Mexicanos prefieren el centro comercial para comprar libros.

LibreríaRumbo a la ‘Encuesta de Lectura 2015’, datos del Inegi señalan que está a la cabeza el número de personas que acuden y compran periódicamente a la sección de libros y revistas de tiendas departamentales, por encima de los que visitan bibliotecas y librerías tradicionales

Los centros comerciales podrían convertirse en las librerías del siglo XXI. Al menos así lo revelan las más recientes cifras, dadas a conocer por el Inegi, sobre los hábitos de lectura entre los mexicanos mayores de 18 años, donde se indica que la mayoría de lectores accede y compra libros y revistas en tiendas departamentales–como Walmart o Sanborns–, por encima de quienes asisten a librerías y bibliotecas.

Leer más…

Kame Hame Ha. Teatro.

IMG_20150824_075326507El destino es curioso. Meses atrás tuve la oportunidad de llevar a mi hermano por primera vez a una obra de teatro. Mi hermano, un personaje de personalidad peculiar que ve en la “cultura en general” una puerta para mejorar al país y de paso, aunque no lo acepte, mejorarse como persona. Alguien con quien puedo destinar noches enteras de conversaciones diversas, interesantes y muy satisfactorias a nivel intelectual. Siendo hermanos, compartiendo gustos y teniendo ambos a nuestro alcance pocas personas que nos estimulen así, pues es inevitable que nos busquemos de manera inconsciente.
Esa primera obra le dejó una fuerte impresión y, me aventuro a decirlo, cierta pasión por el teatro, al menos se queda con la curiosidad por seguir disfrutando la experiencia.

Ahora sí, lo del “destino”. A media semana, entre mis momentos de silencio; cuando no tengo nada que hacer, nada importante que leer, recién terminadas las labores matutinas del trabajo, vagué por las redes sociales y me encontré un tuit interesante “@jornadajalisco: Tenemos 1 pase doble para la obra “Kame Hame Ha” en el Estudio Diana. Si los quieres, sólo anota tu nombre completo en esta publicación.”
Y ahí va el tío Esagui a poner su nombre completo. ¿Por qué? No sé, era teatro, era gratis, fue un “por no dejar”
Gané, me lo notificaron por privado y me dieron instrucciones para recoger mis boletos. Genial, interesante pero ¿de qué va la obra? Me lancé a investigar un poco y di con el “link” oficial. Sonaba muy interesante y a las pocas líneas sabía a quién invitar. No, no fue mi hermano en quien pensé.

Leer más…

Los tres mosqueteros. Alejandro Dumas.

Portada los tres mosqueteros(La reseña a este libro la puedes encontrar próximamente)

Los tres mosqueteros… de manera irremediable termino pensando en la película “El hombre de la mascara de hierro”, así los forjo en mi mente, con esa personalidad, voz y apariencia. Es un clásico de manera innegable, y tenía que pasar por mis manos tarde o temprano, ya leyeron como fue que pasó (aquí lo pueden recordar)

Poco he avanzado en él y no, no me estoy disculpando. Lo comencé por la tarde justo después del anterior y no pude soltarlo, narrativa sencilla, clara y divertida. Una serie de aventuras que comienzan con Artagnan… que no entiendo porque lo conocía o lo nombraban bajo el nombre de d’Artagan… y aprovechando el momento de dudas al aire ¿que significa el “M.” antes de los nombres respetables? ¿Una especie de “Mister”? Lo leo y no puedo terminar de darle la correcta interpretación (en mi mente), porque creo que ya lo logre con M. Tréville… carajo, debo comenzar a hacer videos, así podrías explicar claramente esto que se me complica.
Bueno, también es verdad que me gustan los idiomas y me “mueven” tantito y me crezco; leo un poco sobre la Francia hermosa y antigua y ya me siento parte de ella, en el lenguaje, comportamiento y hasta en los lances con la espada ¡es verdad! Leo los combates y estoy a punto de saltar mientras leo jajaja desde que jugaba Nintendo, sí, hace muchos ayeres, pero desde esos viejos tiempos que no me pasaba.

Y ya, quiero seguir leyendo el clásico, solo que quería recuperar la tradición del blog; entrada inicial donde les cuento que es una historia clásica que casi solo por ello la quería leer, que me emociona las pocas veces que los he visto y claro, la película ya mencionada que dejó una fuerte marca en mí. Yo por lo pronto me voy, sin mi lectura, sin mi pasar por las letras entre sus páginas ese cuarteto de cabrones no se mueve y no hace lo que saben hacer muy bien ¡ser unos cabrones!

Fin. Instrucciones para vivir en México. Jorge Ibargüengoitia.

Instrucciones para vivir en México(La entrada inicial y reseña a este libro es esta única entrada)

Todo mexicano que se enorgullezca de serlo, aquel visitante del extranjero, ese niño que apenas está descubriendo el país donde vive, el intelectual que quiere cambiar el país a golpe de ideas, aquel corrupto y su máxima “el que no tranza no avanza”… ¡todo aquel que toqué tierra mexicana! O de perdida aquellos interesados en conocer al mexicano y su forma de vida deberían leer Instrucciones para vivir en México.
¿Me extendí demasiado en la introducción?

