue por ello que lanzó una moneda de oro al aire y la mano salió de entre los restos humanos a atraparla antes de que tocará el suelo. El General siempre fue un tacaño y avaricioso, dijo el secretario al regresar con el brazo.

Una historia contada, según el libro, por el mismo Obregó. Sumada a ésta no puedo más que sentir admiración por el genial humor negro del general.

Fin. Tenochtitlan en una isla.

Tenochtitlan en una isla-contraportada(La entrada inicial y reseña a este libro es esta única entrada)

Un libro de reciente adquisición en mi última visita a mi tienda favorita de libros usados. Aquí pueden leer un poco sobre mi aventura.
Y como siempre lo he intentado dejar claro, es justo ahí donde encuentro los mejores tesoros, libros que de verlos en la librería de renombre probablemente no compraría, ya sea por el precio o por ir específicamente por publicaciones recientes. Lo sé, triste. Pero cada año se escriben más y más libros que, seguir el ritmo de las lecturas recomendadas o aquellas que vemos en las noticias es prácticamente imposible.

Este libro llamó mi atención por el sencillo título, me lancé tras la contraportada para darme una mejor idea y me pareció todavía más interesante. Sobre Tenochtitlan sé poco, supongo que lo que a la mayoría nos dijeron en la escuela; un grupo de personajes iban en busca del águila devorando una serpiente, la encontraron y ahí fundaron su imperio majestuoso, llegaron los Españoles y adiós. La siguiente clase el Virreinato.
Básico y tonto, así como la educación en este país. Por eso aprovecho cualquier oportunidad para documentarme mejor sobre ese pasado histórico que mantenemos en el cliché.

Leer más…

Extracto. Ficciones de la revolución mexicana.

image

“Madero se lanzó a encabezar una revolución para la que no tenía vocación, consciente de cuál sería su desenlace, obedeciendo mandatos del más allá.”

 

Ignacio Solares. Ficciones de la revolución mexicana.

Sé que es un libro de ficción y por ende no debe tomarse todo al pie de la letra pero no me resistí.

Madero fue un ingenuo sin vocación, sí. Consciente de su final, lo dudo, era demasiado corto de visión como para imaginar un final tan funesto. Bajo mandatos del más allá, ni idea pero sí lo considero así de idiota.

Lo siento pero es un personaje que no me agrada, leo sobre él y lo leo a él en su libro y me sigue pareciendo un inepto con suerte.

¿Ustedes que piensan?

Fin. Las cuatro estaciones I.

Contraportada Las cuatro estaciones I(La entrada inicial y reseña a este libro es esta única entrada)

El último libro de King que leo… al menos hasta que llegue la fecha de la última entrega de los libros presentados por la editorial Proceso. Comencé a tener problemas con el puesto de revistas de mi localidad, por lo visto es una maldición que me acompaña de ciudad a ciudad; nunca encontrar un lugar responsable.
Por más que solicitaba e incluso me atrevía a dejar dinero por adelantado para los ejemplares, nunca pudimos llegar a un acuerdo fuera de: “paciencia, ya llegarán”. Cuando no era así… pues el Esagui malvado salía y destruía la ciudad… bueno no tanto… pero casi.

Fue por eso y a manera de descanso del autor, decidí dejar sus lecturas aquí y esperar la última fecha, momento en el cual me lanzaría a la página de internet y solicitaría a la tienda virtual todos esos ejemplares que no había podido adquirir. Logrando así conseguirlos todos de golpe y ahorrarme algo por el envío. ¿Buena idea, no?

Leer más…

Cantinero. Primera parte.

Una historia que llevaba pensando desde hace días. En un viaje un tanto largo e inservible donde tuve que estar pegado al volante unas 3 horas, di repaso a muchas nuevas y viejas canciones, entre ellas una que siempre intento recordar cuando mi tío toma la guitarra y en ese momento nunca puedo dar bien con la letra. Por eso, cada que la escucho, la repaso y la intento grabar en mi memoria, espero esta vez tenga éxito.
Una historia un tanto divertida y medio lúgubre que me dio pauta a más, no, mejor dicho quise imponerle una extensión mayor a manera de ejercicio y obligación a escribir y ejercitar la imaginación.

No sé a donde me lleve, no se que tantas entregas me tome pero trataré de llegar al final de la canción, todo sea por escribir y ejercitar eso de lo que algún día me gustaría vivir.
Aquí tienen la primera parte de “Cantinero”.

Leer más…

Más libros usados.

Libros usadosEste año será difícil, ya os lo he dicho muchas veces, aunque me refiero a lo economico y en realidad esa es mi principal problema, raíz del resto, el tiempo también me ha afectado.
No he podido comenzar con la producción de videos, ya tengo en mente un borrador general de lo que quiero hacer, escrito tengo un guión base para ponerme frente a la cámara y grabar, programas de edición, imágenes, audio y demás ¡listo! Lo único que me falta es un poco de tiempo y privacidad para ponerme frente a mis temores y hacerlo. Casi nada.

Leer más…

Fin. Asimov: Selección 1.

Contraportada de Asimov: Selección 1(La entrada inicial y reseña a este libro es esta única entrada)

Lo que debió terminar en dos entradas, tal vez tres, será creado en una sola. Razón simple; comencé el libro con entusiasmo, perdí el pasar de las horas, las fiestas de fin de año y, cuando al fin tuve uso de “razón”, estaba llegando al final.
Caray, un fallo en toda regla. Sin embargo, con ánimo de defenderme un poco (aunque parecerán, y son, patadas de ahogado) medio os comente como estaba la situación en Twitter; ahí subí los dos primeros prestamos del nuevo año, obtenidos antes de finalizar el año ¡yeah!

Con ello ya adelantaba un poco lo que será la nueva dinámica del blog, tratar de leer lo más posible gastando lo menos, la situación es muy crítica. Y tal vez no lo sea tanto, no los quiero aburrir con mi historia personal pero consideré que sería una buena idea intentar demostrar que sí, se puede leer con bajo presupuesto. Con tal solo tener la mente abierta a aventurarse en nuevos edificios, en los cuales quizás no habían caído en cuenta que estaban ahí, las bibliotecas.
Esto no quiere decir que dejaré de comprar libros, tan solo lo reduciré al mínimo.

Ahora sí, hablemos del libro.

Leer más…

Los números de 2014

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2014 de este blog.

Aquí hay un extracto:

La sala de conciertos de la Ópera de Sydney contiene 2.700 personas. Este blog ha sido visto cerca de 26.000 veces en 2014. Si fuera un concierto en el Sydney Opera House, se se necesitarían alrededor de 10 presentaciones con entradas agotadas para que todos lo vean.

Haz click para ver el reporte completo.

Categorías:Varios
Bunsen Cómics

Pro-moviendo y diversificando la cultura.

Contrapunto y seguido

Donde la cordura se impone a los corderos

EL ESPAÑOL

Universal. Independiente. Combativo. Plural. Innovador. Ecuánime. Inteligente. Tuitero. Tuyo. En construcción. Súmate a nosotros

La Madre Tigre

Blog de La Madre Tigre

El blog de Estrella

Libros y psicología

normaxblog

Sitio entregado a la ciencia y a la tecnologìa

Erratas Libres

"Porque el periodismo también puede cometer errores"

Ritual de las palabras

lecturas, opiniones y quimeras