Ibargüengoitia y su imán para los “problemas”… No, esos problemas son de todos los mexicanos, solo son pocos los que tienen la capacidad y el fino humor de plasmar las cosas de una manera única. Letras que provocan la risa que alivia un poco la impotencia de saberse presa de la burocracia, de un vecino molesto, la política y sus constantes ataques. Una manera divertida de ver y dibujar a México, de eso va Instrucciones para vivir en México.

Leer más…

Fin. Sumisión. Michel Houellebecq.

Portada de Sumisión(La entrada inicial y reseña a este libro es esta única entrada)

Hoy por hoy en mí país (México) está a la orden del día la lucha por más derechos civiles, principalmente aquellos que corresponden al grupo de los homosexuales. Mi postura, sería ilógico no mencionarla, es que tienen todo el derecho del mundo; la constitución no hace distinción de hombre o mujer, usando las palabras de Morelos; “sólo distinguirá a un americano de otro el vicio y la virtud“, a lo largo de los años, y las constituciones, esa premisa se ha mantenido más o menos igual. Siendo un gran aporte a las leyes mexicanas no veo porque no seguirla al pie de la letra en mi vida.

Todo ciudadano del país tiene el derecho de contraer unión con quien así lo desee. Y, en el caso de buscar tener bajo su cuidado a un pequeño miembro de la sociedad, se debe tener el correcto apoyo psicológico para los ciudadanos y el pequeño, no porque ellos lo necesiten, es en prevención a los prejuicios que puedan encontrar ante una sociedad no preparada ante estos nuevos cambios.

Me gustó, de verdad que me gustó. ¿Pero qué pasa con aquella sociedad que no se ve identificada con lo que acabo de escribir? Incluso ¿qué pasa si la aceptación de esos nuevos derechos es vetada por mayoría? Sin importar quien sea la minoría no dejan de ser ciudadanos y también tendrán derecho a que se escuche su voz y luchar por una sociedad acorde a sus principios. Entonces ¿la democracia no es perfecta? ¿Qué debe pasar con aquellos que no estén de acuerdo con el rumbo que toma su país; abandonarlo, intentar cambiarlo, resistirse, la única solución es la sumisión?

Leer más…

¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? Philip K. Dick.

Sueñan los androides con ovejas eléctronicas(La entrada inicial y reseña a este libro es esta única entrada)

Trataré de hacer reseñas breves, pues ya voy atrasado en dos y tengo muchas ganas de seguir leyendo; tengo en puerta una serie de libros bastante interesantes.

Éste libro ya lo tenía en la mira desde hace tiempo, apareció en mi lista de pendientes por leer y no puedo recordar la razón por la que fue agregado ahí. Sin embargo eso no se interpuso cuando lo vi, de reojo, en la biblioteca municipal; título atrayente y curioso, mi mente divaga en que me sonaba de algún lado y, generalmente cuando pasa eso hago lo mismo; recurrí al teléfono para revisar mi lista. ¡Ahí estaba! Insisto, no sabía la razón de estar ahí pero debió ser una muy importante, pocos libros se cuelan a mis listas. Lo tomé, evitando dudar más.

Leer más…

Nuevos libros. Viejas disculpas.

Nuevos libros

Ayer por la mañana se llegó un nuevo plazo, una nueva carrera, la segunda de un total de cuatro a las cuales me inscribí de manera impulsiva, si no lo hago así pienso demasiado y eso siempre me trae múltiples problemas.

Luego de correr unos satisfactorios 10 kilómetros, bajando además un par de minutos a mi tiempo promedio a esa distancia, las endorfinas comenzaron a hacer su función; me sentía extrañamente feliz.
El plan seguía su curso, visitar una tienda departamental en busca de unas piezas para el hogar. Curiosamente fue ahí donde encontré mi “bicho”, un divertido aparato para iluminar en zonas y situaciones complicadas. Como me causa conflicto moral gastar tanta energía con la luz de mi cuarto, consideré que ese dispositivo además de practico sería muy conveniente para mis lecturas nocturnas.

Salimos y durante el debate de a dónde ir a comer me encontré con una avenida familiar, llena de restaurantes y lugares muy “nice”. La detestaba, pero algo me decía que había algo interesante. Un flashazo después recordé que ahí se encontraba una sucursal de El sótano y comenzó mi propio debate interno ¿ir o no ir? ¿Gastar o seguir con el plan? Ya había decidido guardar la mayor cantidad de efectivo para poder disponer de él en Noviembre, en la FIL de éste año y para no dejar de leer recurrí a la biblioteca municipal, aunque tiene buen material, no hay mucho que despierte mi total interés, así que opté por un “vamos tan solo a ver”. Grave error.

Leer más…

Charlas de café con…

Charlas de café con(La entrada inicial y reseña a este libro es esta única entrada)

Hace ya algunos años tuve mi primer acercamiento a estos libros. Charlas de café con… fue un interesante descubrimiento histórico en un lugar icono de la historia nacional; la alhóndiga de granaditas.
En lo posible me gusta recorrer el país al margen de mis posibilidades económicas y Guanajuato es un lugar que tenía que visitar tarde o temprano. Fue en mi primera visita que, en la sección de recuerdos, encontré estos libros. Una interesante manera de acercarme a esos personajes de la nación que solo conocemos muy por encima y que pocas veces nos detenemos a profundizar en ellos. O dicho en palabras más “Esaguistas” acércanos y descubrir que hay matices, los personajes no son negro o blanco; al igual que el lector, tienen cualidades, defectos, virtudes y son capaces de cometer grandes errores o increíbles aciertos que, a diferencia de nosotros, ellos logran dejarlo marcado en la historia. Nosotros somos (deberíamos de sentirnos obligados) los responsables de entender sus acciones, aunque tristemente en México y en el mundo, solo nos quedamos con la versión oficial. ¡Por eso compré mis primeros libros de Charlas de café con…! Una serie de libros impresos y distribuidos por… el gobierno… ¡carajo! Ya vamos mal.

Leer más…

El guardián entre el centeno. J. D. Salinger

El guardián entre el centeno(La entrada inicial y reseña a este libro es esta única entrada)

Tarde, siempre tarde. Sigo con las mismas quejas, incluso yo en este punto me estoy cansando de siempre escribir lo mismo, por ello no quiero ni imaginar lo que pensarán ustedes al leer mis constantes quejas. Así que pasaré de largo. Es posible que si lo sigo meditando más pasé lo que tanto temo, dejar esto abandonado.

El guardián entre el centeno es un libro al que llegué con mucho prejuicio. Demasiada ilusión que bajó un poco (solo un poco) a raíz de un capítulo de South Park donde hablan sobre el libro. La serie es una de mis favoritas, y para mi fortuna justo en el lapso de “descanso” que tengo para salir a comer puedo verlos en la televisión, uno o dos capítulos dependiendo de las ocupaciones del día. Fue así como vi el capítulo lleno de emoción pues ¡trataba de un libro al que le tenía muchas ganas! Y claro, ¡el libro de los grandes asesinos! Que además fue prohibido en muchas escuelas de Estados Unidos… ¡sería maravilloso!
Los personajes de la serie y yo, ahora puedo decirlo, nos llevamos la terrible sorpresa; es muy decepcionante.

Leer más…

Fin. El club de la lucha.

Contraportada - El club de la lucha(Los comentarios iniciales los puedes encontrar aquí)

La primera regl… no, no voy a caer en los lugares comunes para esta reseña.
Bien ¿y ahora? Lo único en claro que tenía sobre la reseña del libro era lo anterior, no quería ser como los demás, y luego de escribir esas líneas estoy aquí, seco, sin ideas. Carajo debí pensar mejor esto.

Bien, tratemos de nuevo. ¡Es una maldita joya! Así de simple.
Gracias al blog he tenido la oportunidad de reseñar varios libros que dieron el salto a la pantalla grande, recientemente esa actividad creció bastante gracias al reto #KingProceso, sus libros son tan buenos que salían productores dispuestos a apostar por el producto. Por ello me he encontrado con muchos trabajos que son dignos de lanzarlos desde un acantilado para que la humanidad no los pueda encontrar. Pocos aquellos que hacen una correcta adaptación, esto sin sacrificar (mucho) la trama ¡pero! Son muy pocos aquellos que lograron superar el libro, ya sea por un nuevo guion o algunas mejoras a la obra del escritor.
El club de la lucha no se encuentra en ninguna de esas categorías, ¡hace una nueva! Película y libro que se complementan, puedes disfrutar de un material en lo individual sin problema alguno, sin embargo, lo magnifico se logra cuando disfrutas de ambos, incluso sin importar el orden.
De eso y más intentaré hablar en esta reseña. Ya la tenía muy retrasada, por ello una disculpa a perezpepito31416quien estaba detrás de la pantalla, aguardando ansioso este material. Espero sea de su agrado y del de todos ustedes.

Leer más…

Literatura y poesía

Revista digital irregular no apta para convencionales.

Survive

Amor, Ego y Rock and Roll. Corto y directo, como el punk, pero en cuento.

Algolágnico

by Getzemaní González Castro

Cuántos Cuentos

Nuevos Cuentistas

GENERACIÓN NINI

Revista para una generación con ganas de todo y opciones para pocos. Somos parte de la generación perdida.

Lecturas Inútiles

Descifrando la cultura del siglo XXI

Voluptuosidad es la palabra

Blog de literatura, humor, crítica y poesía

Bunsen Cómics

Pro-moviendo y diversificando la cultura.

Contrapunto y seguido

Donde la cordura se impone a los corderos